Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque hacker desvela los sueldos de los actores

El pirateo informático contra los estudios de Sony descubre datos personales de Sylvester Stallone, James Franco o Beatriz, nieta de la reina de Inglaterra

El actor James Franco.
El actor James Franco. Cordon Press

Una filtración gota a gota e imparable. Un colectivo de Corea del Norte que se hace llamar Guardianes de la Paz, han atacado los estudios de Sony y los tienen contra las cuerdas. Desde hace diez días los trabajadores de sus oficinas de Londres, Los Ángeles y Nueva York van a la oficina para desarrollar su labor con papel y boli. Nada de encender el ordenador o las consecuencias podrían ser todavía peores.

Primero liberaron películas que, o bien acaban de estrenarse en cartelera, como el caso de Furia, o estaban a punto de hacerlo, como el remake del musical Annie. El estreno de To Write Love on Her Arms estaba previsto para el 15 de marzo y también fue desvelado. Después llegó el turno de los sueldos de los empleados. Así se supo que un directivo del mismo rango gana hasta 800.000 dólares anuales más que una mujer en el mismo puesto. Entre los 40 gigas de archivos pirateados se encuentra además un guion de un episodio piloto escrito por Vince Gilligan, creador de la serie Breaking Bad. Algunos datos se remontan hasta 1955.

El verdadero escándalo ha llegado al desvelarse datos personales de actores. Entre los archivos robados y expuestos en foros de Internet se encuentran copias digitalizadas de los pasaportes de Angelina Jolie, Cameron Diaz y el director Roland Emmerich, presupuestos de futuras películas, así como los datos de acceso a 179 cuentas de correo. También su domicilio y el número de la seguridad social, equivalente al NIF en España, de 47.000 trabajadores del estudio. Dentro de este colectivo, se encuentran sus actores. Sylvester Stallone aparece entre los afectados. También el director Judd Apatow. En la lista se encuentra hasta Beatriz, nieta de la reina de Inglaterra.

Los más afectados por el escándalo son Seth Rogen y James Franco, cuyo salario en la película The Interview fue de 8,4 millones dólares y 6,5 respectivamente. Esta película es, según el FBI y los propios estudios, el detonante del ataque. Se trata de una comedia sobre espionaje y cuyo argumento incluye el intento de asesinato de Kim Jong Un. G.O.P., como firma los comunicados el grupo agresor, no parece entender el humor de Hollywood: “Sony Pictures ha creado una película que daña la paz de esta zona, la seguridad y que viola los derechos humanos solo a cambio de dinero. Como esta actividad es contraria a nuestra filosofía, vamos a luchar contra la codicia de Sony Pictures”.

Jaime Blasco, director de los laboratorios de seguridad Alien Vault en Silicon Valley, no se atreve a dar una fecha para la vuelta a la normalidad en los estudios. Considera que la dispersión de información durará todavía un tiempo. Sony insiste en que el estreno en EE UU se mantendrá en la fecha prevista, la semana de Navidad.

Más información