Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
THE NEW YORK TIMES

Un control más riguroso

La senadora Feinstein quiere prohibir la fabricación y venta de rifles, automáticas y armas de gran capacidad

La nueva legislación que ha propuesto la senadora Dianne Feinstein en respuesta a la masacre de Newtown, en la que perecieron a manos de un pistolero 20 niños y seis adultos, constituiría una prohibición de las armas de asalto de tipo militar mucho más efectiva que la ley, llena de lagunas, que expiró en 2004.

Las medidas no solo prohibirían la fabricación y venta de nuevos rifles semiautomáticos, pistolas y escopetas de gran capacidad, sino que también impondría el registro federal y el control del historial de los propietarios de los millones de armas de fuego rápido que se han vendido legalmente después de que caducara la antigua prohibición. Este es un elemento crucial, puesto que la nación se ha visto inundada de este tipo de armas, similares a la utilizada por el asesino de Newtown.

Feinstein afirmó que su propuesta, que sería la iniciativa sobre control de armas más importante del próximo Congreso, disiparía las ambigüedades respecto a qué constituye un arma de asalto. La antigua prohibición solo afectaba a las armas que tuvieran dos o más características militares. Eso suponía que podía soslayarse eliminando una característica secundaria, como una fijación para calar una bayoneta. (...)

Feinstein dejaría fuera de la prohibición propuesta cientos de armas más sencillas empleadas en la caza. Pero, afirmó, su iniciativa requeriría una financiación para garantizar controles más rigurosos y quizá incluiría una cláusula para la recompra de armas. Este es el tipo de enfoque que se precisa si la nación alguna vez desea poner coto a la violencia armada. (...)

Nueva York, 28 de diciembre

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.