Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

¡Qué difícil es respetar la ley!

He acompañado a un amigo mío en la toma de una de las decisiones más difíciles: emigrar a otro país para buscar trabajo. Hace cinco meses se sumó a las listas del paro, está cobrando la prestación por desempleo y se quiere ir con la conciencia tranquila, actuando legalmente y conforme a sus principios morales: quiere interrumpir el cobro de la prestación.

Viajará a un país de Suramérica, por eso no puede “exportar” la prestación para cobrarla allá, cosa que sí que pueden hacer aquellos que eligen como destino cualquier país de Europa o Suiza. Como si los que “deciden” ir a Colombia, Canadá o a Senegal a buscarse la vida no hubiesen cotizado como los otros. Ha intentado informarse, telefónica y presencialmente en las oficinas del SEPE, de los trámites necesarios para interrumpir la prestación, para solicitar la reanudación cuando vuelva, si es que vuelve, para demostrar que habrá estado buscando trabajo en un país donde no hay organismo en el que registrarse como demandante de empleo, para rescatar el dinero que ha ahorrado en un plan de pensiones... y solo ha encontrado trabas, respuestas contradictorias e, incluso, mala educación. La Administración española hace más difícil respetar la ley que incumplirla.— Olga Redon.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.