El imperio ecuestre del emir de Dubái, salpicado por doping

Varios de sus caballos dieron positivo y en unos de sus aviones privados había sustancias prohibidas La princesa Haya se ha hecho cargo de la investigación en nombre de su esposo

Sheikh Mohammed bin Rashid y su mujer la Princesa Haya, este verano.
Sheikh Mohammed bin Rashid y su mujer la Princesa Haya, este verano.BWP Cordon Press

El emir de Dubái, el jeque Mohamed Bin Rashid al Maktum, es el dueño de una de las mejores cuadras de caballos del mundo. Pero en los últimos meses su nombre está ligado a una investigación relacionada con el doping. La pasada semana el jeque ha tomado una decisión para limpiar su nombre: ha encargado a su esposa la princesa Haya que dirija la investigación sobre el alijo de productos veterinarios sin licencia que las autoridades británicas encontraron en un avión privado el pasado mayo. Mohamed trata así de cerrar un año fatídico para sus establos. Haya, de 39 años, es la tercera y más joven de las esposas del jeque, además de presidenta de la Federación Internacional de Hípica y una consumada amazona.

Los problemas del emir, que tiene 64 años, empezaron el 22 de abril cuando la Departamento de Hípica del Reino Unido (BHA en sus siglas inglesas) reveló que 11 equinos del jeque habían dado positivo en los controles de esteroides y prohibió su participación en las carreras. El entrenador, Mahmud al Zaruni, reconoció su responsabilidad y fue inhabilitado. El jeque Mohamed, que como su esposa Haya es un apasionado de las carreras se declaró “consternado y enfadado” por lo sucedido y cerró las cuadras de Moulton Paddock, en Newmarket, donde entrenaba Al Zaruni. “Ha violado los estándares éticos. No puede haber ninguna excusa para ello”, aseguró. Se trata del mayor escándalo en la historia de las carreras, que proyecta una sombra sobre los numerosos triunfos de su cuadra, aunque sus portavoces se apresuraron a subrayar que todo había sido obra de “un individuo sin escrúpulos”.

"Lamentablemente, uno de mis establos en Europa ha dejado de cumplir los requisitos exigibles y no lo voy a tolerar. En cuanto concluya la investigación interna y se pongan en marcha las medidas preventivas necesarias, Godolphin volverá a ir viento en popa y a estar en cabeza", afirmaba el comunicado difundido entonces por el emir. El texto también anunciaba un decreto que declaraba delito en Emiratos Árabes Unidos (federación de la que Dubái es miembro) "la importación, venta, compra o uso de los esteroides anabólicos en la hípica".

Apenas diez días después de aquel incidente, fue cuando los agentes de aduanas del aeropuerto de Stansted encontraron las medicinas de uso veterinario en uno de los cuatro aviones privados que aterrizaron procedentes de Dubái. No ha trascendido si el jeque Mohamed viajaba en alguno de ellos. Pero un portavoz de la princesa Haya, citado por The Guardian, asegura que desconocía la presencia de esos productos a bordo.

Según el diario británico, que ha tenido acceso a los documentos oficiales, entre los medicamentos interceptados entonces "no había esteroides anabólicos", pero si otros que se usan para mejorar el rendimiento de los caballos como inyecciones de esteroides, anestesia y antiinflamatorios. Pero mientras la Dirección de Medicina Veterinaria y el Colegio de Veterinarios analizaban esas sustancias, otra inspección se incautó de 124 productos en la granja Moorley, de Newmarket, también propiedad del jeque Mohamed, el pasado 7 de agosto.

El pasado martes la princesa Haya se reunió con  Lord Stevens, un antiguo jefe de la policía de Londres, para comentar su investigación. Al parecer, la princesa ya ha dado órdenes a los responsables de los establos del jeque Mohamed para que se aseguren de que no se viola ninguna norma. También ha establecido un sistema de auditoría centralizado para facilitar un control estricto sobre la compra y traslado de los productos veterinarios. Haya es hermana del rey Abdalá de Jordania.

Sobre la firma

Ángeles Espinosa

Corresponsal para los países ribereños del golfo Pérsico, ahora desde Dubái y antes desde Teherán. Especializada en el mundo árabe e islámico. Ha escrito El tiempo de las mujeres, El Reino del Desierto y Días de Guerra. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense (Madrid) y Máster en Relaciones Internacionales por SAIS (Washington DC).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS