Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Las comparaciones son odiosas

El pasado 15 de abril quedamos conmocionados con el atentado de Boston, en el que tres personas murieron y más de 200 resultaron heridas, a consecuencia de varias explosiones durante la maratón.

Nueve días después se desploma un edificio en Bangladesh, ocasionando hasta el momento más de 600 muertos y más de 2.000 heridos bajo sus escombros. Albergaba talleres textiles que producían ropa para conocidas multinacionales de Occidente, en condiciones de cuasi esclavitud, por salarios irrisorios y jornadas eternas.

Habiendo transcurrido algunos días desde ambas desgracias, ¿por qué esta última noticia no suscita igual o más preocupación que la primera?

Las comparaciones son odiosas y más en estos casos, en que las muertes, por un motivo u otro, en número inferior o superior, son igualmente execrables.

Ahora bien, parece que las muertes no tienen el mismo valor ni impacto si tienen lugar en un país de nuestro entorno o en uno cuya realidad se nos antoja remota y distante.

Para acortar distancias, además de apelar a nuestra sensibilidad, basta con que miremos el jersey que llevamos, nos calcemos el par de zapatos que reposan bajo la cama o juguemos con nuestro hijo y su pelota de fútbol.— Jordi Julià Manresa.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.