Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vivir entre la escuela y la cárcel

En Cochabamba, un grupo de voluntarios lleva al colegio a los niños que viven en prisiones con sus madres

  • A las siete y media de la mañana, el autobús del Centro de Atención Integral Carcelario recorre las cinco cárceles de Cochabamba para recoger a algunos de los niños que viven presos con sus familias -más de dos mil en todo el país, según la ONU- y llevarlos a la escuela.
    1A las siete y media de la mañana, el autobús del Centro de Atención Integral Carcelario recorre las cinco cárceles de Cochabamba para recoger a algunos de los niños que viven presos con sus familias -más de dos mil en todo el país, según la ONU- y llevarlos a la escuela.
  • Mientras los niños van a la escuela, sus madres trabajan en el interior de las cárceles.
    2Mientras los niños van a la escuela, sus madres trabajan en el interior de las cárceles.
  • Durante seis horas al día, las madres dejar ir a sus hijos fuera de la cárcel para asistir a la escuela y a actividades de apoyo escolar.
    3Durante seis horas al día, las madres dejar ir a sus hijos fuera de la cárcel para asistir a la escuela y a actividades de apoyo escolar.
  • En el CAICC, los niños juegan tras salir de la escuela y antes de volver a los centros penitenciarios.
    4En el CAICC, los niños juegan tras salir de la escuela y antes de volver a los centros penitenciarios.
  • Emili es la hija del conductor del bus, un hombre que se sumó al CAICC tras salir de la cárcel.
    5Emili es la hija del conductor del bus, un hombre que se sumó al CAICC tras salir de la cárcel.
  • Cárcel de San Pablo, una de las cinco prisiones en Cochabamba.
    6Cárcel de San Pablo, una de las cinco prisiones en Cochabamba.
  • Los lazos afectivos entre madre e hijos se mantienen pese a la situación de privativa de libertad.
    7Los lazos afectivos entre madre e hijos se mantienen pese a la situación de privativa de libertad.
  • Una madre en el interior de una celda en la cárcel de San Pablo. Aquí duerme con sus dos hijas.
    8Una madre en el interior de una celda en la cárcel de San Pablo. Aquí duerme con sus dos hijas.
  • Las malas condiciones en el interior de la cárcel obliga a muchas mujeres a dormir en el piso.
    9Las malas condiciones en el interior de la cárcel obliga a muchas mujeres a dormir en el piso.
  • Una niña juega con las fotos de su madre en el patio de la cárcel San Pablo.
    10Una niña juega con las fotos de su madre en el patio de la cárcel San Pablo.
  • San Pablo es la cárcel de mujeres más pequeña de Bolivia: no alcanza los 200 metros cuadrados.
    11San Pablo es la cárcel de mujeres más pequeña de Bolivia: no alcanza los 200 metros cuadrados.
  • Muchas de las madres que no pueden estar con sus hijos sufren depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales.
    12Muchas de las madres que no pueden estar con sus hijos sufren depresión, ansiedad y otros trastornos emocionales.
  • En el CAICC cuentan con un comedor para brindar alimentación equilibrada a los niños.
    13En el CAICC cuentan con un comedor para brindar alimentación equilibrada a los niños.
  • Los niños en el interior de la cárcel, a la espera de la llegada del bus.
    14Los niños en el interior de la cárcel, a la espera de la llegada del bus.
  • El autobús que lleva más de una década recorriendo las cárceles en Cochabamba.
    15El autobús que lleva más de una década recorriendo las cárceles en Cochabamba.
  • Los bebés hasta tres años pueden asistir a la guardería, y así pueden salir de las celdas unas horas al día.
    16Los bebés hasta tres años pueden asistir a la guardería, y así pueden salir de las celdas unas horas al día.
  • Más de 800 niños han podido asistir a la escuela tras este trabajo colectivo.
    17Más de 800 niños han podido asistir a la escuela tras este trabajo colectivo.
  • 18 Ir a noticia