Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Planeta Futuro

Una casa para los albinos

Una comunidad acosada que lucha, con vitalidad y fortaleza, para tener igualdad de oportunidades. La fotoperiodista Ana Palacios retrata el día a día de los albinos en los centros especiales creados en Tanzania para protegerlos en una exposición fotográfica que se inaugura el 16 de enero en Madrid y circulará durante el 2014 por distintas ciudades españolas.

Kabanga (Tanzania)
El refugio de los albinos El refugio de los albinos
  • A Kelen, de once años, le encanta bailar en los dormitorios en construcción de Kabanga, lejos del sol. Un área que se destinará a dar cobijo a 50 mujeres más en esta burbuja albina. La periodista Ana Palacio relata su experiencia en este refugio para albinos en Tanzania. Una exposición fotográfica que retrata su día a día mostrando su vitalidad y su fortaleza. La exposición 'La ruleta rusa de Mendel. Albinos en Tanzania' se puede ver en la sede de la Alliance Française de Madrid. Cuesta Santo Domingo, 13. 28013 Madrid. Hasta 27 de febrero de 2014.
    1A Kelen, de once años, le encanta bailar en los dormitorios en construcción de Kabanga, lejos del sol. Un área que se destinará a dar cobijo a 50 mujeres más en esta burbuja albina. La periodista Ana Palacio relata su experiencia en este refugio para albinos en Tanzania. Una exposición fotográfica que retrata su día a día mostrando su vitalidad y su fortaleza. La exposición 'La ruleta rusa de Mendel. Albinos en Tanzania' se puede ver en la sede de la Alliance Française de Madrid. Cuesta Santo Domingo, 13. 28013 Madrid. Hasta 27 de febrero de 2014.
  • Helena y su hija Jessica llegaron a Kabanga hace solo unas semanas. Helena tenía miedo de que hicieran daño a su bebé y dejó atrás al resto de su familia para pasar unos años aquí. Luego, si las cacerías continúan, Helena regresará a su pueblo para atender al resto de sus hijos y Jessica tendrá que quedarse en el centro. Un entorno más seguro para una niña albina.
    2Helena y su hija Jessica llegaron a Kabanga hace solo unas semanas. Helena tenía miedo de que hicieran daño a su bebé y dejó atrás al resto de su familia para pasar unos años aquí. Luego, si las cacerías continúan, Helena regresará a su pueblo para atender al resto de sus hijos y Jessica tendrá que quedarse en el centro. Un entorno más seguro para una niña albina.
  • Felista, Diana, Peres… charlan relajadas tras varias horas cosiendo uniformes escolares en su pequeño taller con doce máquinas de coser -aunque la mitad no funcionan- para venderlos en el pueblo y, así, obtener unos chelines extra. Es, prácticamente, su única fuente de ingresos junto a la venta de productos del huerto.
    3Felista, Diana, Peres… charlan relajadas tras varias horas cosiendo uniformes escolares en su pequeño taller con doce máquinas de coser -aunque la mitad no funcionan- para venderlos en el pueblo y, así, obtener unos chelines extra. Es, prácticamente, su única fuente de ingresos junto a la venta de productos del huerto.
  • Bethod y Biko escuchan a Celine Dion en su viejo radiocasete. Son de los mayores del centro. Los hombres suelen permanecer menos tiempo en estos refugios que las mujeres e intentan formar una familia en el exterior.
    4Bethod y Biko escuchan a Celine Dion en su viejo radiocasete. Son de los mayores del centro. Los hombres suelen permanecer menos tiempo en estos refugios que las mujeres e intentan formar una familia en el exterior.
  • Abuswamadu juega con un bote vacio de crema de protección solar. La ONG española AIPC Pandora y la canadiense Under the Same Sun son el principal apoyo para Kabanga, proporcionando fotoprotectores, ropa, ayuda para el mantenimiento de paneles solares, etc. Pronto se construirá un pozo para atender la urgente necesidad de agua potable en esta comunidad.
    5Abuswamadu juega con un bote vacio de crema de protección solar. La ONG española AIPC Pandora y la canadiense Under the Same Sun son el principal apoyo para Kabanga, proporcionando fotoprotectores, ropa, ayuda para el mantenimiento de paneles solares, etc. Pronto se construirá un pozo para atender la urgente necesidad de agua potable en esta comunidad.
  • Zawia, con zuecos verdes, y sus amigas, terminan las clases a las cinco de la tarde y vuelven rápidamente a Kabanga donde se sienten mas seguras para jugar antes de que una cocinera del gobierno sirva la cena para todos en el comedor comunal a las seis en punto.
    6Zawia, con zuecos verdes, y sus amigas, terminan las clases a las cinco de la tarde y vuelven rápidamente a Kabanga donde se sienten mas seguras para jugar antes de que una cocinera del gobierno sirva la cena para todos en el comedor comunal a las seis en punto.
  • Lusia Josamu, con problemas de nistagmo y de baja visión inherentes a la condición genética del albinismo, intenta enhebrar cuentas de colores en hilo de pescar. Quería hacerse una pulserita. Tardó varias horas pero, por fin, lo consiguió. La enorme fuerza de voluntad de estos niños por ser como los demás rompe muchas barreras y los hace grandes luchadores.
    7Lusia Josamu, con problemas de nistagmo y de baja visión inherentes a la condición genética del albinismo, intenta enhebrar cuentas de colores en hilo de pescar. Quería hacerse una pulserita. Tardó varias horas pero, por fin, lo consiguió. La enorme fuerza de voluntad de estos niños por ser como los demás rompe muchas barreras y los hace grandes luchadores.
  • Al caer el sol en Kabanga comienza la hora del baño. Es el momento del día más seguro en el que pueden desnudar a sus niños albinos sin miedo a que el sol abrase su piel.
    8Al caer el sol en Kabanga comienza la hora del baño. Es el momento del día más seguro en el que pueden desnudar a sus niños albinos sin miedo a que el sol abrase su piel.
  • Bestida, con su pequeño Ezekiel, está en Kabanga por Angela, su hija albina. Las madres se hacen cargo de sus hijos y también son “guardianas” de otros niños albinos que han sido abandonados en el centro de manera que todos reciban algo de atención.
    9Bestida, con su pequeño Ezekiel, está en Kabanga por Angela, su hija albina. Las madres se hacen cargo de sus hijos y también son “guardianas” de otros niños albinos que han sido abandonados en el centro de manera que todos reciban algo de atención.
  • Aisha Adam, es una de las afortunadas dentro de Kabanga porque vive con su madre y sus tres hermanos. Es uno de los pocos casos dentro del centro en los que existe cierta agrupación familiar. La ruleta rusa de Mendel. Albinos en Tanzania. Alliance Française de Madrid. Cuesta Santo Domingo, 13. Del 16 de enero al 27 de febrero
    10Aisha Adam, es una de las afortunadas dentro de Kabanga porque vive con su madre y sus tres hermanos. Es uno de los pocos casos dentro del centro en los que existe cierta agrupación familiar. La ruleta rusa de Mendel. Albinos en Tanzania. Alliance Française de Madrid. Cuesta Santo Domingo, 13. Del 16 de enero al 27 de febrero