_
_
_
_
_

Lady Gaga pone a prueba la tolerancia de Dubái

La actuación de la cantante de este miércoles desata un encendido debate en Emiratos

Ángeles Espinosa
Lady Gaga, a su llegada al aeropuerto Internacional de Dubái.
Lady Gaga, a su llegada al aeropuerto Internacional de Dubái.KARIM SAHIB (AFP)

La madre de los "pequeños monstruos" ha llegado a Dubái. Cubierta de filetes, alas de ángel o transparencias que dejan poco a la imaginación, la extravagancia de Lady Gaga parece la especia perfecta para esta ciudad de extremos. Sin embargo, la influyente sociedad emiratí es también muy conservadora. La polémica ya estaba servida desde antes de que el avión de la artista aterrizara a los pies del Burj Khalifa, donde fue recibida por cientos de seguidores.

“Lady #Gaga, no se acerque a nuestra bonita y tranquila Dubái. No es bienvenida en EAU. Estamos más felices y mejor sin usted”, tuiteaba hace unos días el politólogo Abdulkhaleq Abdulla. (EAU son las siglas de Emiratos Árabes Unidos, la federación de siete principados de los que Dubái es el más conocido).

Sus palabras desataron un encendido debate en las redes sociales, que continúa hasta hoy. Muchos de los admiradores de la diva pop se indignaron con el comentarista, considerado liberal en el entorno emiratí. Se preguntaban cuál era el problema con Lady Gaga cuando ya han actuado antes bombas sexuales como Jennifer Lopez y Rihanna. “Es mucho más extremada y sexualmente más explícita”, contestaba Abdulla poniendo de relieve los límites a la tolerancia en este país que insiste en su proyección internacional.

Sin duda muchos emiratíes comparten su opinión, pero apenas son un 10% de la población de EAU. Así que los astutos gobernantes y empresarios que gestionan el negocio del entretenimiento, el comercio o el turismo, se dirigen no sólo a la población autóctona sino a los numerosos extranjeros que viven aquí. En el caso de Dubái conviven hasta 200 nacionalidades. Aunque la mayoría son trabajadores asiáticos que no cobran en un mes lo que cuesta una entrada al concierto de este miércoles (entre 100 y 1.000 euros), también hay muchos profesionales con elevados sueldos y muchas ganas de diversión.

Además, como sucediera con el concierto de los Rolling Stones el pasado febrero, estos grandes espectáculos atraen a gente de toda la región. Emiratos, y en particular Dubái, es de lejos el país más liberal del entorno, el único en 2.000 kilómetros a la redonda donde es posible bailar al ritmo de música en directo, con una copa en la mano, y no terminar en la cárcel o deportado. Incluso aunque el show vaya a ser ligeramente descafeinado, como ha admitido la propia Lady Gaga, la ocasión es única.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ángeles Espinosa
Analista sobre asuntos del mundo árabe e islámico. Ex corresponsal en Dubái, Teherán, Bagdad, El Cairo y Beirut. Ha escrito 'El tiempo de las mujeres', 'El Reino del Desierto' y 'Días de Guerra'. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_