Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planeta Futuro

El fotógrafo médico

Cuando Bruno Abarca se involucra en un proyecto de cooperación, lo hace desde dos puntos de vista, como fotógrafo y como médico. Con este doble foco retrata desde un pueblo indígena en Honduras hasta una comunidad en Zambia

  • Bruno Abarca intenta compaginar sus dos pasiones: la medicina y la fotografía. Granadino, de 31 años, comenzó a trabajar en proyectos de colaboración durante la facultad y ya nunca lo dejó. Ya fuese durante sus vacaciones o embarcado en misiones humanitarias, estudiando la carrera, durante el MIR de Medicina Preventiva y Salud Pública o cuando lo terminó, siempre se ha implicado con distintas organizaciones con sus conocimientos sanitarios y con su cámara. En los últimos años ha trabajado con Medicus Mundi y con el Fondo Mundial. Gracias a ellos enseña su mirada a Lesoto, Zambia, Honduras o Ecuador, siempre desde ese doble punto de vista de médico y fotógrafo.
    1Bruno Abarca, médico y fotógrafo Bruno Abarca intenta compaginar sus dos pasiones: la medicina y la fotografía. Granadino, de 31 años, comenzó a trabajar en proyectos de colaboración durante la facultad y ya nunca lo dejó. Ya fuese durante sus vacaciones o embarcado en misiones humanitarias, estudiando la carrera, durante el MIR de Medicina Preventiva y Salud Pública o cuando lo terminó, siempre se ha implicado con distintas organizaciones con sus conocimientos sanitarios y con su cámara. En los últimos años ha trabajado con Medicus Mundi y con el Fondo Mundial. Gracias a ellos enseña su mirada a Lesoto, Zambia, Honduras o Ecuador, siempre desde ese doble punto de vista de médico y fotógrafo.
  • Honduras, 2011. Jóvenes buzos de Laka Tabila marchan a los puertos de Gracias a Dios para el comienzo de la temporada de pesca de langosta. Se jugarán la vida buceando en camiseta, pantalón corto, aletas y bombona de oxígeno, para ganar un pequeño sueldo que les permita mantenerse el resto del año. La foto fue tomada por casualidad, cuando un grupo de cooperantes iba a una isla. Se cruzaron con esta barca y se interesaron por lo que estaban haciendo.
    2Honduras, 2011. Jóvenes buzos de Laka Tabila marchan a los puertos de Gracias a Dios para el comienzo de la temporada de pesca de langosta. Se jugarán la vida buceando en camiseta, pantalón corto, aletas y bombona de oxígeno, para ganar un pequeño sueldo que les permita mantenerse el resto del año. La foto fue tomada por casualidad, cuando un grupo de cooperantes iba a una isla. Se cruzaron con esta barca y se interesaron por lo que estaban haciendo.
  • Honduras, 2011. Un niño indígena misquito se baña en la laguna de Mistruk, en la provincia de Gracias a Dios. La población en esta zona, dividida en pequeñas comunidades indígenas Misquitas, no tiene las infraestructuras que necesita. Sólo un 36% de la población tiene acceso a fuentes de agua limpia y menos de un 20% goza de servicios de saneamiento básico.
    3Honduras, 2011. Un niño indígena misquito se baña en la laguna de Mistruk, en la provincia de Gracias a Dios. La población en esta zona, dividida en pequeñas comunidades indígenas Misquitas, no tiene las infraestructuras que necesita. Sólo un 36% de la población tiene acceso a fuentes de agua limpia y menos de un 20% goza de servicios de saneamiento básico.
  • Ecuador, 2010. Retrato de un niño indígena Chachi en una comunidad rural de la provincia de Esmeraldas. Esta región, dispersa en pequeñas aldeas afroecuatorianas e indígenas chachi, sólo es accesible por barca a través del río Cayapas. Este niño vivía en una de las cabañas donde los enfermeros que se desplazaban a estas comunidades atendían a los pacientes.
    4Ecuador, 2010. Retrato de un niño indígena Chachi en una comunidad rural de la provincia de Esmeraldas. Esta región, dispersa en pequeñas aldeas afroecuatorianas e indígenas chachi, sólo es accesible por barca a través del río Cayapas. Este niño vivía en una de las cabañas donde los enfermeros que se desplazaban a estas comunidades atendían a los pacientes.
  • Angola, 2013. Un niño con sospecha de malaria es atendido en un centro de salud en una zona rural de la provincia de Bié. A pesar de que hace ya diez años que Angola está en paz y su economía crece a gran ritmo, las zonas rurales aún tienen una gran escasez de servicios de salud apropiados.
    5Angola, 2013. Un niño con sospecha de malaria es atendido en un centro de salud en una zona rural de la provincia de Bié. A pesar de que hace ya diez años que Angola está en paz y su economía crece a gran ritmo, las zonas rurales aún tienen una gran escasez de servicios de salud apropiados.
  • Zambia, 2012. Una paciente, en el Our Lady's Hospice, una clínica de una orden religiosa en Kalingalinga. Trata a unos 3.500 pacientes ambulatorios, principalmente para tratamiento del VIHSIDA, y facilita tratamientos de cuidados intensivos para los pacientes ingresados en sus habitaciones. Abarca estuvo en las habitaciones charlando con las familias. Esa imagen de un paciente bien atendido, esa luz, le llamaron la atención. "Había mucho drama en la clínica y quería retratar cuando las cosas funcionan", cuenta.
    6Zambia, 2012. Una paciente, en el Our Lady's Hospice, una clínica de una orden religiosa en Kalingalinga. Trata a unos 3.500 pacientes ambulatorios, principalmente para tratamiento del VIH/SIDA, y facilita tratamientos de cuidados intensivos para los pacientes ingresados en sus habitaciones. Abarca estuvo en las habitaciones charlando con las familias. Esa imagen de un paciente bien atendido, esa luz, le llamaron la atención. "Había mucho drama en la clínica y quería retratar cuando las cosas funcionan", cuenta.
  • Zambia, 2012. Un grupo de mujeres aprende costura en un taller del programa Tasintha. Este programa, establecido en 1992 en Lusaka, ayuda a trabajadoras sexuales y con VIHSIDA. El programa, aparte de facilitar asistencia sanitaria en una clínica que incluye servicios de salud sexual y consejo y diagnóstico de a sus usuarias, también trata de ofrecer talleres formativos a mujeres que ejercen la prostitución en las calles de Lusaka, para que puedan aumentar sus oportunidades laborales y optar a un futuro mejor.
    7Zambia, 2012. Un grupo de mujeres aprende costura en un taller del programa Tasintha. Este programa, establecido en 1992 en Lusaka, ayuda a trabajadoras sexuales y con VIH/SIDA. El programa, aparte de facilitar asistencia sanitaria en una clínica que incluye servicios de salud sexual y consejo y diagnóstico de a sus usuarias, también trata de ofrecer talleres formativos a mujeres que ejercen la prostitución en las calles de Lusaka, para que puedan aumentar sus oportunidades laborales y optar a un futuro mejor.
  • Lesoto, 2010. Un niño, seronegativo, camina hacia la salida de un centro de salud cercano a Maseru, de la mano de sus padres, ambos seropositivos. En Lesoto, un país donde uno de cada cuatro adultos es seropositivo, los esfuerzos del gobierno, con el apoyo de organizaciones como el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, están logrando facilitar el acceso al tratamiento preventivo de la transmisión madre-hijo del sida, consiguiendo así que una nueva generación de niños y niñas nazca libres de la enfermedad y el virus. Abarca estuvo charlado con la familia de la imagen. Le impactó cómo, con atención, entre una generación y otra había una diferencia abismal. "Ese chaval podía haber crecido con sida y sin embargo está totalmente ageno a esa enferemedad y sus consecuencias", relata.
    8Lesoto, 2010. Un niño, seronegativo, camina hacia la salida de un centro de salud cercano a Maseru, de la mano de sus padres, ambos seropositivos. En Lesoto, un país donde uno de cada cuatro adultos es seropositivo, los esfuerzos del gobierno, con el apoyo de organizaciones como el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, están logrando facilitar el acceso al tratamiento preventivo de la transmisión madre-hijo del sida, consiguiendo así que una nueva generación de niños y niñas nazca libres de la enfermedad y el virus. Abarca estuvo charlado con la familia de la imagen. Le impactó cómo, con atención, entre una generación y otra había una diferencia abismal. "Ese chaval podía haber crecido con sida y sin embargo está totalmente ageno a esa enferemedad y sus consecuencias", relata.
  • Zambia, 2012. Niñas huérfanas (generalmente debido al VIHSIDA) y vulnerables, reciben enseñanza en la Mary Aikenhead Open Community School. Estuvo visitando la escuela junto con un grupo de periodistas. Mientras ellos entrevistaban a algunos alumnos, Abarca se dio un paseo por las clases. Muchos niños se distraían con la cámara, pero al fotógrafo le llamó la atención como estas dos continuaron con sus tareas, ayudándose la una a la otra.
    9Zambia, 2012. Niñas huérfanas (generalmente debido al VIH/SIDA) y vulnerables, reciben enseñanza en la Mary Aikenhead Open Community School. Estuvo visitando la escuela junto con un grupo de periodistas. Mientras ellos entrevistaban a algunos alumnos, Abarca se dio un paseo por las clases. Muchos niños se distraían con la cámara, pero al fotógrafo le llamó la atención como estas dos continuaron con sus tareas, ayudándose la una a la otra.
  • Angola, 2013. Retrato de una partera tradicional en Kamacupa, provincia de Bié. Las parteras tradicionales, junto con los sobas (líderes tradicionales) y los agentes comunitarios de salud, trabajan junto con enfermeros y otros profesionales sanitarios para intentar mejorar las condiciones de salud del pueblo, y reducir los elevados índices de mortalidad materno-infantil.
    10Angola, 2013. Retrato de una partera tradicional en Kamacupa, provincia de Bié. Las parteras tradicionales, junto con los sobas (líderes tradicionales) y los agentes comunitarios de salud, trabajan junto con enfermeros y otros profesionales sanitarios para intentar mejorar las condiciones de salud del pueblo, y reducir los elevados índices de mortalidad materno-infantil.
  • Honduras, 2011. Un enfermero distribuye medicamentos para tratar y prevenir la parasitosis intestinal entre los habitantes de una aldea de la provincia de Gracias a Dios. "Era asombroso cómo las madres se arremolinaban en torno a él cuando se puso a repartir las pastillas contra los parásitos", cuenta Abarca.
    11Honduras, 2011. Un enfermero distribuye medicamentos para tratar y prevenir la parasitosis intestinal entre los habitantes de una aldea de la provincia de Gracias a Dios. "Era asombroso cómo las madres se arremolinaban en torno a él cuando se puso a repartir las pastillas contra los parásitos", cuenta Abarca.