Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

El 'Plus Ultra' hizo historia en 1926 al demostrar que se podía unir Europa y Sudamérica por aire con un único avión. Argentina conserva el hidroavión en el Museo Udaondo y España exhibe una réplica visitable

1. La tripulación, sus colaboradores, la preparación del vuelo

• 2. El hidroavión, el modelo de serie y las modificaciones que se realizaron

• 3. El recorrido por etapas

• 4. Biografía del aparato. Visita a los museos

El primer intento, portugués

Cabral y Coutinho, piloto y navegante respectivamente, unieron Europa y Sudamérica por aire primera vez. El viaje duró 79 días y se realizó en tres partes, ya que hubo que reemplazar dos veces el Fairey III inglés por los incidentes que sufrió. Este vuelo admirable y su preparación sirvieron de base e inspiración para gestas posteriores.

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

El vuelo español, el primero con un único avión

El Plus Ultra del Ejército español logró la hazaña de unir en 20 días los 10.270 kilómetros que separan Palos de la Frontera (España) de Buenos Aires (Argentina) con un único avión. El cruce se realizó en siete etapas.

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

Contribución del ‘Plus Ultra’ a la aviación

  1. Demostró que la navegación aérea podía ser muy precisa, más incluso que la marítima. Fue posible gracias a la utilización del radiogoniómetro, instalado por primera vez en una aeronave para un vuelo de muy larga distancia.
  2. Ensayó la comunicación con barcos por medio de amplificadores.
  3. Extendió la aplicación de la radiotelegrafía sin hilos en aviación.
  4. Demostró la importancia de disponer de partes meteorológicos actualizados.
  5. Contribuyó al conocimiento de los riesgos del vuelo en tormentas tropicales (el accidente del vuelo AF447, en 2009, es un ejemplo de los peligros de las zonas de convergencia intertropical).

Subir

Los cuatro tripulantes y los colaboradores imprescindibles

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

Un año de preparación

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Nada se dejó al azar. Desde febrero de 1925 se realizan pruebas de preparación del vuelo y de comportamiento de los equipos. Se recopilan cartas marinas y de vientos, mapas de puertos que facilitaron las compañías navieras y datos de los almanaques meteorológicos del Observatorio de Hamburgo. El hidroavión estaría apoyado por dos buques de la Armada.

Subir

Dornier J Wal (Ballena), modelo de serie

Para el reto se elige este hidroavión bimotor militar, que fue protagonista de numerosos raids españoles y extranjeros. El Servicio de Aeronáutica Militar de España había encargado 12 al fabricante Costruzioni Meccaniche Aeronautiche (CMASA, representante de Dornier Alemania) en Marina di Pisa, Italia. El primero se entregó en 1922 y prestaron servicio en Los Alcázares (Murcia) y El Atalayón (Melilla). Así era el modelo de serie:

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

Modificaciones para el salto transatlántico

El último avión del pedido a CMAS, denominado W-12/M-MWAL, fue entregado en 1925. Estaba terminado con cambios para el vuelo a Sudamérica, donde todo se sacrificó en favor de la carga de combustible, que se elevó hasta los 4.034 litros. Fue bautizado, en palabras de Ramón Franco,“sin ceremonia; ni religiosa, ni pagana” con el nombre de Plus Ultra, lema del escudo de Carlos V, que significa “más allá”. Éstas fueron las modificaciones:

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

Comienza un viaje de siete etapas

El reto se adelantó un día por la previsión de mal tiempo. Aquel viernes de enero, la tripulación oró en el altar de La Milagrosa, en el Monasterio de La Rábida, donde también lo hiciera Cristóbal Colón antes de zarpar hacia el nuevo continente. Después, embarcaron y, tras un minuto y 23 segundos de carrera sobre el río Tinto, el hidroavión se elevó, viró alrededor de la humilde estatua de Colón en Palos de la Frontera -en aquel entonces, de Moguer- y aproó al mar. Por delante estaban más de 10.270 kilómetros y 59 horas y media de vuelo. Así fue el recorrido:

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

El plan de regreso

El viaje de ida había sido todo un éxito. Los homenajes en Recife -antes Pernambuco-, Río de Janeiro, Montevideo y Buenos Aires son continuos y sobrepasan a los tripulantes. El famoso cantor Carlos Gardel graba en Barcelona un tango llamado La gloria del águila dedicado al Plus Ultra. El 19 de febrero Franco envía a España la memoria del vuelo de vuelta. La ruta cruzaría la cordillera de Los Andes hasta Chile, que había enviado aviones para acompañarles, y desde allí subiría por la costa del Pacífico hasta México, Cuba, Azores y España. Hasta ese momento todo había salido bien, por lo que surgió una fuerte corriente para que el vuelo finalizase allí. Un accidente hubiera sido un desprestigio desastroso para la sociedad española de la época, aún dolida por los fracasos de la Guerra del Rif y un panorama político irascible en extremo. El 21 de febrero llega por cable la orden del rey Alfonso XIII: donar el Plus Ultra a la Armada Argentina. La desilusión de Ramón Franco es tal que llega a solicitar al Gobierno argentino que le autorice a volarlo, algo que será denegado. Finalmente el avión será utilizado como correo con las regiones australes. Los aviadores regresarán a España en el crucero argentino Buenos Aires. Los homenajes a los protagonistas de esta gesta legendaria se prolongarán durante meses y sus vidas cambiarán por completo.

Subir

Biografía del hidroavión

Pioneros en la travesía aérea del Atlántico sur

Subir

El hidroavión original en Luján, Argentina
El avión original se puede visitar en la sección de Transporte del Complejo Museográfico Provincial “Enrique Udaondo”, Luján, Argentina.

 

Réplica del hidroavión en Cuatro Vientos, Madrid
El Museo del Aire exhibe una réplica del hidroavión en el aeródromo de Cuatro Vientos de Madrid

Fuentes:

Ejercito del Aire (España)

Museo del Aire, aeródromo de Cuatro Vientos (Madrid)

Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo (Luján, Argentina)

‘El Vuelo del Plus Ultra’ (audio en Ivoox)

Museo Dornier (Friedrichshafen, Alemania)

‘De Palos al Plata’, editorial Espasa Calpe

Más información