Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se consigue una estrella en el paseo de la fama de Hollywood

La Cámara de Comercio acaba de anunciar a los nuevos agraciados, que tienen que tener un padrino dispuesto a pagar 27.000 euros

El paseo de la fama de Hollywood, en los Ángeles (EE UU).
El paseo de la fama de Hollywood, en los Ángeles (EE UU).

¿Qué tienen en común Chris Pratt, Gustavo Dudamel, Wolfgang Puck, Eva Longoria, Dwayne La Roca Johnson, George A. Romero, Amy Adams y Jerry Goldsmith? Que todos ellos, y algunos más, componen la nueva promoción de artistas cuya fama estará por los suelos en el bulevar de Hollywood, en el famoso paseo de las estrellas. Sus nombres, junto con los de John Legend, Selena Quintanilla, Goldie Hawn, Hugh Laurie, Jason Bateman, Brett Ratner, Ryan Reynolds, Mark Ruffalo, Jeffrey Tambor y Rita Wilson, entre otros, pasarán el próximo año a formar parte del pavimento de la ciudad de los sueños rotos. Como confesó Longoria en su cuenta de Instagram nada más conocer la noticia, esta estrella es un sueño hecho realidad. “Recuerdo hace 20 años, cuando me mudé a Hollywood, que lo primero que hice fue ir a ver esta calle tan famosa y pensé eso de ¡algún día quiero estar aquí!”, indicó la actriz latina sugiriendo incluso el emplazamiento de la nueva losa, la esquina de La Brea y Hollywood, el lugar donde tuvo esta premonición.

Longoria agradeció en su nota a la Cámara de Comercio de Hollywood por hacer realidad su deseo. Sin negar el talento de ninguno de los agraciados con este reconocimiento que la Cámara de Comercio puso en marcha en 1953, no es solo la fama lo que otorga este privilegio. Anualmente este organismo da a conocer los nombres propuestos por patrocinadores dispuestos a pagar unos 27.000 euros para cubrir los gastos de instalación y mantenimiento. Pero no cualquiera que pague y tenga patrocinador tendrá una estrella. La Cámara de Comercio estudia cada caso.

El compositor Jerry Goldsmith, por ejemplo, recibirá ahora una estrella póstuma. Sin embargo no es ninguna coincidencia que este honor le llegue el mismo año en el que se estrena una nueva entrega de la saga de Star Trek, filme del que compuso su famoso tema. Los estudios son los principales encargados de patrocinar estas placas de terrazo y cobre con el deseo no solo de honrar a sus actores sino de utilizar el acto en sus campañas publicitarias. Goldie Hawn está rodando en la actualidad junto a Amy Schumer y Oscar Jaenada su primera película en 15 años, un buen momento para contar con una estrella en Hollywood. Lo mismo le pasa a Dwayne Johnson, el héroe más omnipresente del momento con cuatro filmes pendientes de estreno de aquí a 2017 y que ahora también tendrá su lugar en el paseo de las estrellas.

Aún así, ni son todos los que están ni están todos los que son. Para contar con una estrella en el bulevar hace falta la aquiescencia de la estrella, valga la redundancia. Y son muchos los que se han negado. Por ejemplo Julia Roberts o Clint Eastwood, actor, director y productor además de músico a quien la Cámara de Comercio le sigue reservando un lugar de honor. Otros de los grandes ausentes son Leonardo DiCaprio, Denzel Washington, George Lucas, Angelina Jolie, Brad Pitt, George Clooney, Robert DeNiro o Al Pacino, entre otros de los grandes ausentes, y eso que ya hay 2.500 placas con nombre propio.

La estrella de Michael Jackson en el Paseo de la Fama, el día de la muerte del cantante, el 26 de junio de 2009
La estrella de Michael Jackson en el Paseo de la Fama, el día de la muerte del cantante, el 26 de junio de 2009

La mayor parte de los curiosos que se acercan al bulevar se conforman con sacarse una foto junto a la estrella que lleva el nombre de su actor o cantante favorito. Es uno de los principales puntos de atracción del turismo en Los Ángeles y también un lugar de confluencia para rendir tributo a aquellas leyendas que se fueron, como demostraron las flores, velas o los osos de peluche depositados en las de Michael Jackson o Prince. Pero también son motivo de odio, como las pintadas o chicles pegados en esa estrella que lleva el nombre del futuro candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.

Más información