Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hora del almuerzo

En Etiopía se combate la malnutrición infantil desde muchos frentes. La alimentación terapéutica es uno de ellos

  • El área de pediatría del hospital rural de Gambo, en Etiopía, acoge a niñas como Obse (izquierda), de seis meses. Ingresó con una malnutrición severa que le llevó a pesar tan solo tres kilos. Como ella, más de 300.000 niños etíopes son tratados por malnutrición cada año y un 28% de la mortalidad de menores de cinco años se debe a este mal.
    1El área de pediatría del hospital rural de Gambo, en Etiopía, acoge a niñas como Obse (izquierda), de seis meses. Ingresó con una malnutrición severa que le llevó a pesar tan solo tres kilos. Como ella, más de 300.000 niños etíopes son tratados por malnutrición cada año y un 28% de la mortalidad de menores de cinco años se debe a este mal.
  • Mitiku es otro de los niños ingresados en Gambo. Los médicos le han colocado una sonda nasográstica para alimentarle porque los vómitos le impiden comer. Padece un tipo de malnutrición llamada marasmo, causada por déficit de nutrientes y que provoca la delgadez extrema.
    2Mitiku es otro de los niños ingresados en Gambo. Los médicos le han colocado una sonda nasográstica para alimentarle porque los vómitos le impiden comer. Padece un tipo de malnutrición llamada marasmo, causada por déficit de nutrientes y que provoca la delgadez extrema.
  • Una enfermera prepara las leches preparadas F75 y F100, que constituyen el único tratamiento posible para recuperar a un niño desnutrido. La primera es hipocalórica y sirve para que el organismo recupere poco a poco las funciones renales, hepáticas e intestinales. La segunda, hipercalórica, engorda al niño a un ritmo de hasta 10 gramos diarios.
    3Una enfermera prepara las leches preparadas F75 y F100, que constituyen el único tratamiento posible para recuperar a un niño desnutrido. La primera es hipocalórica y sirve para que el organismo recupere poco a poco las funciones renales, hepáticas e intestinales. La segunda, hipercalórica, engorda al niño a un ritmo de hasta 10 gramos diarios.
  • Sutuma, de dos años y cuatro meses, descansa en la cama mientras su madre vigila con otro hermanito en brazos. La niña parece triste, y el doctor Francisco Reyes, director del hospital de Gambo, explica el motivo: “La desnutrición afecta al sistema nervioso y provoca sentimientos de desgana, miedo, apatía… Hasta son ariscos”. Estos niños presentarán también un retraso en el crecimiento y en su desarrollo intelectual, así como problemas de aprendizaje.
    4Sutuma, de dos años y cuatro meses, descansa en la cama mientras su madre vigila con otro hermanito en brazos. La niña parece triste, y el doctor Francisco Reyes, director del hospital de Gambo, explica el motivo: “La desnutrición afecta al sistema nervioso y provoca sentimientos de desgana, miedo, apatía… Hasta son ariscos”. Estos niños presentarán también un retraso en el crecimiento y en su desarrollo intelectual, así como problemas de aprendizaje.
  • Una mujer alimenta a varios de sus hijos al mismo tiempo en la sala de un centro de alimentación terapéutica. Una de las razones por las que muchos niños están desnutridos es que dejan de ser amamantados cuando nace un hermano nuevo. En Etiopía, donde las mujeres tienen una media de 5,6 hijos, esto ocurre muy a menudo.
    5Una mujer alimenta a varios de sus hijos al mismo tiempo en la sala de un centro de alimentación terapéutica. Una de las razones por las que muchos niños están desnutridos es que dejan de ser amamantados cuando nace un hermano nuevo. En Etiopía, donde las mujeres tienen una media de 5,6 hijos, esto ocurre muy a menudo.
  • En Etiopia hay muchos programas de alimentación desarrollados con fondos privados. En este, ubicado en una localidad al sur de la capital, unas 30 mujeres acuden a diario desde aldeas remotas donde no tienen este tipo de servicios. Sus hijos suelen padecer malnutrición y están muy débiles. Aquí reciben productos adecuados y también formación sobre cómo y con qué alimentar a los niños, prácticas de higiene y planificación familiar.
    6En Etiopia hay muchos programas de alimentación desarrollados con fondos privados. En este, ubicado en una localidad al sur de la capital, unas 30 mujeres acuden a diario desde aldeas remotas donde no tienen este tipo de servicios. Sus hijos suelen padecer malnutrición y están muy débiles. Aquí reciben productos adecuados y también formación sobre cómo y con qué alimentar a los niños, prácticas de higiene y planificación familiar.
  • Natascha, de tres años, llegó al centro nutricional “con los ojos hinchados como globos y el cuerpo lleno de llagas”, afirma una voluntaria del programa. Estos síntomas son provocados por el 'kwashiorkor', un tipo de malnutrición debido a la falta de algunos micronutrientes como el yodo o la vitamina A que produce hinchazón del estómago, despigmentación cutánea y eccemas. Bastante más recuperada, en la imagen come una galleta de alto contenido proteico.
    7Natascha, de tres años, llegó al centro nutricional “con los ojos hinchados como globos y el cuerpo lleno de llagas”, afirma una voluntaria del programa. Estos síntomas son provocados por el 'kwashiorkor', un tipo de malnutrición debido a la falta de algunos micronutrientes como el yodo o la vitamina A que produce hinchazón del estómago, despigmentación cutánea y eccemas. Bastante más recuperada, en la imagen come una galleta de alto contenido proteico.
  • Cuando Kadir, de dos años, llegó al centro de alimentación terapéutica, tenia hasta heridas dentro de la boca que no le dejaban comer. Su hermano gemelo sigue con la madre pero el ya se encuentra más espabilado y se ha unido al resto de los niños del centro, donde se les enseña a comer solos. Él, todavía, necesita algo de ayuda.
    8Cuando Kadir, de dos años, llegó al centro de alimentación terapéutica, tenia hasta heridas dentro de la boca que no le dejaban comer. Su hermano gemelo sigue con la madre pero el ya se encuentra más espabilado y se ha unido al resto de los niños del centro, donde se les enseña a comer solos. Él, todavía, necesita algo de ayuda.
  • La alimentación de las madres es muy importante porque si ellas no gozan de buena salud, sobre todo cuando están embarazadas o amamantando, sus hijos sufrirán las consecuencias. En los centros de nutrición se alimenta tanto a los niños como a ellas y se insiste en que den el pecho durante, al menos, los seis primeros meses de vida de sus hijos. Un 52% de las mujeres etíopes ya lo hace, según Unicef.
    9La alimentación de las madres es muy importante porque si ellas no gozan de buena salud, sobre todo cuando están embarazadas o amamantando, sus hijos sufrirán las consecuencias. En los centros de nutrición se alimenta tanto a los niños como a ellas y se insiste en que den el pecho durante, al menos, los seis primeros meses de vida de sus hijos. Un 52% de las mujeres etíopes ya lo hace, según Unicef.
  • La fafa es un puré de cereales con suplementos vitamínicos que se da a madres e hijos en centros nutricionales. Tiene un olor desagradable, pero comerlo es obligatorio para que los niños recuperen un peso de acuerdo a su edad. En la imagen, una madre alimenta a sus gemelos con este preparado.
    10La fafa es un puré de cereales con suplementos vitamínicos que se da a madres e hijos en centros nutricionales. Tiene un olor desagradable, pero comerlo es obligatorio para que los niños recuperen un peso de acuerdo a su edad. En la imagen, una madre alimenta a sus gemelos con este preparado.
  • Una mujer abraza a su pequeño, a quien lleva a un centro de alimentación terapéutica. A sus pies, dos botes de leche preparada con la fórmula F100, que se suministra cada hora a los niños con malnutrición. La leche en polvo, una alternativa habitual en los países desarrollados para madres que no pueden dar el pecho, es una utopía en este país, donde el bote cuesta unos ocho euros mientras que un sueldo medio es de unos 56.
    11Una mujer abraza a su pequeño, a quien lleva a un centro de alimentación terapéutica. A sus pies, dos botes de leche preparada con la fórmula F100, que se suministra cada hora a los niños con malnutrición. La leche en polvo, una alternativa habitual en los países desarrollados para madres que no pueden dar el pecho, es una utopía en este país, donde el bote cuesta unos ocho euros mientras que un sueldo medio es de unos 56.
  • Los 234 niños del colegio de las monjas de la orden Filipini de Adigrat, al norte del país, reciben todos los días para desayunar una hogaza de pan y un vaso de leche de fresca. Las hermanas creen que, para muchos, es la única comida completa que hacen al día.
    12Los 234 niños del colegio de las monjas de la orden Filipini de Adigrat, al norte del país, reciben todos los días para desayunar una hogaza de pan y un vaso de leche de fresca. Las hermanas creen que, para muchos, es la única comida completa que hacen al día.