Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kate Moss, adjudicada como musa

Una subasta de fotografías, pinturas y esculturas con la modelo como protagonista recauda casi dos millones de euros

FOTOGALERÍA FOTOGALERÍA
Una de las fotos que se subastan en Christie's.

Era la primera vez que una casa de subastas dedicaba una venta de este tipo a un personaje vivo y se cumplieron expectativas. Con la venta de obras protagonizadas por Kate Moss en la sede londinense de Christie’s, la modelo se consolida como uno de los rostros más representativos de nuestro tiempo. Aunque se quedaron 10 de los 58 lotes sin vender, la subasta recaudó un total de 1.973.000 euros. No será la venta más lucrativa del año para Christie’s pero para Moss, que no estuvo presente en el evento, supone su consagración en el arte contemporáneo. Ayer noche se selló su transición de maniquí a musa, que empezó a perfilarse en 2005 cuando Christie´s vendió por casi seis millones de euros el desnudo que pintó Lucian Freud de la modelo embarazada. Como modelo, Kate se ha convertido en mercancía. Para los medios, en noticia y para los artistas, en tema de estudio” declaró previamente el artista Allen Jones.

Fue precisamente Jones quien logró la puja más alta por su escultura ‘A model Model’, vendida por 158.000 euros a un coleccionista privado europeo. El fotógrafo Mario Sorrenti batió su propio récord en subasta con la icónica campaña publicitaria de 1992 para Calvin Klein, cuya imagen se remató por 59.000 euros.

La selección de obras realizada por el fotógrafo Gert Elfering incluía pinturas, esculturas e instantáneas que sirven de retrospectiva de las dos décadas de trayectoria profesional de la modelo. Entre los autores se encontraban fotógrafos consagrados como Irving Penn, Mario Testino y Annie Leibovitz, y artistas plásticos como Sir Peter Blake, Marc Quinn o los hermanos Chapman.

Mucho se ha deliberado sobre la capacidad de la londinense para ser objeto inagotable de fascinación. En el catálogo de la venta algunos de los autores participantes prueban a esclarecer el secreto de su atractivo. Para Peter Blake, autor de la portada de Sgt. Pepper’s de los Beatles, la clave está en la descomunal fotogenia de Moss, que hace de ella el icono perfecto para una época obsesionada con la imagen: “Por la calle no te fijarías en ella, pero en foto posee un encanto especial”.

Más información