Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y ahora qué, Brad Pitt: 10 asuntos pendientes que debes resolver ya

Tras separarse de Angelina Jolie los problemas le sobrepasan. Estas son las urgencias que tendrá que desatascar

Brad Pitt
Brad Pitt en la presentación de 'El árbol de la vida' en el Festival de Cannes. Cordon

El fuego de la explosión va remitiendo y es momento de empezar a tomar decisiones, más en frío. Dos semanas han pasado ya desde que todo saltara por los aires: una de las parejas de Hollywood más idealizadas rompía después de 12 años juntos y seis hijos. La que más ha hablado, hasta ahora, ha sido ella, Angelina Jolie (California, 41 años), vertiendo duras acusaciones sobre su ya exmarido. Brad Pitt (Oklahoma, 52 años) se enfrenta al segundo asalto de su vida con muchos asuntos pendientes y demasiadas preocupaciones en su cabeza. Estos son los diez problemas que el actor debe resolver para enderezar su vida, tanto personal como profesional. 

1. ¿Debo dejar de fumar marihuana?

Gwyneth Paltrow aseguró que, por mucho que Brad Pitt sea un mito erótico, no resulta tan sexi cuando se pasa horas tirado en el sofá vaciando latas de cerveza. Y la actriz habla por experiencia, ya que fueron pareja durante una temporada. Cuentan que el actor tiene hasta su propia guarida en casa, donde retirarse a fumar marihuana. Brad nunca ha ocultado su hábito. Incluso llegó a insinuar que su adicción contribuyó a la infelicidad de su primer matrimonio (con Jennifer Aniston), aunque se disculpó inmediatamente por confesarlo.

En 2012 Pitt formó parte de una campaña por la legalización de la marihuana para consumo recreativo. El director Andrew Dominik describió la casa de los Pitt-Jolie como un lugar "donde te colocas según entras por la puerta". Su incapacidad para dejar la marihuana ha llevado supuestamente a Angelina Jolie a considerar que su influencia "no es sana" para los seis hijos que tienen en común.

Angelina Jolie y Brad Pitt en una de las fotografías que compartieron del día de su boda.
Angelina Jolie y Brad Pitt en una de las fotografías que compartieron del día de su boda. Instagram

2. Tiene que promocionar una película con "la otra"

El 25 de noviembre se estrena Aliados, un drama bélico en el que dos espías se enamoran. Están interpretados por Brad Pitt y Marion Cotillard. A una supuesta infidelidad entre Pitt y la actriz francesa atribuyeron los medios la petición de divorció de Jolie. La actriz francesa negó estos rumores desde su Instagram. Por contrato, Pitt deberá pasarse varios días ofreciendo entrevistas para promocionar Aliados. Es probable que vete cualquier pregunta relacionada con Marion Cotillard, pero la rumorología va a devorar la película: será imposible escribir sobre ella sin hacer referencia al supuesto romance entre sus dos estrellas protagonistas. Los periodistas se las apañarán para preguntarle por Cotillard sin que se dé cuenta.

3. Empieza a desatender su carrera

Hace una semana Brad Pitt excusó su ausencia del estreno del documental existencialista sobre la naturaleza y la vida Voyage Of Time, dirigido por Terrence Malick. Pitt es productor y narrador, pero prefirió no asistir a la presentación por motivos obvios. "Estoy muy agradecido de formar parte de un proyecto educativo tan fascinante", aclaraba en un comunicado oficial. "Pero ahora mismo estoy centrado en mi situación familiar y no quiero distraer la atención de esta película extraordinaria, que animo a todo el mundo a ver", añadía.

Es comprensible que no le apeteciera promocional un documental y tener que responder a preguntas sobre si fuma mucha marihuana. Su siguiente proyecto, Guerra Mundial Z 2 (que podría ser dirigido por David Fincher), aún no ha empezado a rodarse. La vocación artística de Brad Pitt no debe verse afectada por sus conflictos personales, pero al mismo tiempo está claro que tiene demasiados frentes abiertos que atender. Necesita gestionar sus prioridades. En cualquier caso, este capítulo del divorcio cambiará su vida y su carrera tal y como las conocemos.

4. El FBI le pisa los talones

El 15 de septiembre Angelina Jolie interpuso una demanda de divorcio. Fue lo primero que hizo tras aterrizar de un viaje en el que, según varios testigos, Brad Pitt agredió verbalmente e intimidó físicamente a su hijo mayor, Maddox, de 15 años. El altercado (que al parecer está grabado) tuvo lugar en el avión privado de la pareja, por lo que el FBI se hizo cargo de la investigación al tratarse de una jurisdicción especial aérea. Pitt prestó colaboración total con la investigación.

5. Angelina quiere la custodia total

La actriz se muestra feliz ante el acuerdo provisional, gestionado por el Departamento de Servicios Sociales de Los Ángeles. Vigente durante el mes de octubre, la resolución estipula que Jolie se queda con la custodia única de los seis menores. Brad Pitt deberá someterse a tests sorpresa de drogas y alcohol (en el primero ha dado negativo) y visitas supervisadas por un terapeuta. Por otra parte, tanto Brad como Angelina deberán asistir a terapia individual y familiar, acompañados de todos sus hijos. La actriz considera que su futuro exmarido supone una amenaza para el bienestar de sus hijos, pero quiere solucionarlo.

6. Los rumores de infidelidad no van a parar

En cuanto saltó la noticia del divorcio, varios medios sugirieron que Brad había sido infiel con Marion Cotillard. La actriz francesa lo negó anunciando además que estaba embarazada de su marido, Guillaume Canet. Inevitablemente, los rasgos de ese bebé pasarán por el escrutinio general al detalle durante toda su vida para vislumbrar semejanzas con Pitt. Esta jugosa historia se sostuvo gracias a los antecedentes de Brad, que protagonizó la infidelidad más rutilante de los últimos 20 años de Hollywood cuando abandonó a Jennifer Aniston por Angelina Jolie.

Tráiler de 'Aliados', que se estrena en noviembre, donde Brad Pitt y Marion Cotillard protagonizan escenas sexuales.

7. ¿Habla o no habla sobre el tema?

En estos momentos la casa de Brad Pitt está asediada por centenares de fotógrafos, que intentan capturar la cara del actor en el peor momento de su vida. La policía de Los Ángeles vigila la zona. Se comenta que Pitt está furioso por cómo Angelina Jolie ha alimentado el morbo de los medios al acusarle de violento y adicto. En 1994, Brad dijo que le aterrorizaba que la gente supiera detalles de su vida privada. Veintidós años después, no hay nada que pueda hacer sin que el mundo entero le juzgue. Tampoco ha ayudado su evidente tendencia a liarse con otras estrellas, atrayendo el doble de fascinación por su intimidad: de Juliette Lewis a Gwyneth Paltrow, Jennifer Aniston y Angelina Jolie. Por eso lo de Cotillard le cuadra a todo el mundo. Pitt está en su derecho de mantener la boca cerrada, pero eso solo conseguirá que le sigan preguntando hasta la extenuación.

8. Su siguiente pareja debería ser una funcionaria, por ejemplo

Existe una broma recurrente que indica que Brad Pitt ha ido cambiando de peinado para ir a juego con sus novias. Más allá de la anécdota, la trayectoria sentimental del actor sugiere que no tiene problema en adaptar su personalidad a sus sucesivas parejas: compartió una vida bohemia con Juliette Lewis, abrazó el lujo con Gwyneth Paltrow, no tuvo hijos con Jennifer Aniston y se hizo solidario con Angelina Jolie, con quien formó una familia numerosa. Aunque ahora mismo no debe de tener ninguna gana de embarcarse en otra relación con algo que no sea un six-pack de cervezas, la próxima vez que se eche novia Brad debería encontrarse a sí mismo antes. Y tampoco le vendría mal que la señorita en cuestión fuese una persona anónima.

Brad Pitt mimetiza su peinado dependiendo de la pareja: Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Jennifer Aniston.
Brad Pitt mimetiza su peinado dependiendo de la pareja: Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie o Jennifer Aniston.

9. Cómo repartir las casas

Brad Pitt y Angelina Jolie suman una fortuna conjunta de 360 millones de euros que incluye 12 propiedades. Siete son del actor, dos de ella y tres las compraron juntos. Su residencia principal es un castillo con viñedos situado en el sur de Francia. No, no van a tener problemas para mudarse. Paradójicamente, asignar este colosal patrimonio será el proceso menos aparatoso de todos: Brad y Angelina firmaron un acuerdo prenupcial que dejaba todos los cabos bien atados en caso de divorcio.

Tras 9 años de relación, se casaron en 2014: su matrimonio ha durado mucho menos que su noviazgo. Es habitual que una pareja, tras varios años de relación, se separe al poco tiempo de casarse. Lo que resulta extravagante es que se casasen ya negociando la hipotética separación. Este divorcio le ha sorprendido a todo el mundo menos a ellos: prácticamente ya lo habían legalizado antes de casarse. Será cosa de los tiempos que corren. Unos tiempos que, con Brad y Angelina, se han cobrado dos víctimas más. No son las primeras estrellas en implosionar, pero sí las que más han brillado.

10. Y, lo más importante: debe evitar convertirse en un chiste

En Hollywood, ningún divorcio pasa desapercibido, pero este además tiene todos los ingredientes de un buen telefilme de sobremesa. Todo el mundo tiene una opinión. El culebrón ha incluido estrellas invitadas como la cantante Adele, que le dedicó un concierto a la pareja el día de su separación. El exjugador de la NBA Magic Johnson ha grabado un vídeo prometiendo que "el amor no ha muerto, aún hay esperanza", y hasta Justin Theroux (la actual pareja de Jennifer Aniston) se ha solidarizado con ellos, al ser él hijo de padres separados, describiendo el proceso como algo "horrible para toda la familia".

La compañía aérea Norwegian Airlines ha lanzado la campaña "Brad está soltero" para promocionar vuelos baratos a Los Ángeles. Esta caricaturización no solo deshumaniza el desagradable episodio personal que Pitt está atravesando, sino que además desvía la atención hacia su carrera profesional. Brad Pitt es uno de los actores y productores (12 años de esclavitud, La gran apuesta) más audaces de Hollywood, y nadie está hablando de sus películas.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información