Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué es el TDAH que padece Simone Biles

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, de difícil diagnóstico, afecta cada vez a más niños

Qué es el TDAH que padece Simone Biles

Simone Biles, la gimnasta estadounidense que deslumbró en los Juegos Olímpicos de Río, no piensa ocultarse. "Sí, tengo TDAH y medicarme para ello no es algo para estar avergonzada o para temer que la gente lo sepa", ha tuiteado la deportista, de 19 años, tras conocerse que padece Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) porque unos piratas informáticos han violado y sacado a la luz datos de la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Pero, ¿qué es el TDAH?

El TDAH es lo que hace años se denominaba disfunción cerebral mínima y afecta a cerca del 6% de la población infantil (los adultos también lo sufren, pero no lo manifiestan de un modo tan evidente). Los síntomas más evidentes son la hiperactividad, la impulsividad y la falta de capacidad para mantener la atención. Se suele asociar al niño que no se está quieto, no calla o no para de hacer ruido cuando no resulta adecuado, no hay motivo aparente, ni objetivo ni constancia.

Dado que los tres síntomas principales son en parte características propias de la infancia, no es fácil diagnosticar esta dolencia, pese a que se conoce desde hace más de un siglo –y se estableció su definición en los manuales DSM, los catálogos mundiales de enfermedades, en 1980-. Por ello, no hay un método analítico infalible para diagnosticarlo. 

El criterio más al uso es que esos tres síntomas se manifiesten de manera desproporcionada en comparación con el resto de niños, que se produzcan en más de un ambiente (escolar, social, familiar...) y que no sean debidos a otro problema médico, tóxico o psiquiátrico.

Hoy se ha convertido en un problema prevalente en las consultas de neurología infantil, hasta el extremo de que las autoridades sanitarias de Estados Unidos vienen alertando desde hace años del excesivo aumento de los diagnósticos de TDAH en los menores de cuatro a 17 años.

"Tengo TDAH desde que era una niña. Por favor, sabed que estoy a favor del deporte limpio, que siempre he seguido las reglas y que seguiré haciéndolo porque el juego limpio es decisivo en el deporte y es muy importante para mí", escribió en un mensaje anterior Biles, ganadora en los Juegos de Río de cinco medallas, cuatro de ellas de oro.

La medicación empleada para el TDAH no tiene como misión relajar a estos niños, sino ayudarles a centrar su atención y a controlar su impulsividad. El metilfenidato (un derivado anfetamínico) incrementa la disponibilidad de la dopamina, un neurotransmisor relacionado con la concentración y el aprendizaje.

Se piensa, además, que los psicoestimulantes actúan de un modo distinto en los hiperactivos y no potencian en ellos la excitabilidad, sino la concentración. En este sentido, las bebidas de cola y el café, sin excesos, se consideran ocasionales ayudas. Los fármacos más usados son Adderall, Ritalin, Concerta y Vynanse.

Más información