_
_
_
_
LA PUNTA DE LA LENGUA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Qué pesadez, señorías

El espectador que viera entero el debate de investidura habrá soportado cerca de 650 vocativos en total

Álex Grijelmo

Los vocativos sirven para reclamar la atención de un interlocutor. Por ejemplo, en esta oración: “Y eso te lo diré, Gertrudis, si no se lo cotilleas a tu hermano” (“Gertrudis” es ahí el vocativo). A veces se usan sin ninguna esperanza de que alguien responda, por ejemplo si escribimos “óyeme, tristeza, las penas que te cuento”. Pero, por lo general, constituyen un detalle de proximidad hacia quien conversa con uno.

También son vocativos los continuos usos de “señorías”, “señor Rajoy” o “señor Sánchez” oídos en el debate de investidura.

Muchos parlamentarios españoles ya venían cargando sus discursos con la duplicación de géneros, cosa que se comprende por su connotación más que por su denotación. Es decir: por el sentido que se le quiere dar, más que por el significado exacto que las palabras tienen. Una repetición de géneros que –perdón por el juego de palabras– resulta ser una generosa reiteración.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí
Seguramente todo eso produce un desapego inconsciente en los espectadores, que quizás tiendan a sentirse excluidos del debate

A tales duplicaciones se ha unido en los últimos años esa insistencia enfermiza en los vocativos. Casi no hay frase que no incluya un “señorías” o un apelativo con apellido, cuando no un inacabable “señores y señoras diputados y diputadas”. Y seguramente todo eso produce un desapego inconsciente en los espectadores, que quizás tiendan a sentirse excluidos del debate (porque a ellos no parece dirigirse nadie).

Pedro Sánchez dijo 160 veces “señorías” en su primera intervención (salen a unas dos por minuto) y 10 “señor Rajoy”. En la segunda tanda, 16 y 21. Y en la tercera, 15 “señorías” y 10 “señor Rajoy”. Por su parte, el presidente en funciones pronunció en 26 ocasiones “señorías” durante su breve primera réplica, y en 15 más durante la segunda, de mayor brevedad aún; además de usar “señor Sánchez” 20 veces en esta última.

El Diario de Sesiones del debate completo recoge 218 menciones de “señor Sánchez”; 145 de “señor Rajoy” y 299 de “señorías” o “señoría”. Por tanto, un espectador que lo viera entero habrá soportado cerca de 650 vocativos en total. Más de uno por minuto.

Los expertos en comunicación recomiendan mentar de vez en cuando el nombre del interlocutor. Según los manuales para hacer amigos y los consejos para vender algo, la mera escucha del apellido propio o del nombre de pila produce efectos empáticos nada desdeñables. Quizás con eso se consigue que un cliente compre lo que se le intenta colocar o que nuestra vecina nos preste el taladro. Puede ser.

Sin embargo, los vocativos del Parlamento se intercalan entre denuncias y descalificaciones. Desde aquel “váyase, señor González”, el discurso político se ha impregnado de apelativos poco amistosos. Así que, con el debido respeto, señorías, sugiero a los espectadores que griten unidos ante el televisor: “Váyase, señor vocativo”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Álex Grijelmo
Doctor en Periodismo, y PADE (dirección de empresas) por el IESE. Estuvo vinculado a los equipos directivos de EL PAÍS y Prisa desde 1983 hasta 2022, excepto cuando presidió Efe (2004-2012), etapa en la que creó la Fundéu. Ha publicado una docena de libros sobre lenguaje y comunicación. En 2019 recibió el premio Castilla y León de Humanidades

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_