Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madonna vuelve a tomarla con Marine Le Pen

La cantante alerta sobre la subida del "fascismo" en Francia en su cuenta de Instagram con una imagen de la política

La líder del Frente Nacional ya denunció a la reina del pop en 2012 por relacionarla con el nazismo en sus conciertos

La cantante Madonna.
La cantante Madonna.

Acostumbrada a los compromisos políticos, la diva estadounidense Madonna ha vuelto a demostrar que sigue de cerca y que se preocupa por la actualidad en el mundo. Aunque con unos días de retraso, la cantante de 55 años reaccionó esta semana a los resultados históricos del partido de extrema derecha el Frente Nacional (FN) en las europeas del pasado 25 de mayo, en las que fue el partido más votado de Francia. A través de su cuenta de Instagram ha alertado sobre la subida del “fascismo” en el país vecino, una situación que ha comparado con Ucrania, Rusia y hasta Venezuela. La artista afincada en Londres ya había protagonizado una sonada polémica con la presidenta del FN, Marine Le Pen, hace dos años y tuvo entonces que dar marcha atrás.

Madonna publicó el lunes en su cuenta de Instagram, que tiene más de 1,6 millón de seguidores y está enlazada a su cuenta de Twitter, la impactante portada del diario Liberation del día después de las elecciones. En ella se ve una fotografía a toda página de la presidenta del partido de extrema derecha, Marine Le Pen, sobre un fondo con una bandera europea con el titular: La Francia FN. “Ucrania, Rusia, Venezuela… ¿y ahora Francia?”, escribe la cantante en el pie de foto, comparando así la situación en los cuatro países, en un texto acompañado por palabras claves (hashtags) igual de explícitas: lucha contra el fascismo, lucha contra la discriminación, lucha contra la mentalidad de linchamiento, lucha contra el odio, lucha por la libertad, revolución del amor. El miércoles por la tarde la imagen tenía más de 22.000 me gusta.

Sin entrar a valorar los calificativos vertidos por la artista estadounidense Louis Aliot, compañero sentimental de Le Pen, vicepresidente del FN y nuevo diputado europeo, utilizó otra red social, la de Twitter, para responderle en tono despectivo: “Madonna imita a Yannick Noah: fin de carrera complicado…”, escribió el martes en su perfil, en referencia al cantante y extenista francés que esta semana acaba de estrenar disco con una canción, Mon Combat, dedicada a la lucha contra el FN. Unas horas después, añadió en la misma cuenta: “En política también, la Abuela Gaga va rezagada”.

No es la primera vez que la reina del pop la toma con la presidenta del Frente Nacional. Durante su gira MDNA Tour iniciada en la primavera de 2012 en Tel Aviv, mostraba durante los conciertos un vídeo en el que se veía a la líder política con una cruz gamada dibujada en la frente para acompañar el tema Nobody Knows Me. La polémica alcanzó dimensiones mayores cuando la artista emitió el vídeo en el Stade de France de París, en julio de 2012, provocando una demanda por parte del partido por “injuria pública”.

Le Pen recurrió entonces al mismo argumento esbozado hoy por el vicepresidente del partido, el de una artista en fin de carrera con necesidad de provocar polémica para promocionarse. “Las cantantes mayores necesitan que se hable de ellas, podemos entender que lleguen a tales extremos”, señaló entonces. Madonna dio marcha atrás y reemplazó la esvástica por un punto de interrogación en su siguiente concierto en Niza, en el sur de Francia.

La cantante no ha sido la única artista en reaccionar -aunque sí la de mayor proyección internacional- a los resultados del Frente Nacional, que en las pasadas europeas fue el partido más votado en Francia, con el 25% de los votos (y una abstención del 58%). Además de Noah, el cantante Benjamin Biolay, quien también ha tenido sus disputas con el FN en otras ocasiones, colgó en Internet apenas unos días tras las elecciones una canción protesta inspirada en el canto de los partisanos, el himno de la resistencia francesa durante la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial, y en la Marsellesa. Sin citar directamente al FN, Le Vol Noir, presentado como su reflexión postelectoral, describe a un “viejo país de las luces caído de culo”.