Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército francés declara la guerra a los pokémon

El Ministerio de Defensa difunde “consignas” ante la intrusión de esas “criaturas virtuales”

Un jugador de Pokemon Go, ante la Torre Eiffel.

Los militares franceses deben perseguir a partir de ahora un nuevo enemigo del que se desconocía su peligrosidad: los pokémon. Esas “criaturas virtuales”, dice el Ministerio de Defensa en una nota oficial, pueden causar graves problemas dentro de los recintos militares y en sus proximidades. Para combatirlos, el Ejército se ha enfrascado en hacer una cartografía sobre su ubicación para la “evaluación de la amenaza”.

Es la versión gala de la guerra de Gila, destapada por Le Canard Enchainé. Firmada por un contraalmirante, la Dirección de Protección de Instalaciones de la Defensa ha difundido una nota en la intranet del ministerio en la que explica el conflicto del Pokémon Go. De entrada, la presencia de los pokémon en lugares de alta seguridad. “A día de hoy, varios lugares del ministerio, entre ellos zonas de defensa altamente sensibles, acogerían esas criaturas y objetos virtuales”.

Y como los practicantes de este “adictivo” juego acaban “absorbidos y ausentes del mundo real” pueden acabar entrando incluso en zonas reservadas y prohibidas “con tal de lograr sus objetivos”. Así que unas cuantas consignas claras. La primera, prohibir jugar en el interior de las instalaciones militares. Incluso en las cercanías, porque pueden producirse aglomeraciones de perseguidores de muñecos y alguno hasta puede aprovechar para colarse dentro de los recintos. Y para esa cartografía, una orden clara: debe comunicarse a la Dirección de Protección “toda presencia de criaturas virtuales en el interior de los recintos”. Claro que, si se prohíbe jugar, difícilmente las van a detectar.

El cuartel general del Cuerpo de Reacción Rápida con sede en Lille se ha puesto en marcha y, a través de su cuenta en Facebook, ha hecho saber: “El último pokémon de la Ciudadela ha sido expulsado por la guardia. No hay, por tanto, ningún otro pokémon en el recinto del cuartel general. No obstante, siempre podrá cazarlos usted en el parque de la Ciudadela. Buena suerte y cácelos todos!”.

La guerra contra el pokémon ha comenzado.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >