_
_
_
_

No es ‘curvy’ sino talla grande

La modelo Tess Holliday, de talla 54, reivindica el abandono de los eufemismos para describir su cuerpo

La modelo de tallas grandes, Tess Holliday, posa para una campaña publicitaria de JCPenney.
La modelo de tallas grandes, Tess Holliday, posa para una campaña publicitaria de JCPenney.JCPenney

Mientras que muchas modelos de talla XL —incluyendo a Ashley Graham y a Robyn Lawley— evitan el término "talla grande", Tess Holliday reivindica su uso. Holliday tiene una 54 y mide 1,68 metros: es la mujer más baja y voluminosa que trabaja de manera profesional como modelo. Está harta de que la gente la defina como una mujer curvy en lugar de tal como es: una modelo de tallas grandes. 

"Creo que evitar el término es bastante absurdo: nunca se ha utilizado de manera negativa o para herir. Es algo que se usa básicamente para que las mujeres sepan a qué tienda pueden ir a comprar su ropa", cuenta la modelo a Paper Magazine. "Soy una firme creyente de llamar a las cosas por su nombre y no he visto a nadie perder el sueño porque alguien les haya dicho que su talla es una XXL". 

El término curvy ya se ha adaptado al lenguaje del sector de la moda en castellano y se utiliza para hablar de una mujer con curvas. La talla de Holliday equivale a una XXXL pero, según cuenta la modelo, aún se refieren a ella como una "chica curvy". "Que maquillen el término no cambia lo que soy", explica.

Una de las fotos favoritas de la modelo, subida en su cuenta de Instagram.
Una de las fotos favoritas de la modelo, subida en su cuenta de Instagram.themanuc

Tess Holliday tiene más de un millón de seguidores en Instagram, donde se describe como una "modelo de talla grande, mamá y feminista". Tiene 30 años, un hijo y está esperando al segundo. El año pasado se convirtió en la primera modelo de talla 54 en ser contratada por una gran agencia. Y, además, ha fundado el movimiento @EffYourBeautyStandards, para facilitar que la gente se sienta identificada y se acepte a sí misma, sea cual sea su "tamaño corporal".

Empezó siendo bloguera y subiendo sus fotos en ropa interior a Instagram —con lo que disfruta enormemente, según confesó hace unas semanas—  y ahora aprovecha su visibilidad para dar voz a otras personas. "Hay gente que se parece a mí y se siente como yo, sienten que no tienen voz, y eso me anima para seguir adelante ".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_