Tentaciones

Ser el malo de James Bond mola más

Enfrentamos a los dos villanos de ‘Spectre’, la nueva película de 007, para comprobar cuál de los es una mayor amenaza para el agente con licencia para matar

Una presencia tan atractiva como incómoda. Un plan maquiavélico, faraónico y, a veces, muy personal. Destreza con los gadgets. Conducción temeraria. Sadismo ilustrado. A los villanos de la película número 24 de James Bond parece que sólo les falta alguna deformidad física para cubrir todos los requisitos del perfecto villano. O eso creemos. Mientras descubrimos si alguno de los dos tiene un tercer pezón, como Scaramanga, analizamos sus currículums para determinar quién se lo va a poner más difícil al Agente 007.

Christoph Waltz es Franz Oberhauser. ¿Líder de Spectre? ¿Relacionado con Bond? ¿Qué secretos guarda? ¿Y qué armas tiene?

Sádico sentido del humor. Es una característica básica para ser un villano Bond. Y Waltz es el maestro del sadismo afilado. Por eso ganó su primer Oscar con su Coronel Hans Landa en Malditos bastardos. Y de las 11 películas que ha hecho en Hollywood ha sido el malo en nueve (incluyendo un cameo como él mismo en El tour de los Muppets). Hay que ser despiadado para ser el antagonista de 007. Cuanto más malo el villano, mejor el héroe. De hecho, su Franz Oberhauser homenajea a uno de los mejores de la saga, Auric Goldfinger, con esa frase que le suelta a Bond: “Pensé que venías aquí a morir”.

Misterioso. “Nunca les dejes saber quién eres”, decía Jack Nicholson. Y Christoph Waltz ha llevado esa máxima a un nuevo nivel. No sólo no comenta jamás su vida personal en entrevistas, tampoco soporta las preguntas sobre sus personajes o su proceso de trabajo. Y la sonrisa con la que te dice “No” es heladora. “¿Cómo es mi villano? Es un problema de los guionistas. El actor no crea al personaje”, dice sin perder su sonrisa. En el misterio, asegura, está la clave de su credibilidad. Lo mismo que hace mejor a un villano en esta saga. Por eso poco sabemos de su Oberhauser, aunque esperamos sea una reencarnación del mítico líder de Spectre, Ernst Stavro Blofeld.

Es personal. “No voy a saltar de edificios o helicópteros, no necesité sacarme la licencia de piloto, ni acumular horas de gimnasio. Pero me comprometo con lo que hago para vivir, trato de averiguar lo que el papel necesita y lo aplico”. Es todo lo que suelta Waltz de su personaje. Parece tener una conexión personal con Bond, como los mejores villanos de la saga, como Silva, el malo de Javier Bardem en Skyfall. “No sé si el mío será tan divertido. La palabra divertido es muy amplia. Sería una injusticia con Javier intentar copiarle, porque nadie puede ser tan bueno como es Javier”, dice pronunciando bien fuere la J.

Dave Bautista, la ex estrella de lucha libre, es Mr. Hinx. Un matón de perilla bien definida y buena mano con los coches y las armas. Menos diestro con las mujeres.

Fuerza astuta. Sam Mendes y Daniel Craig ficharon a Dave Bautista después de verle como Drax en Guardianes de la galaxia. “Si hubieran querido un tipo fuerte sin más se habrían ido a un gimnasio a por la primera masa de músculos, pero creo que querían a un tipo grande que pudiera ser intimidante y sonreírte al mismo tiempo Que te haga sentirte cómodo justo antes de arrancarte la cabeza. Porque así da más miedo: ¡sorpresa!”, dice el ex luchador. Cuando se reunió con Mendes le hizo dos preguntas sobre Mr. Hinx: “¿Es un cabrón? Y Sam me dijo: ‘Sí’. ¿Es inteligente? Y Sam me dijo: ‘Mucho’. Es un cabrón listo y sofisticado”. Un bruto como Tiburón (La espía que me amó, Moonraker), pero avispado como Red Grant (Desde Rusia con amor).

Brutal elegancia. “Siempre he tenido miedo de ser encasillado como un gorila, grande, estúpido y malo. Cambió un poco en Guardianes, pero incluso ahí iba sin camiseta”, se ríe Bautista. “Así que tener un equipo de vestuario que me hiciera trajes a medida es algo nuevo y maravilloso para mí”. La elegancia nunca estuvo reñida con la villanía. Y es un clásico en los malos de la saga que este matón con ínfulas fashionistas continúa. Su vestuario no será tan excéntrico como el de Silva, pero Bautista sí se ha hecho un esmoquin para su boda próxima como el que llevó Daniel Craig precisamente en Skyfall, su película Bond favorita.

Un ‘geek’ en su interior. “Tengo el aspecto que tengo porque era tan geek cuando era joven que me acomplejé, era tan introvertido, por eso empecé hacer ejercicio”, dice Bautista, que acabó en la lucha libre “por dinero”. “Porque el único trabajo que conseguía con este aspecto era de portero o gorila”. Pero a pesar de su aspecto actual, gigante y lleno de tatuajes, “internamente” sigue siendo un geek. Va a las Comic-Con disfrazado de “un Batman fan de Star Wars”. “¿No es el disfraz más gracioso del mundo? La gente no lo entendió”, se lamenta. Conocimientos nerd que pueden ser muy útiles en una película de Bond para entrar directo a la lista de mejores villanos como Mr. Wint y Mr. Kidd, los freaks de Diamantes para la eternidad.Resultado: La fuerza bruta y astucia de Mr. Hinx dejará a Bond agotado para cuando llegue a encontrarse con Oberhauser, quien no será muy fuerte, pero seguramente un villano mucho más temido. Pero Goldfinger no sería Goldfinger sin Oddjobs. Ni Rosa Klebb habría conseguido nada sin Red Grant.

'Spectre' se estrena en cines el 6 de noviembre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción