Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El valor de un ‘smartphone’ en Venezuela

Las protestas en Venezuela siguen y los medios callan. No es casualidad: la revolución tiene un largo expediente de cierres de emisoras y periódicos y de encarcelamientos a periodistas.

No queda ni un canal de televisión opositor y la prensa sobrevive gracias al aporte de papel hecho por medios colombianos. Cuesta imaginarse así a una democracia.

En realidad, los venezolanos no buscan los medios tradicionales para informarse. Pocos se fían de ellos y su silencio abrió otro ciclo en la historia de las comunicaciones de masas. Ciertos artefactos se convirtieron en el lugar de acopio de testimonios del drama del país. Los smartphones y tablets se volvieron aliados de la “libertad de información”. Por ellos comprobamos el carácter nacional de las protestas y su extensión a otros sectores de la población. Su papel principal ha sido el de informar a los venezolanos.

En el derecho a una información veraz radica parte de la esencia de una democracia. A través de los nuevos medios, los ciudadanos informan a los venezolanos de la cruda represión. Las pruebas están allí. Falta saber si servirán para algo o si el mundo seguirá ignorando su tragedia.— Zhandra Zuleta Castro.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.