Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La situación del lince ibérico

El plan de recuperación de la especie ha hecho que sus poblaciones se incrementen, pero su situación dista mucho de ser óptima

Técnicas de caza

El lince se alimenta principalmente de conejos, que busca paseando sigilosamente por su territorio. Cuando no atrapa a su presa en los primeros saltos no suele desperdiciar energía continuando la persecución.

El hábitat del lince

Este felino ocupa principalmente monte mediterráneo con buena cobertura de matorral, poca presencia humana y abundancia de conejos. Evita, en cambio, los paisajes muy alterados por el hombre, lo que limita su expansión.

Amenazas y medidas de conservación

La pérdida de monte mediterráneo y la escasez de conejo, su principal presa, han llevado a este felino al borde mismo de la extinción. La caza furtiva y los atropellos son otra de las razones de la drástica disminución de sus poblaciones, que llegó a ser de 94 ejemplares en 2002. Las medidas de conservación han mejorado su situación, aunque sigue estando en peligro.

Distribución del lince ibérico

Históricamente ocupaba casi toda la Península Ibérica, llegando incluso a los Pirineos. En 2003, el momento de máximo declive, solo vivía en Andalucía, en dos poblaciones: una de 100 ejemplares en Sierra Morena y otra de 40 en Doñana.

Tras las reintroducciones de linces criados en cautividad la especie también vive en Extremadura, Castilla la Mancha y Portugal.

Evolución de las poblaciones

La población de lince ibérico llegó a un mínimo histórico en 2002. A partir de entonces, el plan de recuperación ha logrado un crecimiento constante en el número de animales en libertad. En 2015, la especie pasó de estar catalogada como “en peligro crítico” a “en peligro”. Sin embargo, las cifras siguen siendo bajas y la especie es extremadamente sensible.

Mortalidad

Los atropellos siguen siendo la principal causa de mortalidad entre los linces en libertad, aunque el año 2015 dio un pequeño respiro a la especie. Desde 2002, 82 linces han muerto en las carreteras y caminos, un problema que lastra su recuperación.