_
_
_
_

Cómo escribir como un agente de la CIA

La agencia publica en Internet su manual de estilo; un documento conocido por pocos que indica cómo debe expresarse un espía

Tom C. Avendaño

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Obama, rodeado de informes concisos y con pocos adjetivos, en una reunión sobre la situación en Pakistán en noviembre de 2009, junto con el vicepresidente Joe Biden y la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton
Obama, rodeado de informes concisos y con pocos adjetivos, en una reunión sobre la situación en Pakistán en noviembre de 2009, junto con el vicepresidente Joe Biden y la entonces secretaria de Estado Hillary ClintonSIPA USA/SIPA /Cordon Press

Un buen espía ha de rezumar encanto y saber enterrar a una novia tras otra si quiere trabajar para el MI-6 y si las novelas de James Bond nos han enseñado algo. También conviene que sepa mentir como un bellaco, manejarse con máscaras y darse un aire a Tom Cruise, si aspira a que le contrate el IMF. Y tener, en caso de que acabe en el infierno burocrático de El topo, un arsenal de Prozac a mano. Pero en ningún caso se puede considerar buen espía a alguien que no escriba claro. Ya lo dice el libro de estilo de la CIA, un documento cuya existencia nadie conocía hasta que se publicó discretamente en Internet el año pasado y que ha empezado a rodar por redes sociales la semana pasada: “Un buen servicio de espionaje depende en gran medida de una escritura clara y concisa. Ni la información que reúne la CIA ni los análisis que resultan de ella servirán de nada si no está expresada de forma útil”.

Esta octava edición del manual se publicó el año pasado gracias a una orden amparada por la Ley de Libertad de Información; tan discretamente lo hizo que pasó desapercibido hasta que, la semana pasada, usuarios de redes sociales empezaron a moverlo

Como punto de partida de todo manual de estilo, el consejo es razonable. Más que el título, al menos: Manual de estilo y guía para escritores de publicaciones de espionaje. Nadie se esperaba que la Agencia Central de Inteligencia (CIA según sus siglas en inglés) fuera tan exquisita como para imponer normas lingüísticas a sus empleados de la misma forma que lo hace un periódico, una revista, los informativos de una televisión, u otros prescriptores tradicionales de lenguaje. La existencia de este texto era algo tan secreto que solo se publicó en la Red (¡su octava edición!) por una orden particular amparada en la Ley de Libertad de Información (FOIA, siglas en inglés); y aun así, el documento, un PDF de 185 páginas, no tuvo gran repercusión hasta que algún usuario lo encontró y se empezó a compartir por redes sociales.

A la CIA no le gusta que se escriba imperialismo estadounidense si no es entre comillas. Ni que se hable de Mundo Libre ("es impreciso"). No pide que se desarrolle las siglas de ningún misil: ni ABM, ICBM, IRBM...

Un libro de estilo está para que su emisor se posicione en su relación con el lenguaje y despeje las áreas grises que no dejan de connotar ideología (por poner un ejemplo, si el idioma predominante en España en el castellano o el español). En el caso de la CIA, estas normas tienen algo más de gracia por lo que dicen de la agencia. Gracias a sus notas, a veces sarcásticas, a veces agresivas, pero siempre meridianas y estrictas, sabemos que a la CIA no le gusta que se emplee la frase imperialismo estadounidense si no es entre comillas (las llamadas en inglés scare quotes, que cuestionan que su contenido sea verdad). Tampoco le gusta que se hable del Mundo Libre ("es demasiado impreciso"). Sí le gusta que solo las guerras que lo merezcan lleven G mayúscula (la Guerra de los Seis Días, que no la guerra de Vietnam porque, total, esta última nunca llegó a declararse: fue una acción militar). Y no necesita que nadie desarrolle las siglas de ningún misil: ni ABM, ni ICBM, ni IRBM, ni SAM, ni mucho menos SRBM.

En todo el documento hay matices igualmente reveladores, o directamente cómicos, que recogemos en esta lista. Salvo que vaya entre corchetes, lo que aquí pone está sacado literalmente del libro de estilo:

Tampoco están nada mal las indicaciones de fondo que pide a sus espías:

Al escritor Christopher Koch, autor de El año que vivimos peligrosamente pero sobre todo The memory box, se le escapó antes de morir aquello de: “He conocido a muchos espías que quieren terminar de novelistas y a muchos novelistas que, por supuesto, terminaron de espías”. Ahora, ese chascarrillo parece haber adquirido un nuevo significado.

Sobre la firma

Tom C. Avendaño
Subdirector de la revista ICON. Publica en EL PAÍS desde 2010, cuando escribió, además de en el diario, en EL PAÍS SEMANAL o El Viajero, antes de formar parte del equipo fundador de ICON. Trabajó tres años en la redacción de EL PAÍS Brasil y, al volver a España, se incorporó a la sección de Cultura como responsable del área de Televisión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_