Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo disimular la tripa masculina sin caer en el ridículo

Las prendas. La postura. La actitud. Los consejos de un profesional de la estética para hombres que se sienten demasiado abultados

El cómico Louis CK, uno de los grandes adalides de las tripas del mundo occidental
El cómico Louis CK, uno de los grandes adalides de las tripas del mundo occidental

Sí, técnicamente es posible dejar de respirar unos segundos para que esa sublevación intestinal llamada tripa por algunos, barriga por otros, y a la que temen casi todos, se retraiga momentáneamente. Pero si tu plan no pasa por elegir qué minutos del día respirar, y cuáles dejar de hacerlo, hemos dado con algunos consejos de uso inmediato para hombres que se sienten víctimas de este problema. Porque de este problema, como de todos los relacionados con el aspecto, no es es víctima, uno se siente víctima. El que se siente estupendo con su barriga no tiene problema alguno.

Es preferible utilizar camisa a camisetas. Las costuras y arquitectura de la camisa estructuran mejor el cuerpo y lo redibujan, cuando en el fondo las camisetas o lo atan demasiado o lo deforman

Baptiste Lauron, director de moda de la revista In Style

Sin consejos de mago, de esos que prometen hacer que desaparezca lo que en el mundo real abarca unas dimensiones concretas, se pueden tomar cartas en el asunto. Los expertos en estilismo acuden con frecuencia a ecuaciones de estilo que terminan por ser efectivas y universales. “Utilizar siempre blazer o americana, y mejor abierta, crea una silueta vertical y tapa los laterales de la barriguita. Si la barriga no es demasiado grande, es recomendable usar pantalones de talle alto, la camuflan considerablemente y alargan la pierna dando una sensación de cuerpo mejor estructurado. Siempre es aconsejable usar colores oscuros, rayas verticales y efectos gráficos”, aconseja Baptiste Lauron, director de moda de la revista In Style.

El actor Danny DeVito, en un párking de Los Ángeles en 2007
El actor Danny DeVito, en un párking de Los Ángeles en 2007 Cordon Press

Y el recetario continúa: “El jersey de cuello vuelto focaliza la atención sobre el cuello más que sobre la cintura, es preferible utilizar camisas a camisetas. Las costuras y arquitectura de la camisa estructuran mejor el cuerpo y lo redibujan, cuando en el fondo las camisetas o lo atan demasiado o lo deforman. El cinturón ayuda visualmente a crear un efecto de cintura, por lo que siempre es recomendable.”

En el campo de lo que no debes hacer Lauron aconseja: “Evitar sudaderas con goma en la cintura y tejidos compuestos de lycra. Los macroestampados no están entre los aliados, tampoco los jerseys de ocho”.

Meter barriga y sacar mentón es primordial. Esto es, andar con la autoestima por delante y la seguridad de que no solo de atributos físicos se vive. Pero el mejor remedio es alimentar esa otra parte de tu cuerpo que por mucho que la cebes con grasas polisaturadas nunca te dejará en evidencia. Tu coco. No es de rigor tener el cuerpo de Cristiano Ronaldo si en tu jornada laboral no está incluido marcar goles. Si además no tienes 27 años, estás del todo exento. Habrás reparado en que aquellos que calzan una talla mayor en intelectualidad y una mucho más pequeña en desarrollo físico, también son tenidos por campeones.

Hay muchos hombres con algo de barriguita que resultan muy atractivos. Luis Tosar, Vincent Lindon o Javier Bardem son algunos de ellos. Pero más que cuestión de estilismo, en esos casos se trata de asumir el cuerpo, sin buscar ser otro

Baptiste Lauron, director de moda de la revista In Style

Sí, leer ayuda a esconder barriga. ¿Te has preguntado alguna vez por qué razón a ninguna mujer pareció importarle la barriguita de Woody Allen? ¿Por qué Rita Hayworth se enamoró de Orson Welles o Ingrid Bergman de Roberto Rossellini? Entrenar tu personalidad hasta elevarla a cotas singulares convertirá en irrelevante lo que, verdaderamente, es irrelevante. Mathieu Messager, John Giorno, Roland Barthes o Frank Lloyd Wright hicieron lo mismo. Y si en todo caso invertir en atractivo intelectual no va contigo, siempre podrás mirar el ejemplo de otros como tú que saben sacar a pasear su barriguita con mucha dignidad.

“Hay muchos hombres con algo de barriguita que resultan muy atractivos. Luis Tosar, Vincent Lindon o Javier Bardem son algunos de ellos. Pero más que cuestión de estilismo, en esos casos se trata de asumir el cuerpo, sin buscar ser otro. Y, sobre todo, se trata que tu barriguita sea un elemento asumido”, resume el director de moda de In Style.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.