Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así cambia el cuerpo de un hombre después del parto

Bienvenido al baile hormonal de la paternidad. ¿Cómo nos enfrentamos al sexo? ¿Estamos más blanditos y/o irritables? ¿Pensamos que algo estamos haciendo mal?

Hombre sorprendido por lo que le viene encima.
Hombre sorprendido por lo que le viene encima. Getty Images

¿Recuerda cuando fue padre por primera vez y le tuvieron un rato esperando enfundado en una ridícula bata verde hasta que por fin le dejaron entrar a presenciar el espectáculo? Ese día, mientras su pareja empujaba, la criatura asomaba y usted, ubicado donde no pudiera estorbar, esbozaba su sonrisa más cándida, empezó su papel de comparsa, de tercero en discordia. Un parto, claro, es esencialmente cosa de dos. El bebé es la estrella, y la mamá quien sufre en sus carnes el proceso mientras su mente soporta el estrés de la situación. Depresión posparto, cambios de humor, episiotomía, distensión del suelo pélvico, grietas en los pechos, estrías en la barriga: todas estas cosas le pasan a ella. ¿Y a nosotros? Evidentemente, los hombres también sentimos cosas en esa fase excepcional. No sólo emocionales.

Quizá, en ese trance, tenga la sensación de que el gimnasta sexual que un día fue ha desaparecido en combate. Vamos, que no tiene ganas. Tal vez haya percibido cómo su temperamento sufre altibajos: tan pronto se vuelve tan dulce como una yema de Santa Teresa como se irrita, al encontrarse desplazado y con sus rutinas trastocadas. Todo esto es perfectamente normal y se debe a un proceso que empieza a ser estudiado científicamente: los partos también alteran las hormonas masculinas.

Bye, bye, testosterona

Un estudio publicado en 2011 por la Universidad de Northwestern, en Illinois (EE.UU.), apunta que la testosterona huye en estampida cuando tenemos descendencia. “En especies en las que los machos también cuidan a los recién nacidos”, afirma el estudio, “la testosterona a menudo es alta durante períodos de apareamiento, pero luego disminuye para permitir el cuidado de la descendencia resultante”. Por si hay que recordarlo, en los mamíferos masculinos la testosterona es la hormona que estimula los rasgos y situaciones relacionados con el apareamiento, como la musculatura, la libido, la agresividad y el cortejo. Otro estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Indiana (EE. UU.), más puntilloso, afirma que incluso el hecho de dormir en la misma habitación que nuestro bebé influye en ese declive de la testosterona.

Acabo de tener un hijo, ¿no debería ser el hombre más feliz y entregado del mundo? ¿Cómo es que estoy permanentemente enfurruñado?

Es evidente que, tras un parto, cada centímetro del cuerpo de la mujer es perfectamente consciente de su transformación, pero ¿cómo saben las hormonas masculinas que hemos sido padres o con quién compartimos habitación? El endocrinólogo Manel Puig, presidente de la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición) lo explica: “Las hormonas tienen un control cerebral: en concreto las de las gónadas [las glándulas que producen las células y hormonas de la función reproductora] están sujetas a una regulación en una zona del hipotálamo, la cual tiene conexiones cerebrales múltiples. Ante una situación vivencial concreta se pueden producir una serie de estímulos a nivel del sistema nervioso central que modifiquen la secreción hormonal”.

Esta fuga de testosterona puede empezar antes incluso del nacimiento del bebé: la simple perspectiva de la etapa maravillosa que se nos viene encima puede provocarla. “Cualquier situación que cognitivamente sea previsible puede generar una serie de modificaciones orgánicas, entre ellas las hormonas”, añade el doctor Puig. “Exactamente igual que ocurre, por ejemplo, cuando, antes de comer, nuestro organismo pone en marcha mecanismos que condicionan la salivación”.

Mujer y hombre mostrando sus respectivos 'embarazos'.
Mujer y hombre mostrando sus respectivos 'embarazos'. Getty Images

¿Cabe deducir, pues, que esa disminución de los niveles de testosterona podría contribuir a dulcificar nuestro carácter en ese periodo en que tenemos que dar la talla como padres? “A lo mejor. Sería una interpretación muy simple, pero podría ser”, responde el especialista. “La testosterona es una hormona que se liga a una serie de efectos de anabolismo, de agresividad. Un nivel excesivo de testosterona comporta una serie de cambios, nos vuelve más agresivos. En consecuencia, se podría inferir que la situación opuesta pueda inducir cambios a la inversa”. En todo caso, está por ver si esa bajada hormonal se da por igual en hombres de todas las edades y procedencias. “A partir de aquí todo es especulativo, pero perfectamente posible”, apostilla.

Carrusel emocional

Si hay un punto de inflexión en la vida tanto de un hombre como de una mujer es cuando se convierten en padres. La paternidad implica un cambio de hábitos, que algunos pueden interpretar como una pérdida de libertad. Obviamente, conlleva una serie de obligaciones logísticas: desde educar y alimentar a los hijos hasta llevarlos al médico, al colegio, reuniones de padres… Durante los primeros meses repercute en el descanso de la pareja y modifica su relación: ¡hemos perdido el trono! (ahora el bebé es el rey).

Cómo nos afecte todo ello depende de varios factores. “Tiene que ver con nuestra personalidad y las metas vitales. En un hombre que siempre ha deseado tener hijos los cambios van a ser menores”, expone Enrique García Huete, director de Quality Psicólogos. “Por otra parte, si soy muy introvertido y necesito mi espacio, un hijo me puede crujir: De repente hay una enorme cantidad de estímulos, se rompen mis rutinas, ya no puedo leer el libro que quería leer… Lo mismo si soy muy extrovertido y me priva de hacer muchas cosas. Ahí se pueden dar lo que llamamos disonancias cognitivas, que se manifiestan en una sensación de malestar por un lado, pero a la vez de comprensión, porque es nuestro hijo”, señala García Huete.

Si soy muy introvertido y necesito mi espacio, un hijo me puede 'crujir': De repente hay una enorme cantidad de estímulos, se rompen mis rutinas, ya no puedo leer el libro que quería leer…"

Enrique García Huete, psicólogo

Lo cual, a su vez, puede derivar en un estado de confusión: acabo de tener un hijo, ¿no debería ser el hombre más feliz y entregado del mundo? ¿Cómo es que estoy permanentemente enfurruñado? ¡Soy un mal padre! Javier Robles, 48 años, creativo publicitario, pasó hace unos años por ello: "Pasas de la felicidad más plena en el momento del parto a una etapa complicada, en la que duermes poco, surgen discrepancias con tu pareja respecto a cómo resolver algunos temas relacionados con el bebé y tienes que renunciar a algunas cosas que te gustan".

“En aquellos hombres que quieren vivir su paternidad con responsabilidad todo esto puede generar un sentimiento de culpa”, confirma el psicólogo García Huete. Nos sentiremos frustrados, nos pondremos de mal humor, y eso nos impedirá ejercer de padres con la sonrisa exigible…, y entraremos en un desagradable círculo vicioso. El papá Javier toma otra vez la palabra: "Por ejemplo, dejé de asistir a un curso de inglés que me apetecía porque coincidía con la hora del baño y la cena del bebé. Quería disfrutar de ese momento, pero renunciar a algo que te gusta, aunque sea para hacer algo que te va a gustar más, no es fácil. Algunas veces, a lo largo del día, me comportaba como un gruñón".

Tercia Belén Luengo, 41 años, técnico de márketing, que cuenta su experiencia: "Conocí una parte de mi pareja que no había visto. Es un hombre cariñoso y detallista, y así se había comportado durante el embarazo. Cuando nació el niño era también cariñoso, pero en algunos momentos le notaba preocupado y un poco cascarrabias. Creo que no llegó a asumir del todo que durante un tiempo su vida iba a cambiar. A medida que el bebé crecía y él lo fue aceptando, volvió a ser el que era".

La mejor manera de evitarlo, recomienda el psicólogo, es tratar de mentalizarnos de esta nueva realidad antes de que la criatura llegue a nuestras vidas. “Si logramos anticiparnos de lo que va a suponer, los efectos emocionales son menores”, asegura. Claro que la realidad supera siempre las expectativas. En cualquier caso, con el paso de tiempo recordaremos esos días como los mejores de nuestras vidas. Con esa idea en mente, seguro que podemos con todo.

 

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información