Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salchichas y ‘selfies’ tristes

¿Sabes que comer una salchicha resta 15 minutos de vida, o que tu Instagram desvela si estas deprimido o no? Estas y otras Cosas que no sabíamos en IDEAS

Salchichas y ‘selfies’ tristes

Comer una salchicha acorta la vida 15 minutos. Lo único seguro en esta vida es que en algún momento se acabará y, aunque no podamos impedirlo, sí podemos al menos intentar retrasar ese momento. Según un estudio publicado en el British Medical Journal algunas rutinas cotidianas podrían ayudar a vivir hasta un año más, como tomar dos o tres tazas de café al día. En cambio, cada salchicha que comemos resta, dice la investigación, 15 minutos de vida.

La depresión tiene su filtro en Instagram.

Cada día se cuelgan en las redes sociales millones de fotografías sin más, pero en muchas de ellas se puede ver algo más detrás. Un grupo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha descubierto la relación entre los filtros que se utilizan en la red social y la depresión. Los datos revelaron que el 70% de las personas deprimidas suele utilizar el filtro Inkwell (tintero en inglés) que vuelve las fotos monocromáticas, mientras que el resto de personas tiende a usar otros filtros como el Valencia, que da más color y luminosidad. Los investigadores descubrieron que las personas deprimidas tendían a colgar más autoretratos o, como los denominaron ,“selfies tristes”, porque son más egocéntricas.

Las personas altas apoyan a partidos conservadores.

Fijarse en la altura de un votante puede servir para adivinar sus preferencias políticas. Según un estudio de la Universidad de Ohio (EE UU), los más altos tienden a votar a partidos conservadores. Cada 2,5 centímetros de altura aumenta un 0,5% el apoyo que los varones dan a las formaciones conservadoras. Los investigadores señalan como posible causa que los hombres altos suelen ganar más dinero. Con las mujeres, el elemento de la altura no resultó tan significativo.

Una cafetería cobra un 10% más a los extranjeros en Rusia.

La cadena Schastye (felicidad, en ruso) ha decidido cobrar un 10% a los foráneos por sus consumiciones en tres establecimientos (dos en San Petersburgo y uno en Moscú). El Gobierno ruso estudia emprender acciones legales contra esta tasa, ya que, según la Constitución rusa, todos los ciudadanos son iguales, extranjeros o no.