Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Una campaña sin ambiente

Las cinco grandes ONG medioambientales españolas critican la ausencia de debate sobre el modelo energético o la lucha contra cambio climático durante la campaña electoral

Los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno, durante su debate televisado.
Los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno, durante su debate televisado. EFE

El próximo domingo, a eso de la medianoche, estaremos inmersos en un torrente de análisis sobre posibles pactos, vencedores y vencidos de esta campaña. Unas horas más tarde, nos levantaremos con resaca electoral y más análisis. Y, con seguridad, ninguno de ellos hablará de los que siempre pierden en campaña. De grandes perdedores como el medio ambiente.

En el mejor de los casos, los partidos relegan los asuntos ambientales a un acto público sin cabezas de cartel y programado en horario que no molesta

Ya lo hemos visto antes, en esto no hay nueva política. En el mejor de los casos, los partidos relegan los asuntos ambientales a un acto público sin cabezas de cartel y programado en horario que no molesta. En el último y muy televisado debate a cuatro, apenas escuchamos referencia y media, y como anexo a otros temas. Eso sí, todos los partidos, sin excepción, enarbolan la bandera de la defensa del medio ambiente sean cuales sean sus propuestas concretas sobre modelo energético, lucha contra cambio climático o desarrollo rural. En campaña, al menos hasta ahora, parece claro es que el medio ambiente no vende. En todo caso, se vende que se defiende.

En un momento en que todos hablan de cambio de modelo, que el medio ambiente sea una anécdota resulta alarmante. En España nos jugamos mucho en los próximos años y no sólo en términos de pájaros y paisajes: nuestro país puede convertirse en el desierto de Europa, lo cual acarreará importantes secuelas sociales y económicas. No es una exageración de ecologista, es la información que maneja desde la OCDE hasta la NASA, pasando por el Vaticano.

A menudo se comenta que los políticos viven fuera de la realidad. A juzgar por el devenir de las últimas dos campañas, al menos sí viven fuera de la realidad ambiental. Es doblemente grave: se trata de la única realidad que ofrece futuro a la ciudadanía en forma de calidad de vida y, también, de empleo con calidad. Pero, además, obviar al medio ambiente en el discurso político significa desconocer profundamente cómo es este país, cuáles son sus principales riesgos y cuáles sus grandes riquezas.

En un momento en que todos hablan de cambio de modelo, que el medio ambiente sea una anécdota resulta alarmante

Se ha perdido una oportunidad excelente para convertir esta segunda vuelta en un auténtico intercambio de ideas sobre los grandes retos del futuro, entre ellos los ambientales.

Afortunadamente, la ciudadanía tiene la posibilidad de tomar todas estas cuestiones en consideración con su opción electoral. Cuando pase la resaca de las elecciones, esperamos que el medio ambiente sí tenga un lugar destacado en el futuro pacto que salga de las urnas. Si en estas elecciones pierde, una vez más, el medio ambiente, perdemos todas las personas.

Asunción Ruiz es directora ejecutiva de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y firma este artículo en representación de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF.

Más información