Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La España desértica

A principios de los años cincuenta, mucha gente comenzó a abandonar las zonas rurales para vivir en grandes ciudades y poder encontrar trabajo. Este no es solo un fenómeno del siglo pasado, sino que continua en la actualidad, y más vivo que nunca.

La zona más despoblada de España, la comarca de Molina de Aragón y el Alto Tajo tiene una densidad de 1,63 habitantes por kilómetro cuadrado, menor que la de Laponia. Mi familia materna es de esta zona y yo vivo en primera persona el abandono continuo y la escasez, cada vez más notable, de recursos básicos como las escuelas y el médico. Los jóvenes se van y los ancianos mueren, por lo que los pocos comercios que quedan no pueden subsistir. Acaba siendo un círculo vicioso.Como dijo el presidente de la Red de Desarrollo Rural, Aurelio García Bermúdez, la solución está en evitar que los jóvenes dejen los pueblos. Esto se puede conseguir aumentando los recursos destinados por el Gobierno y por el Fondo Social Europeo para crear empleos, explotando los recursos naturales y turísticos. Es el momento de corregir los errores y tomar cartas en el asunto.— Andrea Moreno Lario.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.