Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fases que vivimos ante un cambio

Las fases que vivimos ante un cambio

Nos cuesta el cambio y cuando ocurre nos adentramos en fases algunas incómodas. En la medida que entendamos cuáles son, podremos acelerar su proceso y por supuesto, la salida. Dichas fases son similares si nos enfrentamos a un nuevo trabajo, a una nueva relación afectiva, una enfermedad o a una pérdida, aunque lógicamente la profundidad de la curva y su duración será bien distinta. Lo hemos recogido en una bonito gráfico, pero por supuesto, nunca es tan lineal. Hay días que nos sentimos fuertes y avanzamos a paso de gigantes; y otros, parece que retrocedemos kilómetros atrás. Pero es normal. Así son nuestras emociones.

Lo que vamos a presentar son las fases para poder reconocerlas y lo más importante, poder acelerarlas. Todas ellas son similares a las que viven los héroes de las películas de guión “bien hecho” (Matrix, La Guerra de las Galaxias o las de Disney, por ejemplo). Se inspiran en el minucioso trabajo de Joseph Campbell después de estudiar la mitología, las religiones o las tradiciones antiquísimas, y las cuales recogen el proceso que requieren las emociones para ir deshaciéndose.

Nuestra mente va más deprisa que nuestros sentimientos. Podemos comprender la bondad de las cosas que nos ocurren o incluso el sentido de la muerte de un ser querido enfermo y muy mayor. Sin embargo, por mucho que comprendamos, no significa que no suframos o que no nos adentremos en desiertos emocionales. Por ello, cualquier cambio que implique una transformación y un aprendizaje vivirá fases con una determinada duración, pero si somos capaces de comprenderlas, al menos tendremos más recursos para atravesarlas y vivirlas desde una actitud de protagonista y no como víctima. Veámoslas a continuación con algunas claves:

Llamada a la aventura

Es el comienzo de cualquier cambio, el cual según la medicina tradicional china puede ser motivado por la llamada del cielo, cuando es algo buscado (nuevo proyecto, nueva relación afectiva, tener un hijo); o llamada del trueno, cuando es inesperado y desconcertante (un error, un despido, la pérdida de un ser querido). Los primeros lógicamente son más sencillos, pero no están exentos de pequeños o grandes truenos. En dicha fase lo más importante es decirse:

¿Cuál es la invitación que tengo para dar lo mejor de mí mismo o de mí misma?

Negación

No hay héroe que no tenga un momento de debilidad o de duda. El motivo es sencillo: la mente actúa como un parapeto para aceptar los cambios. En dicha fase están las quejas, los enfados, culpar al otro o caer en el victimismo, que busca evitar responsabilidades o simplemente, protegernos de emociones que a veces nos superan. Así sucede, por ejemplo, cuando vivimos algo doloroso, como una separación o un fracaso. En dichos momentos, existen personas que pueden creer que están bien, sin embargo, su humor es amargo o cae en estados iracundos. La negación "niega" la realidad, nuestras emociones o nuestras responsabilidades y es posiblemente, la fase más difícil de superar. En otro post, la analizaremos con más detenimiento dada su complejidad, sin embargo, las preguntas que aceleran son sencillas:

¿Qué papel he jugado en todo ello? ¿Qué puedo aprender? ¿Qué me está doliendo?

Miedo

Es la emoción reina en nuestra vida y que siempre nos acompañará. Sin embargo, cuando dejamos de echar culpa al mundo que nos rodea y miramos un poco hacia dentro, aparece el miedo con gran intensidad. Existen dos tipos de miedo: el sano, que es la prudencia y el tóxico, que es el que nos lastra. El desafío no es no tenerlo, puesto que neurológicamente es imposible, sino que al menos no nos impida seguir adelante. La reflexión que nos ayuda es:

¿Qué es lo que no quiero perder? A pesar de mi miedo, ¿qué decisiones podría tomar?

Travesía por el desierto

Cuando caemos en la frustración o aceptamos una pérdida surge el desierto, del que hablamos en otro artículo. No existe héroe ni en los cuentos ni en las religiones que no atraviesen su desierto metafórico. Es el momento de rendición, de aceptar el dolor y de tocar con nuestra humildad. El desierto siempre es un lugar de “intercambio”. Perdemos cosas para ganar otras. Es imposible abrirnos a aprendizajes nuevos si no desaprendemos otros. Pueden durar minutos o meses. Lógicamente, cuando nos enfrentamos a una pérdida dolorosa el desierto se convierte en una noche oscura, con profundidades emocionales mucho más complejas. Por ello, si queremos salir del dolor el único camino es aceptarlo y no negarlo. La mirada positiva es válida solo cuando se ha abrazado lo que nos duele, no cuando se niega. De ahí, la fuerza transformadora de los desiertos. La reflexión en esta fase es:

¿De qué tengo que despedirme? ¿Y qué nuevas posibilidades se abren?

Nueva realidad y nuevos hábitos

Todo el mundo sale del desierto en mayor o menor medida, excepto casos de pérdidas extremas, que siempre dejan una cicatriz difícil. Es entonces, cuando aparece una nueva realidad, que se acompaña de unos nuevos hábitos. Aceptamos un despido o un fracaso profesional cuando hemos transitado por el dolor y comenzamos a hacer cosas diferentes. En dicho momento, hemos integrado el proceso y vamos experimentando con una nueva realidad. Para acelerar la curva, existen algunas claves de las que hemos hablado en otros artículos o lo haremos en un futuro, como:

  1. Visualizar el nuevo proyecto: Definirlo en objetivos concretos y planes.
  2. Poner pasión. Un gran antídoto ante el miedo es el disfrute y la ilusión.
  3. Aprendizaje a través de la frecuencia.
  4. Transformar emociones negativas en positivas, aprender a relativizar y a tomar distancia.
  5. Apoyarse en las personas que nos rodean.
  6. Confianza en uno mismo.
  7. Compromiso hacia los otros

Y cuando termina la curva comienza otra. De hecho, cada día vivimos al mismo tiempo diferentes curvas tanto a nivel personal como profesional, y que es el gran síntoma de que estamos vivos. La vida es algo a descubrir que no a someter en hojas de Excel, donde todo deba encajar. En cada paso que damos entran en juego emociones que nos superan y realidades que también nos sorprenden. En la medida que desarrollemos nuestra curiosidad y nuestra capacidad de aprender, podremos acelerar ese potencial que todos tenemos y por supuesto, sentirmos con más serenidad.

Fuente: Jericó, P (2010): Héroes Cotidianos, Planeta.

Imagen: José Castillo

Comentarios

Es evidente que el ser humano necesita un periodo de adaptación para todo. Somos más parecidos entre nosotros de lo que nos creemos http://xurl.es/9ik46
CUANDO reflexionamos sobre las capacidades extraordinarias de ciertos animales, ¿no sentimos a veces una punzada de envidia? Quizás nos gustaría volar como una gaviota, nadar como un delfín, ver como un águila o correr como una gacela. Ciertamente, los animales poseen dotes asombrosas. Pero nosotros no nos quedamos atrás; de hecho, el cuerpo humano es llamado la máquina perfecta. Claro está, nosotros somos mucho más que una máquina: poseemos creatividad, un espíritu curioso, imaginación e ingenio. Esas cualidades nos llevan a inventar máquinas que hacen posible materializar casi todo lo que se nos ocurra. Por eso podemos volar, excediendo incluso la velocidad del sonido; surcar vastos mares navegando sobre la superficie del agua o por debajo de ella; penetrar con nuestros ojos hasta 14.000 millones de años luz en el espacio; observar detalladamente la célula, y desarrollar nuevas medicinas, terapias y técnicas para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. Aun con muy poca o ninguna ayuda externa, las personas con buena salud y entrenamiento logran cosas asombrosas. En los Juegos Olímpicos, por ejemplo, contemplamos extasiados la destreza, el arte, la creatividad y la gracia con que gimnastas, clavadistas, patinadores sobre hielo, esquiadores y otros deportistas realizan sus hazañas.FUENTE: http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102011160
Sí, mira leer este post cuando llevas una gran temporada en el desierto y escuchar que hay agua... duele y mucho!
Como siempre (aunque no siempre lo exprese): ¡muchas gracias otra vez, Pilarsísima!
Excelete entrada la del blog de hoy, agregaría que lo peor es cuando nos quedamos en la "negación". Creo que este tipo de cosas se nos deberían enseñar de pequeños ó en la adolecencia (aunque no estoy seguro si la inmadurez lo permitiese), pero es una de esas cosas que nos evitan mucho sufrimiento y no saber como gestionarlas solo lo prolonga. Saludos.
-¿Dónde va señor Bolsón?+¡A vivir una aventura!
Las fases de los cambios me recuerdan un pcoo a la fase que padecemos las personas ante una muerte o separación, supongo que, metafóriamente... un cambio no deja de ser eso... la muerte de algo para iniciar algo nuevo.¡Genial tú explicación.Gemma.