Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina

¿Harto del monótono panorama que le ofrece la máquina de tentempiés del trabajo? Guisantes con wasabi o galletitas de calabacín al curry son algunas alternativas

Steve Carell y Kristen Wiig deseando que lleguen los nuevos tentempiés a la oficina. La película se llama 'Los amos de la noticia' (2013).
Steve Carell y Kristen Wiig deseando que lleguen los nuevos tentempiés a la oficina. La película se llama 'Los amos de la noticia' (2013). Cordon

A muchos, la hora del picoteo —esa franja de la mañana o de la tarde en la que inesperadamente las tripas se ponen a rugir— les pilla en la oficina. Quienes diseñan los espacios de trabajo lo saben, de ahí que un alto porcentaje de estos dispongan de máquinas expendedoras que ofrecen bolsas de patatas fritas, ganchitos, cortezas y sándwiches plastificados a cambio de unas monedas. Y es como sumar dos y dos: en determinados momentos del día, ese hambre intempestiva y los productos de la máquina se funden en un idilio tan monótono como inquebrantable. Sin embargo, no son la única opción. Si somos un poco previsores podemos matar el gusanillo con opciones más saludables y ciertamente más originales. Cuidaremos nuestro cuerpo y de paso transmitiremos a nuestros compañeros la idea de que somos unos tipos muy cool.

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina

1. Galletitas de arroz al wasabi con cacahuete

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina
Un snack apropiado para los amantes de la comida japo que, además, nos aporta combustible si tenemos por delante una jornada de mucha acción. Lo explica Ylenia López Llata, dietista, nutricionista y coach nutricional de Madrid. “Para los que les gustan los sabores menos tradicionales y tienen un día a día activo, bien por una intensa jornada laboral o porque practican algún deporte, esta es una energética alternativa a tener en cuenta para tomar justo antes o después del gimnasio o entre horas”. Como todo, en su justa medida. “Por su contenido en sal, grasas [13%] y aditivos se recomienda no abusar o alternar con tortitas de arroz tradicionales y frutos secos al natural”, añade la experta.
Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina
Importado por Tokyo-Ya. Precio: 7,48 €.

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina

2. Guisantes fritos con wasabi

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina
De nuevo otro producto japonés, muy recomendable para picar en cualquier momento del día, siempre con una botella de agua cerca: la advertencia de “HOT” en la tapa tiene fundamento. “El wasabi le da el sabor picante además de propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias, anticancerígenas, incluso desinfectante o anticaries”, indica Andrea Ferrandis Escoto, nutricionista especialista en nutrición deportiva y cofundadora de Sanus Vitae. “Además el guisante es rico en carotenoides, fitonutrientes y omega-3 con propiedades muy beneficiosas para la salud en comparación con otros tipos de snack”. Una ración de 28 gramos (imposible comer más de una sentada) tiene 102 calorías. Y si después tu jefe te toca las narices, échale el aliento.
Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina
Mishima Foods. Precio: 2,98 €.

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina

3. Boniato crujiente

Ocho ‘snacks’ ricos y sanos para cuando el hambre te ataque en la oficina
¿Cuánto hace que no comiste boniato? Es un alimento interesante. “Aporta betacarotenos, vitamina E y C, y su contenido nutricional es similar a la patata pero más energético por lo que es recomendable para personas que practican deporte”, señala Anabel Fernández, dietista-nutricionista de Barcelona. No lleva sal añadida ni está frito y, por tanto, para esta especialista, “es más recomendable que otras chips”. Con todo, advierte de que “no es equivalente a una ración de verdura, como pone en su página web, puesto que el boniato es un tubérculo. Utiliza el reclamo de ‘100% ecológico’, pero que un producto sea ecológico no garantiza que sea más sano, ni más sabroso, ni mejor para el medioambiente, sino que cumple la legislación de productos ecológicos”.
Vitasnack. Precio: 2,30€.

4. Bocados de frambuesa
Llevarse a la oficina una manzana, un plátano o una naranja está a la orden del día, pero picar entre horas con frutos del bosque no es tan habitual. Existen embolsados y sin aditivos. “Es una opción fantástica para consumir al menos dos de las cinco raciones de fruta diaria cuando no se puede disponer de fruta fresca en ese momento”, advierte Ylenia López Llata. “Puede ser utilizado como tentempié de media mañana o merienda o incluso de postre cuando vamos de excursión. Es interesante su aporte de fibra; además, es muy fácil de transportar”.
Frubite. Precio: 1,75 €.

5. 'Chips' de zanahoria y remolacha bio
Para Anabel Fernández, “es una manera más sana de incluir algún snack entre horas a base de hortalizas y sin sal añadida”. De la zanahoria destaca que es “rica en betacarotenos, antioxidantes y precursores de la Vitamina A. También aporta vitaminas del grupo B y potasio”. En cuanto a la remolacha, “una hortaliza con moderado aporte energético, por ser una de las más ricas en azúcares. Es también una buena fuente de fibra y aporta vitaminas del grupo B y folatos”. No obstante, alerta de que, como todas las chips, aquí hay fritura, y una bolsa de 30 gramos nos endilga alrededor de 150 calorías. “Nos aportan una alta cantidad de grasa. En el paquete utilizan el reclamo de ‘sin gluten’ que a día de hoy se asocia en la mente del consumidor a algo más sano, pero ninguna zanahoria, remolacha o incluso patata tienen gluten”. En definitiva, una opción válida, pero no para consumir a diario.
Croustisud. Precio: 1,25 €.

6. Manzana crujiente
No es más que manzana (sin colorantes ni conservantes, sin sal ni azúcar añadida y sin freír ni congelar), pero tratada con una técnica de texturización que deseca el producto, haciéndolo crujiente. “Esta alternativa es muy interesante a nivel nutricional tanto para adultos como para niños reticentes al consumo de frutas, ya que está elaborada con materia prima ecológica de temporada. Con una ración estarías consumiendo todos los nutrientes de una manzana grande”, comenta Ylenia López Llata, que añade: “Mejor alternarlo con fruta fresca pues nos va a aportar más agua y por tanto un mayor poder saciante”.
Vitasnack. Precio: 2,45 €.

7. Galletitas veganas de calabacín y curry
“El curry es una mezcla de varias especias y se le atribuye propiedades como antiséptico intestinal, antiinflamatorio y antioxidante. Por tanto es un conjunto de especias que serían positivas incluirlas en la alimentación”, decreta Andrea Ferrandis. “El calabacín es rico en vitamina C, B3 y provitamina A, que son excelentes para la salud de la piel. Además, contiene un alto contenido el fibra que ayudará a mantener la salud intestinal. No contiene azúcar añadido ni aditivos, lo que lo convierte en un snack más recomendado que los que utilizamos habitualmente, como frutos secos tostados o patatas”.
Biscru. Precio: 3,25€

8. 'Snack' de tomate crujiente
Está elaborado con tomate ecológico y de temporada, y su textura crujiente puede engañar nuestros sentidos y hacernos pensar que estamos comiendo un tentempié menos saludable. Para Andrea Ferrandis, “destaca por ser exclusivamente tomate, sin ningún tipo de compuesto añadido, no contiene grasa saturada ni grasa trans, que son las grasas más peligrosas para la salud que están presentes en otros tipos de snack más consumidos, como las patatas o barritas. Además destaca por el contenido en licopeno, que es un antioxidante natural y se le atribuyen beneficios como la disminución del riesgo de padecer problemas de próstata”.
Vitasnack. Precio: 2,45 €.


Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información