Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Louboutin logra paralizar una campaña contra el islam que usaba sus suelas rojas

Un grupo separatista flamenco utilizaba sus creaciones para ilustrar sus afiches

El diseñador francés rechaza que sus lujosos zapatos se relacionen con la ultraderecha belga

Afiche de la asociación 'Mujeres contra el islam'. Ampliar foto
Afiche de la asociación 'Mujeres contra el islam'.

¿Puede una organización de extrema derecha usar un distintivo de una marca de lujo para denunciar el trato que el Islam da las mujeres? No, según acaba de dictaminar la justicia belga. El tribunal de comercio de Amberes ha dado 24 horas de plazo a la agrupación Vrouwen tegen Islamering (Mujeres contra la islamización) para que retire un cartel en el que se muestran las suelas rojas que se han convertido en distintivo del diseñador francés de zapatos Christian Louboutin.

La polémica ha surgido después de que Anke Van Dermeersch, ex Miss Bélgica y actual senadora del partido separatista flamenco y xenófobo Vlaams Belang, posara de espaldas mostrando los distintos baremos que, según los extremistas flamencos, usan los musulmanes para dictaminar cómo deben vestir las mujeres. Si estas cubren sus piernas completamente actúan “de acuerdo con la sharía”. Los adjetivos van subiendo de tono según se avanza por la pierna: “puta”, si muestra la pantorrilla. El muslo va acompañado de la palabra “violación”, y un poco más arriba ya se escribe “lapidación”. “¿Libertado o Islam?”, concluye la campaña.

Louboutin, que no desea que sus exclusivos productos se relacionen con un partido que reclama la independencia de Flandes y la obligación de imponer a los inmigrantes la lengua y cultura flamencas, ha logrado que la justicia obligue a la organización a retirar todos los carteles y material informativo con las famosas suelas rojas. La marca francesa argumenta que no ha autorizado el uso de sus zapatos y que la campaña daña su imagen.

Pero el dictamen de los jueces no va a cambiar demasiado la campaña. El líder del partido, Filip Dewinter, ha reaccionado rápidamente: publicó en su cuenta de Twitter el nuevo diseño con el que equiparan Islam y opresión contra la mujer. Ahora Anke Van Dermeersch ya no está de pie, sino tumbada; y las suelas de sus zapatos no se pueden relacionar con Louboutin, ya que no serán rojas, sino que se han teñido del amarillo, color que representa a los flamencos. La marca de lujo se libra de que se la relacione con un tema tan peliagudo, pero los extremistas siguen con la campaña.

Menos éxito ha tenido la creadora original de la imagen, la estudiante canadiense Rosea Lake, que con esta foto trataba de mostrar los prejuicios a los que las mujeres tienen que hacer frente. Nunca pensó que tuviera que luchar contra la apropiación de sus ideas por parte de un partido ultra flamenco.