Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Educación sobre ruedas

Como peatón he tenido que soportar en ocasiones la prepotencia de algunos automovilistas, propiciada por un urbanismo más afín a los neumáticos que a los pies de los ciudadanos. Siempre he visto, pues, con simpatía las reivindicaciones de los ciclistas, sometidos a parecidos abusos por parte del automóvil.

Mi simpatía comienza a desvanecerse. No es ya que, mayormente, los carriles-bici se hayan construido a expensas no de las calzadas, sino de las aceras, ni que estas —y los parques urbanos— se vean cada vez más utilizadas por ciclistas: podemos compartir, dentro de unos límites, esos espacios.

Lo irritante es que los peatones nos enfrentemos a un foco adicional de inseguridad y molestias por la actitud, cada vez más frecuente, de los ciclistas: obstaculizar las aceras, demandar paso sin ninguna cortesía u obtenerlo mediante la intimidación del mayor volumen y velocidad de su vehículo… Quizá usar la bicicleta se está convirtiendo en una moda y sus nuevos adeptos carecen de los códigos que, quizá también, definían a los antiguos ciclistas. Sea como fuere, deberían recapacitar. No solo tienen la obligación de comportarse adecuadamente mientras circulan, es que de no hacerlo van a perder a los peatones como aliados en sus demandas; incluso pueden ganarlos como adversarios.— Enrique Murgui Pérez.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.