Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Paciencia

En países como Irán pedir libertad de expresión o igualdad entre hombres y mujeres es dinamitar el régimen

Las cárceles iraníes son enormes pudrideros donde se amontonan personas que han cometido delitos tan graves como reivindicar los derechos de las mujeres, la libertad de expresión o practicar la homosexualidad. En esas cárceles se les tortura con envidiable aplicación.

Shiva Nazar Ahari es una de esas condenadas. Las autoridades actuales, moderadas comparándolas con el anterior presidente, la condenaron a cuatro años de cárcel y 74 latigazos por informar en su web. El motivo es, “conspiración contra la seguridad nacional”.

Y la verdad es que la condena es razonable, porque en países como Irán pedir libertad de expresión o igualdad entre hombres y mujeres es dinamitar el régimen. Si se afloja la mano ahí, todo el entramado teocrático, dictatorial, inhumano y machista del que disfrutan las élites religiosas, pero también civiles y militares, saltaría por los aires.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Irán es ahora un destino privilegiado del turismo europeo. Estable, en el que las calles rebosan prosperidad y no existe apenas inseguridad para los occidentales, siempre que las mujeres no provoquen escándalo.

Ignoro si a Shiva le han dado los 74 latigazos que fijaba su condena. Pero sé que la temporada en la cárcel la está cumpliendo y la cumplirá en su integridad. Porque Irán es un país serio. Tanto como para haberse convertido en un socio fiable para los empresarios europeos que ven allí una buena posibilidad de negocio.

Pasa en más sitios, como Arabia Saudí, o en Sudán, donde a una mujer embarazada la van a matar a pedradas.

Hagamos negocios con todos ellos. Y esperemos a que cambien sus costumbres. Entonces, Shiva podrá abandonar la cárcel.

¿Por qué no tienen más paciencia Shiva y sus cómplices?

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS