Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ACENTO

El poder de una canción

Un pegadizo tema del rapero surcoreano PSY convierte en destino turístico un barrio de Seúl

El poder de una canción

Hay canciones que te cambian la vida. Incluso las hay con el poder de cambiar muchas vidas. Y luego están las canciones que transforman un barrio de Seúl de medio millón de habitantes. Es el caso de Gangnam style, del rapero surcoreano PSY, que, si bien podría contar como una de las más bobaliconas del año, también ha demostrado una fenomenal capacidad de ejercer su poder sobre las cosas de la vida real, aun cuando el hábitat natural de su espectacular éxito haya sido Internet.

Desde la publicación de su ocurrente vídeo el 15 de julio de 2012 en YouTube, ha sido vista más de 1.734 millones de veces. Eso la convierte en la peliculita más disfrutada de la historia por los usuarios del portal, con más del doble de clics que la segunda de la lista. Ese poder de contagio viral se debe a la combinación de una coreografía pegadiza, una melodía resultona, las recomendaciones necesarias (Obama, Cameron, Ban Ki-moon o Ai Weiwei se han desmelenado con ellas) y otras casualidades por el estilo.

Lo que no sospechaban ni siquiera los que sospecharon que la canción tendría éxito es que lograría hacer famoso en el mundo entero al barrio del que toma prestado el título: Gangman-gu, al sur de Seúl. El número de turistas que el distrito recibirá este año, 800.000, doblará el de 2012.

Además, la canción ha propiciado la instalación de un monumento bautizado como El escenario del caballo y ha acelerado la apertura de un centro de información turística de dos plantas, con una especie de museo sobre pop coreano incluido.

Conocido en la capital por su alto nivel de vida, sus tiendas de lujo, los clubes nocturnos, la buena educación de sus colegios y las clínicas de cirugía estética, que también generan su propio caudal de visitas, llegadas sobre todo del continente asiático, Gangnam-gu, el barrio radicalmente transformado por una canción, recibe ahora a un buen montón de peregrinos a los que el dichoso temita cambió, como mínimo, los planes de viaje.

Por inesperado, el éxito turístico de Gangnam style no deja de ser un asunto trabajado. En Corea del Sur una decena de agencias oficiales se dedican a estudiar y alentar la propagación de su cultura nacional contemporánea en el gran tablero del gusto global. ¿Qué tal si los responsables de la Marca España tomasen nota?

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.