Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una casa futurista para Naomi Campbell y su novio

Zaha Hadid diseña una mansión de 2.650 metros cuadrados, con dos torres de 22 metros cada una

Naomi Campbell y su novio, Vladislav Doronin. Ampliar foto
Naomi Campbell y su novio, Vladislav Doronin.

El multimillonario ruso Vladislav Doronin y su novia, la modelo británica Nahomi Campbell, aparecieron juntos esta semana en una recepción dedicada a la apertura de un rascacielos de cuarenta y ocho plantas, que ha sido bautizado como OKO y que será el segundo proyecto de la compañía de Doronin Capital Group en Moscow-City (el Centro Internacional de Negocios de Moscú). La pareja posó ante las cámaras, contestó a las preguntas de la prensa y parecía muy feliz.

Pero eso no es todo. Según el periódico Komsomólskaya Pravda, en el lujoso barrio de Rubliovka, residencia de la elite rusa, Doronin, que es aficionado de las tendencias arquitectónicas contemporáneas, está construyendo un verdadero castillo futurista, que será el regalo de boda para su pareja. Quienes han tenido la oportunidad de contemplar el edificio, se quedaron perplejos al ver esta casa que más bien parece un submarino, una lancha torpedera o un OVNI.

El secreto de la construcción fue revelado por la arquitecta angloiraquí, Zaha Hadid. La primera y única mujer ganadora del Premio Pritzker (el Nobel de la Arquitectura) reconoció en su página web que había diseñado una gran casa en Barvija (una zona dentro de Rubliovka), para uso privado del dueño de la empresa Capital Group. Las fotografías, con los interiores y exteriores de Capital Hill Residence, como se llama la nueva villa del oligarca, también se pueden ver en la página de Hadid.

Rodeada de pinares, la casa, de 2650 metros cuadrados, consta de dos torres de 22 metros cada una, en las que se alojan los dormitorios de Doronin y Campbell y desde donde se abre una bella vista panorámica. En el sótano de la villa están las habitaciones de los huéspedes, baños para todos los gustos, uno turco (hamam), otro finlandés (sauna) y otro ruso, además de una enorme sala de deportes bien equipada para que Naomi conserve su impecable forma física. En otra planta está la sala de recepciones, la piscina cubierta, el comedor y la cocina. Justamente debajo de los dormitorios de los dueños están previstas habitaciones para niños, lo que hace pensar que la pareja no excluye el aumento de la familia. Cada objeto de la casa, ya sea lámpara, silla o chimenea, es una obra de arte por si mismo. Todo está hecho con los materiales apropiados para transmitir formas fluidas y flexibles, acorde con el estilo de Hadid, la biónica, que mezcla las tecnologías modernas con las formas naturales. Entre las numerosas obras de la arquitecta están el Centro de Arte Contemporáneo Rosenthal de Cincinnati (EE UU), Guangzhou Opera House (China) El Pabellón Puente de Zaragoza (España), El Centro Acuático de Londres y el Museo Nacional del Arte del siglo XXI en Roma.

El prestigio de la arquitecta y su original proyecto sin duda ayudarán a Doronin a destacarse entre los otros multimillonarios rusos. Pero los profesionales del mercado inmobiliario de lujo advierten que la casa será difícil de vender, si un día ese exótico castillo en forma “objeto volador no identificado” llega a aburrir a la diva británica por la dificultad de vivir en un entorno de líneas onduladas y fantasías geométricas no siempre confortable. Y no tanto porque el precio, que seguramente será de varias decenas de millones de dólares, sino porque la mayoría de los potentados rusos son gente de gustos tradicionales y conservadores.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >