Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los diez grandes escándalos de Oasis

Se estrena el documental 'Supersonic', sobre los Gallagher. El reto era llegar a casa con los dientes a salvo

Supersonic Oasis
Liam Gallagher besa a su hermano Noel después de una actuación de Oasis en los 90 en Londres. Ahora no se pueden ni ver... Cordon

Los años noventa, o buena parte de ellos, fueron los hermanos Gallagher: Noel (Manchester, 1967) y Liam (Manchester, 1972) y su banda, Oasis. Eran Caín y Abel. Eran los andares ortopédicos de Liam, los plumas que volvieron a poner de moda, los peinados mod, las cejas espesas… Compusieron un puñado de canciones que parecían insulsas y facilonas, acordes copiados de aquí y de allí pero que, una vez escuchados, ya jamás podías olvidar: Wonderwall, Don’t look back in anger, Live forever, Whatever…

Eran el orgullo de la clase obrera, la rebeldía del que no se conforma con el destino gris que le ha pintado la sociedad. Eran la gresca continua, las detenciones, la portada constante de los tabloides… y les encantaba. Dice Noel en Supersonic, el documental de Mark Whitecross que ahora se estrena (28 de octubre): “Fuimos la última gran banda de rock”. Por lo menos, fueron la última que entendió que el rock, sin escándalos, es como una guitarra sin cuerdas. He aquí un listado de sus mejores hazañas.

1. Liam provoca una multitudinaria pelea en un ferri y pasa dos días en el calabozo

Quintaesencia de lo británico, más ingleses que el balconing, los Gallagher siempre tuvieron problemas en las aduanas del planeta. Ya en 1994, de camino a Ámsterdam, el destino quiso que coincidieran en el ferri con un grupo de hooligans del West Ham. Y, claro, los Gallagher son del Manchester City. Liam tardó tres pintas de cerveza en empezar a insultarlos e iniciar una pelea multitudinaria acompañada de robo de champán del duty free. Según la biografía de Paolo Hewitt, Getting High. The Adventures of Oasis, lo encerraron en uno de los baños y pasó dos días en un calabozo holandés.

Los hermanos Gallagher perdiendo los papeles al recibir el premio al Mejor Vídeo por 'Wonderwall' en la gala de los Brit Awards de 1996.
Los hermanos Gallagher perdiendo los papeles al recibir el premio al Mejor Vídeo por 'Wonderwall' en la gala de los Brit Awards de 1996. Cordon

2. Cuando Noel deseó que Blur murieran de sida

En 1995, en un ataque de engreimiento típicamente noventero, la prensa británica empezó a animar la competencia entre Blur y Oasis por el cetro del britpop, como si de unos nuevos Beatles y Rolling Stones se tratase. A Noel no le parecía justo porque, de hecho, consideraba que tenían tanto talento como los Beatles y eran tan malotes como los Rolling. Preguntado por sus rivales en una entrevista en The Observer, llevó las cotas de odio a otro nivel cuando respondió: “Odio a Alex [James, el bajista de Blur] y Damon [Albarn, el cantante]. Espero que pillen el sida y se mueran”.

3. Cuando Liam la lió en los Brit Awards

La ceremonia de 1996 fue el gran momento de Liam. Subieron para recoger los premios al Mejor Grupo y al Mejor Disco por (What’s The Story) Morning Glory. Pero como aquello les sabía a poco si no daban la nota, no se resistieron a liarla al recibir el premio al Mejor Vídeo por Wonderwall. Noel se dirigió al escenario con una lata de cerveza y Liam hizo ademán de meterse el galardón por el recto.

Noel Gallagher repasando algunas gamberradas de Oasis.

4. Cuando Noel se drogó en el 10 de Downing Street 

En el documental Supersonic, Liam y Noel hablan con toda naturalidad de las drogas y, en especial, de cuando descubrieron la metanfetamina en EE. UU., a la que cogieron un cariño que ni el dúo protagonista de Breaking bad. Normal que en una entrevista en Radio 5, Noel afirmara que “drogarse era como tomar un té por la mañana”, para ponerle la guinda posteriormente con un “en el Congreso de los Diputados hay mayores adictos a la heroína y la cocaína que en este estudio”.

Noel Gallagher junto al entonces primer ministrio británico Tony Blair. El guitarrista de Oasis acudió en 1997 al 10 de Downing Street. El pop 'hooligan' reinaba en el Reino Unido.
Noel Gallagher junto al entonces primer ministrio británico Tony Blair. El guitarrista de Oasis acudió en 1997 al 10 de Downing Street. El pop 'hooligan' reinaba en el Reino Unido. Cordon

Los tabloides se le echaron encima, claro, porque no en vano Noel acababa de hacerse Best Friend Forever del primer ministro Tony Blair, al que había visitado en su casa en el 10 de Downing Street. Años más tarde, Noel afirmaría que, en esa visita, se hizo unas rayas de cocaína en el lavabo reservado para la Reina (sí, por lo visto, Isabel tiene un espacio exclusivo en casa del Presidente del Gobierno).

5. Cuando Liam le mordió la nariz a una mujer en un concierto

Si 1996 tuvo 365 días, Liam salió en portada de los tabloides aproximadamente 366. Y eso que el muchacho estaba feliz tras haberse casado con la actriz Patsy Kensit en secreto. Cuando no era por liarse a tortas con un ciclista, era por destrozar el Groucho Club, o por llevar el bolsillo lleno de cocaína en Oxford Street… Todas ellas menudencias típicas de una estrella del rock problemática. Su obra maestra, su verdadera macarrada recreativa, llegó cuando una mujer le acusó de morderle la nariz en un concierto de Ocean Colour Scene. Su representante montó en cólera y declaró: “Es un ser humano, no un vampiro”… Pero de licantropía no dijo nada.

6. Cuando Liam 'hizo un Melendi', pero a lo bestia

Insaciable, Liam consideró que su vida no estaría completa si no la liaba por tierra, mar… y aire. En un viaje de avión entre Hong Kong y Australia en 1998, Liam se vino arriba y se dedicó a fumar, beber, e insultar a las azafatas. El piloto les amenazó con volver a tierra, aunque lo que de verdad le pedía el cuerpo era tirarlo por la ventana. La compañía Cathay Pacific le prohibió volver a subirse a uno de sus aviones de por vida. Liam dejó el famoso incidente de Melendi en un avión en una travesura infantil.

Cabezudos con la cara de Liam Gallagher y Robbie Williams se desafían en la puerta de una tienda de la cadena HMV durante la temporada de rebajas de verano del 2000.
Cabezudos con la cara de Liam Gallagher y Robbie Williams se desafían en la puerta de una tienda de la cadena HMV durante la temporada de rebajas de verano del 2000. Cordon

7. Cuando Robbie Williams retó a Liam a una pelea en un 'ring'

Reconozcamos que no siempre es culpa del muchacho. En 2000, la noche se presentaba más calentita que un Sporting vs Oviedo por los muchos insultos que los Gallagher le habían dedicado a Robbie Williams, a la sazón ganador del premio al Mejor Single Británico. El ex Take That aprovechó su momento frente al micrófono para imitar a Liam y retarlo a una pelea de 100.000 libras esterlinas (una pasta antes del Brexit): “Nos subiremos al ring, pelearemos y todo el mundo podrá verlo por televisión”. Desgraciadamente, no hubo un Don King capaz de organizar tan tremendo combate …

8. Cuando Noel se largó, ¡y Liam lo sustituyó por un doble!

Cuando no era Zipi, era Zape el que se iba de la banda. Cada uno tenía su estilo: mientras Liam siempre fue más de largarse en medio del concierto, la especialidad de Noel era desertar de las giras. Lo hizo en 1994 después de que Liam le rompiera una guitarra; también abandonó para ver a una novieta en San Francisco; otro día tras una bronca en Barcelona en la que, al parecer, Liam le dijo a Noel que no era el padre de su hija… pero menos finamente. Los que vimos alguno de esos conciertos lo recordamos como uno de los momentos más grotescos de la historia del rock: a su sustituto Gem Archer, colaborador habitual de la banda, le cortaron el pelo a cazo, le colocaron unas gafas redondas y le pusieron la misma ropa que a Noel, como si del doble de un actor de Hollywood se tratara (o como si los fans no supieran que Noel se había largado).

Un Liam Gallagher sin dientes copó las páginas de muchos diarios británicos tras su pelea en el bar del hotel Bayerischer Hof de Múnich en 2002.
Un Liam Gallagher sin dientes copó las páginas de muchos diarios británicos tras su pelea en el bar del hotel Bayerischer Hof de Múnich en 2002.

9. Cuando Liam perdió los dientes en una pelea

Munich, 2002. El pequeño de los Gallagher la vuelve a liar en un club antes de un concierto pero, como resulta que los alemanes tienen menos paciencia que franceses y españoles, esta vez no se va de rositas: llovieron piezas dentales made in Manchester, en especial cuando le pegó una patada en las costillas al polizei que intentaba calmarlo. Él dijo que era un ataque de gangsters… la historia reveló que se trataba de una pandilla de informáticos. En las fotos solo se le ve falto de una pieza delantera. Y ya sabemos que los alemanes, cuando se ponen, hacen las cosas bien.

10. Cuando Liam recibió un premio y lo lanzó al público

En 2010 hacía solo un año que la banda se había disuelto (al parecer, y hasta que no pongan el suficiente dinero encima de la mesa, definitivamente), cuando llamaron a Liam para que recogiera el galardón al Mejor Álbum Británico de los últimos 30 años. Liam despreció el galardón y lo lanzó al público mientras el presentador le llamaba “capullo”. Deberían darle las gracias: en los Grammy de 1996, lanzó a los asistentes una mucho más vulgar lata de cerveza tras adornar su actuación con un escupitajo en forma de espagueti.

Tráiler del documental 'Supersonic'.

11. BONUS TRACK. La última de Liam: Hitler y Jesucristo

El que tuvo, retuvo. Con motivo del lanzamiento del documental Supersonic, Liam ha decidido que hacía mucho que no daba la nota. Comparó a su hermano con Adolf Hitler y a Oasis con Jesucristo, por eso de que los han crucificado y tal.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información