Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Superdotados

Mi hijo tiene una inteligencia superior a la media. Lejos de lo que pueda parecer, en nuestro caso ha supuesto en más de una ocasión sufrimiento y problemas. ¿Por qué actualmente levanta ampollas reconocer que no todos los niños tienen un mismo desarrollo, una misma forma de razonar, de afrontar problemas o simplemente de evolucionar intelectualmente?

Se confunde apoyo y oportunidades equitativas para todos con una especie de educación global. Hay quien destaca por sus inquietudes, que se aburre en clase porque se repite una y otra vez un temario para que el ritmo se adecue no a una media, sino al último alumno. No se calibra el esfuerzo o el interés, simplemente y tristemente porque en esta a veces hipócrita sociedad, se considera demasiado rápido que se excluye a alguien, sin pensar que mientras, otros son los excluidos, olvidados y desaprovechados. Ya no quiero ver a mi hijo salir triste del colegio, con un eco de burlas porque apoya a los nuevos, por tener empatía, por interesarle más como llegar a Marte que el fútbol, por pensar individualmente.— Ana Tesa Romeo. Zaragoza.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.