Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Messi del islamismo moderado marroquí

En el centro de la polémica, Abdelilá Benkirán busca renovar su mandato en 2016

Jamás en la historia de Marruecos las principales ciudades del país habían estado gobernadas por los islamistas. Sin embargo, desde el pasado 4 de septiembre, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), islamista moderado, se ha impuesto en nueve de las diez ciudades más pobladas. Detrás de esa victoria, que allana el camino para vencer en las legislativas del próximo año, hay varios factores. Pero uno de los principales es el carisma del secretario general del PJD y presidente del Gobierno, Abdelilá Benkirán, de 61 años.

Ya hay quien le llama el Messi del islamismo. También le apodan Benkishow, por su afición a los insultos y chistes en las sesiones del Parlamento. Sus admiradores destacan su buena cintura para negociar y honestidad. Recuerdan que este licenciado en Ciencias Físicas aún vive en la misma casa de Rabat que ya habitaba cuando llegó al poder en enero de 2012.

Benkirán usa un lenguaje llano que cautiva al electorado de un país en el que casi 10 millones de sus 33,5 millones de habitantes son analfabetos. Para sus detractores, en cambio, ese lenguaje es soez y vulgar, a la altura de un presidente que llama imbéciles a los líderes de la oposición.

En su relación con el rey Mohamed VI, Benkirán ha sabido obedecer y convivir sin estridencias. Pero el hecho de que su islamismo sea moderado no es óbice para que tenga muy claras las líneas rojas que la sociedad no debe traspasar.

Benkirán intentó, sin éxito, multar al canal de televisión pública 2M por transmitir en junio un concierto de la cantante estadounidense Jennifer López que él juzgó indecente. Hoy por hoy, este islamista moderado es quien tiene más opciones para obtener su segundo mandato presidencial en 2016. La izquierda parece borrada del mapa. Y solo el Partido de la Autenticidad y Modernidad, fundado por un íntimo amigo de Mohamed VI, le hace sombra a Benkirán.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.