Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El virus de lo viral

A veces me pregunto si la tecnología en vez de síntoma de evolución es de involución. No, no soy una hipster de lo bohemio. Con 21 años soy de la generación millennial, de esos que dicen que hemos nacido con Internet debajo del brazo y que estamos llamados a ser testigos de la mayor etapa de cambios virtuales y tecnológicos jamás registrada. Y en esta cresta de lo moderno, donde muchos de los avances de las películas de la ficción de los años ochenta ya son una realidad, no puedo más que confesarme como una nostálgica de una sociedad que no esté imbuida en una pantalla… De parques llenos de niños en busca de un columpio libre y no de Pokémon. De reuniones de niñas en torno a sus muñecas y no a Periscope. De adolescentes que no abran su vida ni vendan sus intimidades a golpe de like al mejor postor. De familias que se sigan reuniendo en torno a un carrete de fotos para charlar de sus vacaciones…

Hablan de brecha digital; yo prefiero llamarlo brocha digital, pues nunca el lienzo de la sociedad había tenido tantas capas de la pintura hedionda del postureo.— María del Carmen Martín Palacios. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.