Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Subjetivamente

Lo más 'royal' son los hijos de los famosos. Lo más raro, Houellebecq en el Palais de Tokyo. Y lo más 'cool', el Festival David Lynch

Kaia Gerber, hija de Cindy Crawford, es la nueva imagen de la línea de gafas de sol de Miu Miu.
Kaia Gerber, hija de Cindy Crawford, es la nueva imagen de la línea de gafas de sol de Miu Miu.

Lo más royal: hijos de famosos

Mientras las monarquías europeas buscan su lugar en el siglo XXI, la aristocracia de Hollywood y alrededores no tiene ningún problema en perpetuar dinastías. Kaia Gerber, la niña de Cindy —Crawford—, se estrena a los 14 años por todo lo alto como musa de Miu Miu, y Lily-Rose Depp —hija de Johnny y Vanessa Paradis— sigue imparable su carrera. Aunque a veces no todo sale rodado: al hijo de Mick y Jerry —Jagger y Hall— le acaban de cancelar Vinyl, la serie en la que interpreta a un músico, que produce… su padre.

Lo más raro: Houellebecq en el Palais de Tokyo

Si le gustó el documental El secuestro de Michel Houellebecq, no puede perderse la exposición Rester vivant, o quedarse vivo, de Michel Houellebecq, que acaba de inau­gurarse en París esta semana. Tenemos hasta septiembre para deambular por los casi 2.000 metros cuadrados de y sobre el escritor francés más traducido del mundo. A caballo entre exposición e instalación, Houellebecq convierte su obra y sus obsesiones en imágenes, acompañándolas de sonidos, músicas y otros formatos alternativos al de la palabra escrita.

Lo más cool: Festival David Lynch

Si hace unos años una ciudad no era más que un pueblo grande hasta que no tenía su festival de cine, ahora, lo que prolifera como tatuajes en brazos de millennials son los festivales de música. Esto no es Coachella, pero por festivales que no quede, tenemos de to; del reciente Mad Cool en Madrid al Sonorama de Aranda de Duero. Pero si alguien dispone de presu para dar un salto a Los Ángeles, justo ayer se pusieron a la venta las entradas para el Festival of Disruption a cargo de ese polifacético monstruo de creatividad que es David Lynch. De los tuinpikeros Sky Ferreira o Angelo Badalamenti a Robert Plant & The Sensational Space Shifters o Questlove. Y los extras: Laura Dern, Kyle MacLachlan y exposición de fotos del propio Lynch. Solo falta Laura Palmer.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS