Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Documentar la Economía del Bien Común

Documentar la Economía del Bien Común

Por Gonzalo Miranda Carrera (*) 

En el año 2011 mientras cubríamos para AttacTV la Universidad de verano de la red Europea Attac, tuvimos la ocasión de entrevistar a un profesor austríaco que nos habló por primera vez sobre la Economía del Bien Común. Su nombre es Christian Felber y su propuesta consistía en un modelo alternativo a la economía de mercado y a la economía planificada. Mientras realizábamos la entrevista nos dimos cuenta de que este modelo reunía en un todo orgánico y funcional un montón de alternativas ya existentes, como la idea de consumo responsable y el cooperativismo, entre otras. Pero lo más interesante es que planteaba la aplicación de valores en todos los niveles de la actividad económica. Valores que actualmente no se aplican, si bien están presentes en las constituciones de muchos países. Hablamos de la solidaridad, la cooperación, la justicia y la igualdad.

Asimismo, Felber apunta a un error de método garrafal del sistema actual para medir el éxito tanto a nivel micro-económico (balance financiero) como macro-económico (PIB). Este es: que usa indicadores monetarios. Y el dinero es, o debe ser, sólo una herramienta del sistema pero no su fin. De hecho, la Economía es la ciencia social que estudia los medios de satisfacer las necesidades humanas con recursos escasos, no la acumulación de dinero.


Como alternativa a este error de método -toda una declaración de principios, por otra parte-, Felber plantea como indicadores el Balance del bien común a nivel micro y el Índice de Felicidad Bruta o Felicidad Bruta Nacional (FBN) a nivel macro, un índice que ya se utiliza en Bután.

El Balance del bien común aporta mucha más información relevante para la sociedad que el balance financiero y mide lo que una empresa, organización, institución pública e, incluso, un ayuntamiento, aportan al bien común como consecuencia de su actividad. Nos permite saber, entre otras cosas, si una empresa actúa de forma respetuosa con el medio ambiente y con sus trabajadores, por ejemplo.

Por otro lado, el PIB, que pretende medir el bienestar material de una sociedad, nada dice sobre si en esa sociedad existe una distribución justa de la riqueza. Ni si hay justicia, libertad, igualdad, o incluso si esa sociedad está en guerra o si respeta los derechos humanos. Información que sí podemos saber a través de medidores como el Índice de la felicidad bruta.

Publicamos la entrevista y en muy poco tiempo consiguió miles de visitas, al tiempo que recibimos muchos correos de gente interesada en conocer más sobre la propuesta y comenzar a organizarse tanto en España como en Latinoamérica. A esto se sucedieron una serie de conferencias de Christian Felber y la creación de grupos, por ciudades, llamados campos de energía, en los cuales los voluntarios coordinan las actividades para la promoción del Bien Común.

Al ver el movimiento que empezaba a gestarse, parte del equipo de AttacTV y de la Cooperativa de trabajo La Antena, decidimos realizar un seguimiento del proceso con el fin de realizar un documental. El tiempo pasó y tuvimos la oportunidad de entrevistar a personas de varios países europeos que comenzaban a promover este modelo y a aplicar el Balance del Bien Común.


Entre ellos, destacan los responsables de Microvinya, de Muro de Alcoy. Este es un proyecto en torno a la bodega Celler La Muntanya, que recupera pequeños viñedos y promueve el pago justo a los agricultores en la producción de vino de calidad. En Austria destaca también el caso de Müreck, un pueblo de 3.000 habitantes autosuficiente energéticamente al 100% a través de cuatro cooperativas comunales. También entrevistamos a profesionales, empresarios, autónomos, políticos, funcionarios y académicos que asumen y coinciden en que este modelo de producción, consumo y acumulación no sólo genera desigualdad, hambre y guerra, sino que además es insostenible.

Tres años después, este movimiento ha crecido a grandes pasos y nosotros estamos a punto de terminar el documental. Hemos conocido a gente muy valiente, hemos trabajado mucho y estamos disfrutando de producir la película. El objetivo de este documental es conocer las experiencias de personas que deciden convertirse en actores del cambio, comenzando por la propia toma de conciencia, para vivir en un mundo donde primen valores como solidaridad y cooperación en lugar de lucro y competencia. También que sirva de motivación a mucha otra gente que cree que podemos vivir, producir, consumir y coexistir de otra manera.

El tráiler del documental ya está listo y trabajamos para estrenarlo en mayo o junio de este año. Nuestra intención es distribuirlo de forma gratuita por internet bajo licencia Creative Commons. Pero para lograrlo necesitamos cubrir al menos una parte de los costes de producción. Por ello hemos creado una campaña de Crowdfunding que nos permita terminar la película. Invitamos a todos a apoyar este proyecto con una donación en la medida de sus posibilidades. Otra forma importante de colaborar es difundiendo el proyecto por medio de las redes sociales.

Esta película es una producción de AttacTV, La Antena y de muchas personas de toda Europa que creen en este proyecto.

 

Más información sobre el documental en Economía del Bien Común - Documental

(*) Gonzalo Miranda Carrera es productor de AttacTV y director del documental

Comentarios

A mi lo de indicadores para medir la felicidad me da un miedo que no veas. El sátrapa de turno con su pueblo muerto de hambre y atemorizado por la represión seguro que es capaz de sacar cuatro encuestas que digan que son el país más feliz del mundo, con mayores índices de cooperación y tal y cual. Maduro con el pueblo levantándose, con desabastecimiento de gran parte de los bienes de uso común para una vida digna (desde leche a papel higiénico), con la economía escapándosele de las manos, va y crea el Ministerio de la Suprema Felicidad, toma castaña!!
Me da no se si mas rabia que gracia encontrar en mi pais exactamente lo que describe Angel en su comentario. Si no fuera por su forma de escribir y modismos, juraria que Angel es argentino. En fin, la problematica de America Latina se encuentra en un estadio muy anterior a la consideracion de modos de produccion diferentes. La respuesta la dara hoy en dia la eliminacion o reduccion muy importante en los niveles de corrupcion
Lo que dice el profesor austriaco no es nada novedoso. Esta economía no es más que la existente en los pueblos originarios, no occidentales. Lo que me parece interesante es su propuesta para medir el desarrollo de las sociedades y el éxito de las personas en base a la felicidad, el balance de la economía del bien común, es decir en aspecto no necesariamente monetarios. Esta economia del bien comùn esta asociado a un modelo de vida. Si queremos incorporarlo dentro de nuestras sociedades desarrolladas debemos de cambiar el estilo de vida, y la pregunta es si esto se puede alcanzar?