Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres supervivientes, que no víctimas

“La libertad es hacer lo que una quiere, ¿no?”. La frase suena cómica, pero la dice con toda la naturalidad del mundo una abuela que se atrevió a separarse con más de 60, una señora de toda la vida, una mujer que durante décadas asumió que lo normal es ser anulada por su marido. Una más. Es una de las muchas realidades que van desgranando cuatro mujeres, Pili (y su hija Nerea), Juana, Mercedes y María José, cuatro más, ante la cámara de la catalana Marga Vergonyós.

En el documental Empieza en ti, la cineasta las acompaña durante diez años para –casi siempre reunidas en la casa de unas de ellas- ir charlando y así filmar cómo se sale de la violencia. “No somos víctimas, nos gusta más llamarnos supervivientes”, dicen. Y de esa forma, se suben a la cima y hacen visible lo invisible.

La película utiliza como excusa el arte, el arte de estar juntas, el canto; la cocina, con unas rosquillas que dicen ser el auténtico gancho para juntarse todos los lunes de una década; la pintura, varias performances que presentan ante sus vecinos, poniendo su cara, cuerpo y voz ante un problema que nos desangra a todos o caminar con otras amigas para ir soltando. Porque durante los 50 emocionantes y tensos minutos de la cinta, estas cuatro Quijotas cuentan al mundo que no quieren callarse y que sí se puede. La clave: un categórico “basta ya” que empieza en cada una de ellas; de ahí el título.

Y si la naturalidad de estas cuatro mujeres con nombre y apellidos de un pueblo de Girona estremece, el documental abre las carnes cuando entra en acción Nerea, la hija de una de ellas, una niña que supo qué era la violencia con siete años. Hoy, con 17, es una abanderada de la lucha contra la violencia y su presencia y compromiso en la cinta, en la historia de su madre y de tantas otras, no solo vence a la espada, sino que rearma la esperanza.

Empieza en ti combina tres perspectivas distintas. Por un lado, los testimonios a cámara de las protagonistas. Por otro, su trabajo en los talleres y en las distintas performances que llevan a cabo, y, por último, las reflexiones a las que van llegando para llegar a la cima, para ser libres.

El film se podrá ver el 16 de diciembre en Masnou (Barcelona). 20 horas, Sala Malet

Comentarios

Por lo general, para ser una superviviente tienes que haber sido una victima primero, se diga lo que se diga, y para ser víctima tienes que haber sufrido emocional o físicamente lo que hayan querido hacer contigo y, entonces, si tienes la suerte de salir de ese sufrimiento por tus propios medios y esfuerzo o por la ayuda de alguien o por la ayuda suprema, te conviertes en un superviviente centrado o desquiciado.