Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 fotos

Lujuria y ternura del fantasma en Manila

Jaime Gil de Biedma viajó y vivió en la capital de Filipinas en varias ocasiones. Allí comienza a escribir su Retrato del artista en 1956, discurso interior asaltado por encuentros sexuales, reflexiones sobre la escritura y la situación de España, y su inmersión, no exenta de ternura, en la difícil realidad de su país de acogida

  • 1Primera guarida 
  • 2Maricones en los árboles 
  • 3Una casta de aburridos 
  • 4Anticolonialista 
  • 5Tibia provocación 
  • 6El español de los cantantes 
  • Se topa con la efigie de José Rizal, héroe y mártir de la independencia filipina de España. "Su estatua siempre a la vista cuando salgo del hotel, cerca del lugar donde lo fusilaron, lo poco que conozco de su vida y las elocuentes prédicas rizalianas de Chris me han despertado un sentimiento muy vivo de interés, hecho de simpatía, piedad, admiración y de vergüenza española por la brutal injusticia cometida. Casi diría que estoy un poco enamorado de él –era un mestizo muy atractivo". Sobre el poema testamentario de Rizal,  Mi último adiós,   habla de "un verso penúltimo que me gusta mucho y que parece escrito por un poeta de los años veinte de este siglo:  Adiós, dulce extranjera, mi amiga, mi alegría".
    7Saludo a Rizal Se topa con la efigie de José Rizal, héroe y mártir de la independencia filipina de España. "Su estatua siempre a la vista cuando salgo del hotel, cerca del lugar donde lo fusilaron, lo poco que conozco de su vida y las elocuentes prédicas rizalianas de Chris me han despertado un sentimiento muy vivo de interés, hecho de simpatía, piedad, admiración y de vergüenza española por la brutal injusticia cometida. Casi diría que estoy un poco enamorado de él –era un mestizo muy atractivo". Sobre el poema testamentario de Rizal, Mi último adiós, habla de "un verso penúltimo que me gusta mucho y que parece escrito por un poeta de los años veinte de este siglo: Adiós, dulce extranjera, mi amiga, mi alegría".
  • 8Chinos y chinoyes 
  • 9Nostalgias ridículas 
  • 10Peleas de gallos 
  • 11Al rico embrión de pato 
  • 12"Everybody is game" 
  • 13Biniboys 
  • 14Du duá y miseria 
  • 15Burdel de niños 
  • "De paso por San Luis, camino del Casino, reconozco de pronto un olor y casi me detengo. El olor de los barrios humildes del litoral de España: pescado frito. Alguien está friendo con aceite de oliva. La sensación es aquí rara, y me toma con fuerza. El olor a diario y el olor a pobre cambian mucho de país a país. Conozco el aroma a pescado seco, a mango verde y a  bagong  [sic, un condimento hecho a partir de anchoas fermentadas en salazón] de casa de David y de mil casas miserables de Manila, olido al pasar. En España llegaría como una brusca bocanada, en el trópico no: la humedad, el calor, la igualdad de temperatura entre la casa y la calle hacen que se difunda imperceptiblemente y que apenas se adquiera conciencia de él".
    16Pescado seco,

    mango verde 
    "De paso por San Luis, camino del Casino, reconozco de pronto un olor y casi me detengo. El olor de los barrios humildes del litoral de España: pescado frito. Alguien está friendo con aceite de oliva. La sensación es aquí rara, y me toma con fuerza. El olor a diario y el olor a pobre cambian mucho de país a país. Conozco el aroma a pescado seco, a mango verde y a bagong [sic, un condimento hecho a partir de anchoas fermentadas en salazón] de casa de David y de mil casas miserables de Manila, olido al pasar. En España llegaría como una brusca bocanada, en el trópico no: la humedad, el calor, la igualdad de temperatura entre la casa y la calle hacen que se difunda imperceptiblemente y que apenas se adquiera conciencia de él".
  • Lejos del centro de Manila, en torno a la flamante Ayala Avenue, se erige el barrio del futuro. Arranca y rezaga la escritura de su largo poema  Las Afueras . Confiesa que "detrás de cada movimiento de  Mirad la noche del adolescente…  hay semanas y semanas de obsesión, no importa que separadas por periodos de indiferencia bastante largos".  Mirad la noche del adolescente.  Atrás quedaron las solicitudes  del día, su familia de temores,  y la distancia pasa en avenida  de memorias o tumbas sin ciudad,  arrabales confusos lentamente  apagados. La noche se afianza  hasta los cielos cada vez, contigua  la sien late en el centro .
    17Las Afueras Lejos del centro de Manila, en torno a la flamante Ayala Avenue, se erige el barrio del futuro. Arranca y rezaga la escritura de su largo poema Las Afueras. Confiesa que "detrás de cada movimiento de Mirad la noche del adolescente… hay semanas y semanas de obsesión, no importa que separadas por periodos de indiferencia bastante largos". Mirad la noche del adolescente. / Atrás quedaron las solicitudes / del día, su familia de temores, / y la distancia pasa en avenida / de memorias o tumbas sin ciudad, / arrabales confusos lentamente / apagados. La noche se afianza / hasta los cielos cada vez, contigua / la sien late en el centro.
  • 18Días de Pagsanján 
  • 19Yates y buques de guerra 
  • 20Será toda su vida 
  • En Filipinas, a principios de la década de 1960, Jaime Gil de Biedma (derecha) posa con Manuel Meler, presidente y director general de la Compañía General de Tabacos de Filipinas desde 1969 a 1989.
    21En Filipinas, a principios de la década de 1960, Jaime Gil de Biedma (derecha) posa con Manuel Meler, presidente y director general de la Compañía General de Tabacos de Filipinas desde 1969 a 1989.
  • En Manila, a principios de los setenta.
    22En Manila, a principios de los setenta.
  • Jaime Gil de Biedma interviene en un consejo de la Compañía de Tabacos de Filipinas en Manila, en 1978.
    23Jaime Gil de Biedma interviene en un consejo de la Compañía de Tabacos de Filipinas en Manila, en 1978.

Más información