Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

JLo desata la indignación del Gobierno islamista de Marruecos

El ministro de Comunicación califica de “inaceptable” la difusión en la televisión pública de un concierto de la cantante

Jennifer Lopez
Jennifer Lopez, durante su actuación. AFP

Aún no se ha pagado en Marruecos la polémica por la censura previa de la película Much Loved, que retrata la vida de cuatro prostitutas en Marrakech, cuando ha surgido otra este fin de semana con Jennifer López. El ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno, Mustafá al Jalfi, ha criticado en las redes sociales el hecho de que un canal de la televisión pública retransmitiera un concierto ofrecido por la cantante estadounidense el viernes por la noche en Rabat.

Jennifer López salió al escenario con la misma ropa y el mismo estilo sensual que suele emplear en todos sus espectáculos. "Estoy tan contenta de estar aquí esta noche. Llevaba años queriendo venir. Gracias por teneros (...) Quería hacer algo especial para vosotros. Os quiero mucho", dijo Jennifer López antes de dedicar a los marroquíes su canción First Love.

#mawazinefestival #bigbooty #throwyahairbackbreak #SHAKETHAT

Un vídeo publicado por Jennifer Lopez (@jlo) el

Sus palabras no convencieron a los miembros del Gobierno, integrado por una coalición donde la mayoría se encuentra en manos del islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD). El ministro de Comunicación, Mustafá al Jalfi, tachó de “rechazable e inaceptable, además de contrario a la ley” la difusión del espectáculo en el canal público 2M. El portavoz del Gobierno indicó que el “comportamiento irresponsable de esta cadena desafía a la sociedad marroquí”. A las críticas se sumó el ministro de Transporte, Aziz Rebbah, quien calificó de “demasiado desnuda” su vestimenta.

El ministro de Comunicación añadió que recurriría ante la Alta Autoridad Audiovisual (HACA, en sus siglas en francés) para que hiciese respetar la ley. También anunció que contactaría con el comité de ética de la cadena pública para “examinar la dimensión ética de la difusión”.

And we're here!!! Hello Morocco!!

Una foto publicada por Jennifer Lopez (@jlo) el

Lo cierto es que buena parte de la sociedad marroquí se quedaron esa noche ante sus televisores viendo el espectáculo. Y que 160.000 personas en Rabat acudieron a verlo en directo, a las nueve de la noche y pagando el equivalente a 120 euros la entrada. Entre los espectadores ilustres se encontraba la princesa Lalla Salma, esposa del rey Mohamed V, y sus hijos, el príncipe heredero Moulay Hassan y la princesa Lalla Khadija.

El concierto abrió la 14ª edición del festival Mawazine de Músicas del Mundo, que se celebra en Rabat hasta el 6 de junio y lo patrocina el rey Mohamed VI. Sin embargo, el principal partido de la oposición, el conservador Istiqlal, también ha atacado al canal público por emitir el concierto.

En la prensa no han faltado críticas irónicas hacia el ministro de comunicación. Un columnista del diario marroquí Libération señala en la edición de este lunes que Mustafá al Jalfi tendría que haberse ido a acostar en vez de quedarse tres largas horas viendo el concierto en la tele o en el ordenador. “No sabemos si en su fuero interno el ciudadano Jalfi disfrutó del concierto”, señala el periodista Mohamed Benarbia.

Jennifer Lopez, durante su actuación.
Jennifer Lopez, durante su actuación.

En las redes sociales hubo quien criticó a la cantante, de 45 años, y otros que ensalzaron su espectáculo y atacaron al ministro. El lector del Huffington Post Magreb, Mohamed Essaadaoui, sin embargo, pedía que el ministro de Comunicación tome medidas “draconianas”, contra la dirección del canal. A lo cual, otro lector, Abdelilá Wahbi, replicaba: “Parece que el ministro no es consciente de la época en que vivimos. Estamos en 2015, señor, usted no puede detener el tiempo ni imponer su estrechez de miras. (…) Sí, ustedes son muchos los que prefieren vivir en la noche de los tiempos, pero los años de luz surgirán de forma inevitable. Lea la historia de Europa: Edad Media, años de luz…”.

El caso de Jennifer López es solo la última muestra de la división que vive en la actualidad la sociedad marroquí. Una sociedad donde aún se castiga con cárcel las relaciones fuera del matrimonio y la homosexualidad, pero donde las mujeres van consiguiendo día a día pequeños avances en la lucha por la igualdad ante la ley.

Más información