Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Virunga como salvavidas

El parque nacional más antiguo de África es clave para la estabilidad de la República Democrática del Congo

El Parque Nacional de Virunga es uno de los lugares con mayor biodiversidad de África.
El Parque Nacional de Virunga es uno de los lugares con mayor biodiversidad de África.

El Parque Nacional de Virunga es una zona Patrimonio de la Humanidad salpicada por la corrupción, los conflictos armados y los intereses del capital occidental. Una belleza natural situada al este de la República Democrática del Congo (RDC), donde se une a las vecinas Uganda y Ruanda y que lleva en peligro desde 1994.

Producto de las secuelas del genocidio ruandés, el parque se convirtió en un refugio improvisado para los miles de desplazados que huían de la desgracia. Las montañas hicieron de hogar ante la masacre. Un amparo que no hace mucho dio cobijo al grupo rebelde M23 y convirtió esta gema biológica en un campo de batalla. Con el apoyo de los cascos azules, el ejército congoleño pudo expulsar a la guerrilla de los terrenos de Virunga, pero en paralelo se libraba otra ofensiva. La del dinero.

Se repite la historia y la cantinela se hace doctrina. Los congoleños son los más pobres en el país más rico del mundo. La RDC es un territorio vaciado a base de la explotación de oro, tungsteno y cobalto y donde las grandes empresas tecnológicas calman su apetito a base yacimientos de coltán, ese mineral imprescindible para los dispositivos electrónicos.

El parque nacional más antiguo de África. 90 años de Virunga

  • 1925 El rey Alberto I de Bélgica inaugura el Parque Nacional Alberto.
  • 1960 El Congo adquiere la independencia de Bélgica.
  • 1969 El parque es renombrado como Virunga.
  • 1979 Virunga es declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
  • 1994 El parque es clasificado Patrimonio de la Humanidad en peligro.
  • Junio – julio 2007 Siete gorilas de las montañas son asesinados en Virunga en apenas unas semanas.
  • Diciembre 2007 SOCO International firma un contracto con el gobierno congolés para operar en el Bloque V Albertine Graben y cuya mitad del terreno es parte del parque nacional de Virunga.
  • Agosto 2008 Emmanuel De Merode es nombrado Director del Parque Nacional.
  • 15 abril 2012 El turismo en el parque se paraliza debido al conflicto armado de las fuerzas congolesas con el grupo rebelde M23.
  • Julio 2012 SOCO aumenta sus acciones en el Bloque 5 hasta el 85%.
  • Diciembre 2012 El Parlamento Europeo firma una resolución para presionar al gobierno congolés para que prevenga el daño de Virunga debido a las prospecciones petrolíferas.
  • Mayo 2013 El intermediario militar de SOCO intenta sobornar a un alto cargo de los guardas forestales para espiar a De Merode.
  • Noviembre 2013 El M23 es por el ejercito congolés con la ayuda de los cascos azules de la Naciones Unidas.
  • Febrero 2014 El parque se reabre de nuevo al turismo.
  • 15 abril 2014 Emmanuel De Merode recibe dos disparos en una emboscada tras haber entregado un informe sobre las operaciones de SOCO en el parque.
  • 17 abril 2014 El documental Virunga se estrena en el Festival Tribeca de Nueva York.
  • 11 junio 2014 SOCO International publica un comunicado conjunto con WWF en el que anuncia el que cesará sus operaciones en Virunga a menos que la UNESCO y el gobierno congolés acuerden que estas no son incompatibles con el estatus de Patrimonio de la Humanidad del parque nacional.

Fuente: Global Witness.

El lucro se fija también en Virunga donde un 85% de su territorio ha sido designado a concesiones petrolíferas. El parque se reduce a un tablero dividido en bloques que se reparten las distintas petroleras y que se alarga desde el lago Alberto hasta las proximidades del lago Kivu.

Los coqueteos por explotar el crudo en Virunga se iniciaron en 2007 cuando el gobierno congoleño firmó la concesión del Bloque V a SOCO International, una petrolera británica que cotiza en la Bolsa de Londres. El acuerdo daba libertad a la multinacional para realizar sus operaciones en un área que cubre 7.500 km2, más de la mitad del espacio del parque.

Compromiso sin ficción

A Orlando von Einsiedel su simpatía le delata. Es un optimista. Cree en el potencial que tiene el ser humano para hacer las cosas bien aunque el contexto actual invite a la desgana. Antes de dedicarse a grabar documentales era un snowboarder profesional que estudiaba antropología y sus intereses pusieron rumbo a contar lo que le enfadaba del mundo. Numerosos moratones, varias cicatrices y un grave accidente lo apartaron del deporte extremo mientras comenzaba a indignarse. “El mundo es un lugar muy injusto y empecé a buscar cómo podía ayudar a mejorarlo a pequeña escala”, comenta el director británico mientras sorbe su té de jengibre.

Con su productora Grain Media ha recorrido el planeta en busca de historias cotidianas (https://vimeo.com/36290834) ya que “todos seres humanos son muy similares” y es una habitual en la serie de reportajes de AlJazeera, People and Power. Su responsabilidad como cinematógrafo se contempla en temas como la miseria, la guerra, la explotación de recursos en manos del capitalismo o la igualdad de género. Una filmografía cuyo primer documental largo, Virunga, le ha llevado a estar en la lista de los nominados a los Oscars de este 2015.

“Las películas no cambian nada por si solas. Hay que trabajar con ellas para crear impacto mostrándolas a audiencias estratégicamente elegidas”, explica el director.

Sus trabajos sin embargo siempre cuentan con la otra cara de la moneda. Graba en positivo y eso le ha hecho traer a la pantalla el único skatepark de Kabul o ejemplificar cómo con esmero las mujeres pueden enfrentarse al estigma del machismo.

Beneficiado por la caótica situación que se vive en la zona, SOCO ha hecho que su discurso sobre desarrollo cale en muchos de los habitantes que ven con buenos ojos la llegada de las perforadoras. Las promesas manidas sobre la construcción de escuelas, carreteras y hospitales son solo un parche que apenas si cubre el debate sobre la sostenibilidad.

SOCO International dejó el parque una vez finalizados sus exámenes sísmicos el pasado junio, tras siete años operando en Virunga. Sus trabajos cesaron aunque solo físicamente. Mientras otras petroleras como Shell o TOTAL cuentan con un compromiso firme de no realizar ningún trabajo en zonas específicas, la intención de la multinacional británica es la de volver al parque “a no ser que la UNESCO y el gobierno de la RDC acuerden que tales actividades son incompatibles con el estatus de Patrimonio de la Humanidad”. Y la influencia de SOCO ha surgido efecto en Kinshasa, capital congoleña, donde el gobierno ya baraja la apertura del parque a las prospecciones. “Hay que encontrar un punto intermedio para ver cómo preservar la naturaleza pero también sacar beneficio de los recursos para que las comunidades que viven allí puedan mejorar sus condiciones de vida”, dijo el presidente Matata Ponyo a la cadena británica BBC el pasado marzo

Pero Melanie Gouby, periodista freelance especializada en África central y del este, apuesta por no especular sobre el futuro del parque. La freelance francesa reconoce que la reorganización de las fronteras de Virunga es un camino largo por recorrer. “El gobierno congoleño está considerando la posibilidad de abrir el parque a las prospecciones pero todavía no se ha recopilado la información de las pruebas sísmicas de SOCO International”, dice Gouby en comunicación telefónica desde Nairobi.

Si los resultados, que se harán públicos en los próximos meses, son negativos la amenaza para Virunga se reduciría. Si por el contrario muestran viabilidad para la extracción del crudo, la decisión no sería inminente. “Si desafortunadamente se puede explotar petróleo, el gobierno de la RDC deberá iniciar conversaciones con la UNESCO”, dice Gouby.

De producirse la desclasificación de distintas zonas del parque se asentaría un precedente peligroso en el continente africano a favor de los grandes complejos financieros. “Las maniobras se producirían en el corazón de Virunga, en la zona más biodiversa y tendrían un impacto significativo”, explica Gouby quien de todas formas ve muy difícil que la UNESCO permita la propuesta al tratarse de un lugar Patrimonio de la Humanidad.

Pero no todos cuentan con la calma de Gouby. El director británico Orlando von Einsiedel sigue sin fiarse de SOCO International. “Están amenazando una parte de nuestro planeta que es única. El dinero está fomentando toda clase de intereses sospechosos que van desde grupos rebeldes a autoridades corruptas”, dice molesto von Einsiedel a Planeta Futuro.

Von Einsiedel es el creador de Virunga, un documental grabado durante un año en las entrañas del parque nacional más antiguo de África. Lo que comenzó como una película sobre la rutina de los agentes forestales giró para convertirse en una investigación que, con la ayuda entre otros de Melanie Gouby, saca a la luz los intereses de SOCO en Virunga. Durante gran parte de la película, y gracias a grabaciones en cubierto, se deja en evidencia el trabajo de la compañía británica con altos cargos del ejército congoleño, las intimidaciones a los opositores a las prospecciones petrolíferas o las conexiones con el grupo rebelde M23. Pruebas que también se detallan en el informe de Global Witness, Perforadores en la niebla, publicado en septiembre de 2014 y sobre las que la petrolera a día de hoy sigue sin dar explicaciones.

      Virunga Alliance es un proyecto que aspira a crear 6000 puestos de trabajo para 2025

“Vimos en el parque un reflejo de lo que lleva ocurriendo en el Congo durante más de cien años: intereses foráneos vienen al país y toman sus materias primas dejando desamparados a la población”, comenta von Einsiedel.

La cotidianidad del espacio natural va ligada a la encrucijada de sus habitantes. Muchos no desisten en esperar a que la situación se establezca para que Virunga saque provecho de su potencial. Pero mientras la espera se alarga, el negocio del petróleo parece una nueva oportunidad para salir adelante que enturbia incluso a los más concienzudos. Y así, la población se divide teniendo su propia supervivencia en el alambre.

“Para conservar el parque hay que escuchar los problemas de las personas”, dice von Einsiedel insistiendo en que Virunga es “una de las esperanzas que la República Democrática del Congo tiene para el desarrollo económico y la estabilidad”.

Virunga como eje para el desarrollo económico

130 agentes forestales han muerto en el Parque Nacional de Virunga desde 1996.
130 agentes forestales han muerto en el Parque Nacional de Virunga desde 1996.
Andre Bauma, uno de los cuidadores del hospicio de gorilas de montaña de Rumangabo.
Andre Bauma, uno de los cuidadores del hospicio de gorilas de montaña de Rumangabo.
Orlando von Einsiedel filmando en el orfanato para gorilas de montaña en Rumangabo.
Orlando von Einsiedel filmando en el orfanato para gorilas de montaña en Rumangabo.

Conocido por sus gorilas de montaña, el parque es, sin embargo, un ecosistema mucho más complejo. Una gema de la biodiversidad que en sus 3000m2 incluye entornos como la sabana o la jungla. Hábitats que se armonizan con volcanes activos como el de Nyiragongo que rivaliza desde el sur con las cumbres del Rwenzori, a más de 5000 metros de altura, en el sector norte del parque.

“Lo que me llevó allí no fue la belleza natural sino que el parque se centra en las personas, en usar sus recursos para traer desarrollo económico a sus pobladores”, señala von Einsiedel.

El dinero tienta y es difícil ignorarlo cuando se vive en uno de los países con menor índice de desarrollo según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En un contexto marcado por la ingobernabilidad, el desempleo o la inseguridad, la República Democrática del Congo es terreno de cultivo para la codicia. Ya lo dice un subcontratado de SOCO International en el documental Virunga: “el dinero lo mueve todo” y más cuando se vive en un presente tan despiadado.

La ardua tarea de velar por el parque recae en el director de Virunga, el belga Emmanuel De Merode, quien llegó al este de la RDC en 2008. Desde entonces intenta salvaguardar los intereses del parque y ello casi le cuesta la vida hace un año cuando sobrevivió a un intento de asesinato tras presentar un informe sobre las operaciones de SOCO en el área. Ya restablecido, De Merode lucha por sacar adelante Virunga Alliance, un plan cuyo objetivo es el de crear 60000 puestos de trabajo para 2025.

“Hay alrededor de 10000 rebeldes en el área. Si se crea empleabilidad el porcentaje de que un joven tome un arma se reduce. Así es como se crea paz de manera permanente. No solo son los animales lo que está en riesgo”, advierte von Einsiedel.

Virunga Alliance es un camino para el desarrollo económico del parque en el que, al contrario de lo que piensa el gobierno congoleño, no hay cabida para las prospecciones petrolíferas. No se necesitan las perforadoras para hacer del parque y de sus habitantes un lugar con mejores condiciones de vida.

El proyecto se basa en la sostenibilidad. Las energías renovables, una pesca sostenible, la agroindustria y el turismo son los pilares de una ecuación que hará del parque nacional un sostén para la economía congoleña. Un modelo que comparte muchas de las directrices especificadas en un informe publicado por WWF en 2013. En el documento se estima que el valor económico de Virunga alcanzaba casi los 50 millones de dólares anuales. Una cifra que se contextualiza en el desconcierto de los últimos años y que sobrepasaría los 1000 millones de dólares cada año si la zona se estabilizase.

Virunga es una de las esperanzas que la RDC tiene para el desarrollo económico y la estabilidad

Orlando von Einsiedel

Con las fases de Virunga Alliance en marcha ya se ponen cifras a un desarrollo tangible que traerá como consecuencia la construcción de colegios y centros sanitarios, el aumento de la accesibilidad a agua potable y el número de kilómetros de carretera reparados. Todo ello sin dejar que los intereses venidos de Londres se entrometan. Un proyecto que además de crear empleabilidad mejorará la vida de alrededor de cuatro millones de personas sin poner el parque nacional en peligro.

“El petróleo no es eterno mientras que si se majea adecuadamente, el parque durará para siempre. Las materias primas necesitan ser vendidas a occidente y el asunto es cómo hacerlo de la forma correcta, con vías que no sustenten la corrupción o amenacen a los Derechos Humanos. Las compañías occidentales tienen que llegar a acuerdos de mercado que no son feroces con los países implicados”, explica von Einsiedel.

A la espera de los resultados de las pruebas sísmicas de SOCO International, el parque continúa con su rutina y se hace más viejo. El pasado 21 de abril Virunga cumplió 90 años y mira a un futuro basado en la sostenibilidad económica o emborronado por el petróleo. Y con la incertidumbre de un nuevo conflicto armado.

VIRUNGA

Virunga como salvavidas

Dirección: Orlando von Einsiedel

Intérpretes: André Bauma, Emmanuel De Merode, Melanie Gouby, Rodrigue Mugaruka Katembo

Género: documental, conflicto armado, medioambiente. Reino Unido, 2014.

Duración: 100 minutos.