Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejor dentro que fuera, ‘please’

La UE es uno de los éxitos más relevantes de la historia contemporánea ¿Por qué separarse de él?

Mejor dentro que fuera, ‘please’

Los británicos votan hoy si se quedan en la UE o se van. La decisión nos interesa a todos sus conciudanos europeos. Y más a cuantos creemos que ir unidos es la mejor opción, para el Reino Unido y para la UE. Ambos llevan en su credencial la u de unidad. Afianzarla conviene porque la alternativa sería peor. Provocaría tensiones entre los distintos territorios del Reino y lo amenazaría de desintegración; desprestigiaría a la Unión y marcaría su probable declive.

Pero las razones fundamentales no son las negativas, las del “miedo” —aunque el temor a veces sea muy sensato—, sino las positivas. Solo desde dentro Londres puede alcanzar mejor su designio histórico: equilibrar el continente, sin hegemonías.

Con todos sus inconvenientes, limitaciones y carencias, la UE es uno de los éxitos políticos y económicos más relevantes de la historia contemporánea, recordó el presidente Obama en Hannover. ¿Por qué, pues, separarse de él? ¿Por qué dañarlo?

En la era de la globalización desordenada, que tanta anomia social y tanta desigualdad ha creado, Europa postula la globalización con reglas, una economía productiva y la cohesión social y territorial. ¿Existen mejores objetivos de gobernanza? ¿Y algún medio de lograrlos, aun por etapas, que no sea agrupando fuerzas de quienes los pretenden, en vez de dispersarlas?

El referéndum es un recurso legítimo, pero no siempre ideal. El secular parlamentarismo británico atestigua que la democraca representativa exhibe la virtud de tomar decisiones reversibles, algo más difícil en los plebiscitos, vulnerables a las bajas pasiones, al reduccionismo y al populismo.

Muchos europeos continentales querrían tambien votar hoy, en señal de aprecio por la democracia británica; para ahuyentar el riesgo de que un Reino Unido separado concitase las querencias de xenófobos y autoritarios; para reforzar nuestros lazos en vez de deshilacharlos. Voten los británicos en nuestro nombre. Please.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información