Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las protagonistas del Prado

El museo ofrece este mes itinerarios que destacan el papel que ha tenido la mujer en la historia

De 1.300 obras expuestas, solo cuatro están firmadas por mujeres

'Las Hilanderas', de Velázquez, en el Museo del Prado.
'Las Hilanderas', de Velázquez, en el Museo del Prado.

Damas de la realeza y muchachas humildes. Princesas, hilanderas, monjas, cortesanas, actrices, vendimiadoras... todas comparten un rasgo común: fueron inmortalizadas por los algunos de los mejores artistas de su tiempo. Hoy, estas obras adornan una de las mayores pinacotecas del mundo: el Museo del Prado de Madrid. Esas mujeres pertenecieron a diferentes épocas y clases sociales, e incluso algunas solo existieron en la imaginación de sus creadores. Pero todas compartieron también, sin saberlo, una misión común: reivindicar el papel que su género jugó a lo largo de la historia.

Con unas 1.300 obras expuestas y otras 4.000 almacenadas, la presencia de autoras en los muros de la galería es, sin embargo, muy reducida, ya que solo se exhiben cuatro de las 50 obras de firma femenina que el museo posee en sus almacenes: un bodegón de Clara Peeters, dos retratos de las reinas Ana de Austria e Isabel de Valois de Sofonisba Anguissola —dama de compañía en la corte de Felipe II— y el retrato de un médico italiano de Lucía Anguissola, hermana de Sofonisba. "Si no podemos exponer todos los Rubens y los Tizianos, pues sacar una mujer, que es interesante pero que no llega al mismo nivel de calidad, es complicado", justifica Fernando Pérez Suescun, jefe de contenidos didácticos del área de Educación del museo. "Aún así hay obras muy buenas", asegura.

'Mesa', 1611, de la pintora flamenca Clara Peeters. El Museo del Prado posee cuatro de sus bodegones.
'Mesa', 1611, de la pintora flamenca Clara Peeters. El Museo del Prado posee cuatro de sus bodegones.

El Prado se suma un año más a la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, con varias actividades englobadas en la décima edición del festival Ellas Crean. Este año, el museo ofrece un conjunto de charlas de cuatro artistas visuales y tres itinerarios didácticos, ideados por el Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense, que abordan la relación de la mujer con el poder, con el mundo laboral y la religión y la mitología. Los dos primeros son permanentes desde 2011 y el tercero es la novedad de 2014.

El nuevo circuito, bautizado como Diosas y Santas, un itinerario que permite descubrir obras de la colección permanente de la pinacoteca donde la mujer es protagonista por su carácter divino o religioso. Está formado por doce obras que incluyen religiosas, mujeres de la Biblia como la Judith de Rembrandt, u otras de carácter mitológico como la Diana Cazadora de Sánchez Yubero.

El recorrido con audioguía Las mujeres y el poder se detiene en representaciones de mujeres vinculadas a la monarquía o a la aristocracia entre los siglos XV y XIX. "Vamos viendo la importancia de esas mujeres y de sus matrimonios de conveniencia entre familias reales para sellar vínculos", explica Pérez Suescun. Como ejemplos, la infanta Margarita, la más joven de Las Meninas de Velázquez, que apenas se ve hoy porque los visitantes la tapan por completo, o La Condesa de Chinchón de Goya, dama cultísima que organizó las primeras tertulias femeninas, o la reina María Cristina de Habsburgo, que fue regente hasta que su hijo, Alfonso XIII, cumplió la mayoría de edad. "A través de la vida de estas mujeres de las élites se conecta con aspecto compartidos con las mujeres de su tiempo: desde los peligros de la maternidad hasta los límites legales que imponía una sociedad patriarcal para la herencia. También derriba algunos mitos sobre la falta de formación intelectual y compromiso social de ellas", completa Antonia Fernández Valencia, del Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense.

Retrato de la reina Isabel de Valois atribuido a Sofonisba Anguissola.
Retrato de la reina Isabel de Valois atribuido a Sofonisba Anguissola.

¿Son objeto de representación de los artistas las mujeres de calle, las del día a día? A esta pregunta responde un segundo itinerario llamado Los trabajos de las mujeres, pensado para analizar la aportación económica de ellas y las limitaciones que padecieron en el ámbito laboral."Pretende poner en valor los trabajos históricamente asociados a ellas, que fueron esenciales para la supervivencia de las sociedades y escasamente considerados socialmente por no estar asociados a la percepción de un salario", analiza Fernández Valencia.

Este recorrido, que también dispone de audioguía, juega con los tópicos asociados a imágenes tradicionales de la mujer en el pasado: a la maternidad, a la educación de los hijos o a la vida religiosa, pero también descubre féminas con una participación activa en negocios, como muestra el cuadro flamenco El cambista y su mujer. Ya no son meras acompañantes, son ellas las que llevan las cuentas. "Entre Las Hilanderas de Velázquez, del siglo XVII, y La industria, pintado por Goya en el XVIII, se establece un paralelismo: se observa cómo el trabajo del hilado y confección ha estado asociado al género femenino, bien desde casa como un trabajo secundario o formando parte de gremios", analiza Pérez Suescu frente a unas Hilanderas que un grupo de escolares observa con atención.

Sacar a la luz todas las obras que están guardadas contribuiría a la visualización de la creación femenina y favorecería una educación en igualdad mostrando a la sociedad una genealogía de mujeres ligadas al arte. Algunas iniciativas que se le ocurren a Fernández Valencia, y que apenas generarían costes son incorporarlas en los cambios de la colección permanente y explicarlas como obra del mes, reproducirlas en las postales que vende el museo o realizar exposiciones con fondos propios. "Contribuirían a explicar el por qué de la escasa producción femenina en función de los límites sociales impuestos a las mujeres, y no dudo que serían muy bien aceptadas por el público", asegura la investigadora.

Clara Peeters dejó de hacer bodegones al casarse, y Sofonisba Anguissola fue obviada durante siglos porque su obra fue atribuida a otros autores de la Corte. Hubo pocas mujeres pintoras y, las que se atrevieron, no fueron reconocidas como merecían. Lo mismo ocurrió con las que se dedicaron a otros oficios o incluso con las damas de alta alcurnia, destinadas a ingresar en un convento o a casarse por conveniencia sin otra misión que parir hijos sanos. Ahora, El Prado deja de lado la idea de la mujer como modelo, musa y objeto y reivindica su importancia a lo largo de los siglos. Esta vez, ellas son las protagonistas.