Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

8 de cada 10 personas son incapaces de hacer discursos de un minuto

Una tesis sostiene que somos individuos de la 'Cultura light': sabemos poco de muchos temas

El 85,54% de las personas no somos capaces de mantener un discurso coherente de un minuto sobre un tema de actualidad. Esta conclusión forma parte de una tesis doctoral recién publicada llamada “El predominio de la levedad en la comunicación posmoderna”, del profesor Joaquín García-Lavernia, de la Universitat Abat Oliba. Para ello se preguntó a 380 estudiantes universitarios o egresados qué saben sobre tres temas: Zapatero, Obama y el Barça. A pesar de que tenían tiempo indefinido para sus respuestas, el 85% no llegó a un minuto sin vacilar o perder la coherencia.

El objetivo de la investigación es medir la reacción espontánea de las personas y verificar la cantidad de información que usamos. “Recurrimos a universitarios y a personas licenciadas porque en teoría deben tener más recursos para hacer exposiciones que vayan más allá de Obama es un Presidente negro”, explica García-Lavernia. El profesor asegura que sus conclusiones tienen una fiabilidad de entre el 80 y el 90%.

Esta investigación defiende que estamos sumergidos en una sociedad basada en la Cultura light, concepto creado por el comunicólogo Ramón Massó, que sostiene que la comunicación actual se basa en tres pilares, tres axiomas de la vida actual: Espectáculo (“Divertirse hasta morir”), moda (“Lo nuevo es bueno por ser nuevo”) y levedad (“O se entiende a la primera o no funciona”). Si se cumplen estos tres factores, la tesis asegura que el mensaje tendrá éxito y circulará: “Esta es la cultura que predomina en la sociedad posmoderna, que se mueve con poca información pero sobre muchos temas. Tiene un riesgo: la levedad light puede llevar a una infantilización de la sociedad”, afirma García-Lavernia.

"El éxito de la comunicación ahora se basa solo en tres pilares: espectáculo, moda y levedad"

Joaquín García-Lavernia

Por estos motivos fracasan los programas de televisión más intelectuales que acaban desplazados a los terrenos nocturnos de la parrilla: “A esas horas solo hay porno, que es espectáculo, siempre está de moda y se entiende a la primera. No pueden competir contra eso”, bromea el profesor. Las conclusiones de esta investigación sobre el tipo de información que consumimos y usamos en nuestro día a día pueden resultar útiles para agencias de comunicación de partidos políticos, empresas e instituciones: “O se adaptan a estos tres pilares o no tendrán ningún éxito”, sentencia el profesor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >