Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Adónde nos llevan

Dicen voces entendidas que las urnas no perdonan a traidores, que las promesas hechas e incumplidas por los partidos políticos que pretenden gobernar y mandar ya no engañan a ningún ciudadano. Entre tantas voces, muestro mi escepticismo, porque los políticos cuando creen que van a perder el bastón de mando pactan con el mismísimo adversario con tal de continuar. Creerán que nos hacen un favor a los ciudadanos tratando de introducirse en nuestros cerebros (ya que nuestros bolsillos están vacíos) para hacernos manejables, para que creamos todo lo que nos dicen.

Voces dictatoriales han llenado el pasado siglo XX y el ser humano no ha aprendido. En los inicios de este siglo XXI otras voces presuntamente demócratas están engañando al ciudadano. Con el estómago enfermo por carencias alimenticias esenciales, con una educación que nos retrotrae a un pasado olvidable, con unas políticas identitarias que gastarán en su campaña una parte importante de un presupuesto congelado desde hace dos años; cuando los discursos nacionalistas llevan a muchos ciudadanos a temer expresar su opinión; cuando somos manejados como marionetas y respondemos a la voz del amo, es entonces cuando se vive sin libertad. Los nacionalismos siempre son excluyentes.— Carmen Sánchez Cabezuelo.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.