Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

27 años de matrimonio con Europa

Una escritora, un filósofo, una juez y un hispanista hacen balance de la relación España-UE

Ampliar foto
Firma del Tratado de Adhesión de España a la Comunidad Europea.

El 1 de enero de 1986, España entraba oficialmente en la Unión Europea. Fue un amor a primera vista, que se consolidó cuando empezaron a verse los frutos del romance. Los fondos europeos llovieron del cielo y ayudaron a construir infraestructuras, potenciar la industria y la agricultura y modernizar el país. En estos 27 años, con algunos altibajos, los españoles han sido unos euroentusiastas declarados. En 1991, casi cuatro de cada cinco consideraban positiva o muy positiva la pertenencia a la UE, según el Eurobarómetro. A mediados de 2007, todavía un 73% compartía esta opinión. Una relación idílica.

El atasco de la construcción europea y, sobre todo, la crisis, han hecho sin embargo que los ciudadanos se replanteen seriamente su opinión sobre la UE. A mediados de 2011, solo el 55% se alegraba de ser parte de la Unión. Una escritora, un filósofo, una juez y un hispanista hacen balance de esta aventura común, de las aportaciones de cada uno, de la sitación actual y del futuro que pueda tener.

Las preguntas

1. ¿Qué ha supuesto para España la pertenencia a la Unión Europea?

2.¿Qué ha aportado España a la UE?

3. ¿Le ha defraudado Europa o ha cumplido sus expectativas?

4. ¿Qué futuro podemos esperar?

Rosa Regàs (Barcelona, 1933) - Escritora y exdirectora de la Biblioteca Nacional

1. Supuso un salto cualitativo y cuantitativo en muchos aspectos: seguridad en una democracia jovencísima, entrada en un mundo de posibilidades comerciales y financieras, esperanza de que existiera una regulación que nos englobara en economía, finanzas, bancos... Incluso nos ha aportado en educación, en separación de la Iglesia y el Estado...

Rosa Regàs.

2. No lo sé, pero algo debemos de haber aportado porque si no nunca nos hubieran propuesto entrar en ella.

3. Nos ha defraudado a los de izquierdas y a los defensores de los derechos humanos porque ahora es totalmente de derechas y está a las órdenes del gran capital, de los poderes financieros y de cualquier solución que pase por ayudar a los poderosos y cargarse los derechos de los pobres, como está haciendo en los países del sur de Europa. Aunque creo que fuimos todos culpables de esta brutal derechización porque creíamos lo que nos decían.

4. No tengo imaginación para el futuro, pero todo parece indicar que el Estado del bienestar que ayudó a construir y que ahora está desmantelando para dar prioridad a las deudas ilegítimas de los Estados, no volverá en decenios, sino en siglos.

Fernando Savater (San Sebastián, 1947) - Filósofo y escritor

1. La entrada en la Unión Europea fue la normalización del país. Hasta entonces estábamos un poco aislados y la adhesión supuso un remate al final de la dictadura. Y después nos ha normalizado en todos los aspectos: social, político, económico...

Fernando Savater.

2. Sobre todo al comienzo, España aportó otra dimensión latina, mediterránea... Junto con otros países como Portugal, contribuyó a dar un impulso a la diversidad. Forzó que Europa no fuera solo algo nórdico o germánico.

 3. Depende. Los comienzos fueron muy importantes, el apoyo durante la Transición, todas las cosas que nos han venido por Europa... También es verdad que a mí, personalmente, me gustaría más comprensión con las dificultades que ahora atraviesa España, y una Europa que no solo esté centrada en los aspectos económicos. Pero para mí, el balance es netamente positivo.

4. El futuro es complicado, porque Europa ha perdido mucho peso político. Ya no somos el centro del mundo. Espero que se llegue a aprobar una Constitución europea como es debido y que la UE no sea solo una cosa comercial y económica. Que sea un modelo, una propuesta de forma de vida. Creo que ese es el sueño que tenemos.

Margarita Robles (León, 1957) - Magistrada del Tribunal Supremo y exsecretaria de Estado de Interior en el Gobierno del PSOE (1994-1996)

1. Ha sido muy positivo porque ayudó a consolidar los derechos y libertades de la democracia, y en su momento frenó cualquier posible tentación de retroceso. También ha sido positiva la implantación del euro como moneda única. Nos ha aportado mucho en ideas y principios, pero es un proyecto muy poco desarrollado en la práctica. Entre tantas instituciones, no sabemos quién es el jefe.

Margarita Robles.

2. Sinceramente, no creo que España haya aportado nada. Quizá porque aún tengamos un complejo de inferioridad, de no ser un país fuerte. Parece que estemos esperando a ver qué nos manda Alemania. Así que con todas sus deficiencias, la UE nos ha aportado infinitamente más que nosotros a ella.

3. Sí. Me ha defraudado lo que está pasando en este momento, en el que la cesión de soberanía económica no se corresponde con unas instituciones fuertes. Estamos ante el liderazgo de un solo país. O ni siquiera eso. De un partido político de Alemania que actúa en función de sus propios intereses. Por otra parte, igual la ampliación ha sido excesiva.

4. Yo apuesto firmemente por el futuro de la UE. Aunque las instituciones no estén consolidadas, es un proyecto al que no se puede renunciar. Hay que apostar por ella, pero la apuesta tiene que ser para lo bueno y para lo malo, no solo en clave de los intereses de Alemania.

 Ian Gibson (Dublín, 1939) - Hispanista

1. Yo creo que mucho, pese a la situación tan deprimente en la que nos encontramos actualmente, que está haciendo que muchos españoles vayan perdiendo su fe en la Unión. La entrada supuso la superación de un secular y profundo complejo de aislamiento, por no decir de inferioridad, el inicio de una nueva era, el orgullo de participar con pleno derecho en una aventura europea integradora, pletórica de oportunidades de todo orden.

Ian Gibson.

2. Es difícil para mí juzgar, tiendo a pensar que todavía no mucho. Digo todavía porque España, si fuera capaz de poner su casa en orden, podría aportar mucho a Europa y al mundo. Una España culta, reconciliada consigo misma, podría dar mucho, pero, por desgracia, no creo que lo vaya a ver yo.

3. Creo —no soy experto— que los españoles, en su mayoría, siguen pensando que estar en Europa es positivo y que no se sienten defraudados. Entienden que no hay otra opción y que más vale estar dentro que fuera. También creo que no respetan la actitud británica de estar y no estar. Y me parece que saben y entienden ahora que la democracia hay que construirla día a día, que cada uno tiene que hacerlo, que no llega como maná del cielo, que necesita dedicación y que hay que mojarse. Todo esto lleva tiempo.

4. Un gran futuro, indudablemente, si salimos de la crisis, si aprendemos de ella, si cambiamos el chip, si educamos en civismo a nuestros jóvenes, si adoptamos otros valores... Tengo que añadir que la política española me decepciona profundamente, sobre todo por la arrogancia del actual Gobierno y su absoluta incapacidad para aceptar parte de la culpabilidad por la situación en que nos encontramos. Entiendo que con ello están dañando profundamente la patria con la que tanto se les llena la boca, como si fuesen los únicos españoles y los otros, ralea. Es una actitud que fuera crea una imagen nefasta de cómo es España.

Más información